Extractos de mails de nuestro asociado Walter Muñoz que se mantiene activo como piloto comercial y que estuvo en Kinshasa (Republica Democrática del Congo, o simplemente Congo – ex Zaire –, tambien en forma abreviada RDC, para distinguirla de la vecina República del Congo, o Congo Brazzaville) en espera de dar inicio a sus actividades profesionales por esa fecha. Con un singular sentido de observación y acopio de interesante información, nos relata en sucesivas cartas sus experiencias en su nuevo destino. Después de un extraño tour que incluyó 5 días en Miami, 1 en Madrid y 2 en Paris, llega al Congo afine de Mayo, claro que sin maletas…, como suele suceder aun con las mejores compañías (Air France).

Presentamos algunos extractos de la referida correspondencia desde la tierra de Tarzán:

“Hola, ya voy a cumplir tres semanas de que salí de Chile y dos en mi nueva residencia en Kinshasa, el tiempo se ha pasado rápido, aunque no hemos volado debido a problemas burocráticos entre  First Transworld (nuestros patrones) y LAC (Líneas Aéreas Congolesas), pero el taxímetro corre igual. Como he contado anteriormente, el hotel es cómodo y limpio, pero le faltan algunos servicios como el Internet, tengo que bajar al centro para poder ver mis mails; el restorán tiene un menú poco variado (carne, pollo , pescado, arroz, tallarines y papas fritas). Yo personalmente le pido al cocinero lo que quiero comer, pues si se lo pides a las camareras te traen cualquier cosa o algo muy distinto a lo que querías.

El tiempo y la puntualidad es algo que no se conoce por estos lados, es lo mismo 5 minutos que una hora o mañana. El trafico vehicular es caótico; nunca había visto tantos Mercedes y BMW, pero todos chocados que da pena. En general el estado de los autos es ultimo; en Chile ninguno pasaría la revisión técnica, humean como locomotoras a carbón. Los semáforos no funcionan y si lo hacen, no los respetan; se tiran los autos encima, tocan las bocinas como contratados; es decir es un chiste. Por suerte nos ponen un auto con chofer. Yo no me atrevería a manejar acá, además que los autos tienen algunos el manubrio a la derecha y otros a la izquierda y conducen por todos lados.

Sobre la situación política o interna del Congo, puedo decir que todo esta en calma y tranquilo, no hay problemas, creo que la prensa internacional a magnificado algunas noticias; a menudo vemos a los soldados de la ONU patrullando la ciudad (uruguayos, peruanos, bolivianos, etc.).

Lo que si me ha gustado mucho es lo cálido de las personas: son alegres, amistosas y amables;  muy inocentes, ingenuos, algo primitivos. Lo que si hay que tener paciencia y ser tolerante para sobrevivir, no cuesta tanto, “hay que dejar al neurótico en Chile”, acá no calza.”

“Hoy, 25 de Junio, cumplo 32 días lejos de mi hogar y familia, los que parece que fueran 32 semanas. Desafortunadamente, por el momento, el Congo (RDC) no es un lugar para traer a la familia, existen muchas carencias y el cambio en el estilo de vida es drástico; esta muy, pero muy lejos de llegar a ser algo parecido a nuestro Chile. Las infraestructuras, en todo orden de cosas, en este país son malas y escasas; la red de agua potable y alcantarillado es ínfima, el tendido de líneas telefónicas casi no existe; por ende el servicio de Internet es algo muy difícil tener en los domicilios particulares. Por la misma razón tampoco existe la TV por cable y solo los pudientes tienen acceso a la TV satelital.

La seguridad ciudadana es algo especial, en todos los lugares públicos, oficinas, hoteles y muchas residencias particulares tienen asignados por el gobierno policías armados con metralletas (Kalashnikov) las 24 horas del día, dicen que es una costumbre que quedo desde la última guerra civil, la que fue muy sangrienta y con más de cuatro millones de muertos.

En mi opinión, la situación de precariedad de la RDC, es la herencia dejada por Bélgica; potencia colonialista europea, que impuso su religión, costumbres y cultura, sin preocuparse de educar y preparar a este pueblo para su vida independiente. Solo se dedico a extraer las riquezas del Congo Belga (oro, diamantes, cobalto, uranio, cobre, maderas, etc.) y usufructuar de ellas en Europa, dejando en el Congo solo hoyos, una pobre infraestructura, muchas necesidades insatisfechas, un gran dolor y mucho resentimiento.

A pesar de todo eso, he conocido un pueblo alegre y amistoso, yo diría de una “ingenuidad especial”, pero cuidado, son muy vivarachos. Aún quedan resabios del periodo del “Imperio Belga”: son muy sumisos con las personas “socialmente superiores” pero prepotentes con los más débiles, o pobres. Igual que en muchas partes de nuestra América.

Los congoleses son un pueblo muy religioso, en su mayoría cristianos; pero también hay muchos musulmanes. Las iglesias evangélicas se ven por doquier y tienen actividades de diversas índoles durante toda la semana, son algo así como un club social  donde se reúnen los vecinos. Estas actividades religiosas son muy alegres, eufóricas y rítmicas; los feligreses en gran número participan en sus coros. En la TV local abundan los programas y canales evangélicos que están predicando todo el día, o pasando “películas bíblicas”.

La música del Congo, es muy alegre y rítmica; hay que recordar que todos los ritmos latinos son herederos de la música africana. Sus bailes son muy sensuales y eróticos, con exacerbados movimientos de pelvis. Para ellos la sexualidad es algo muy natural y normal, alejado de toda malicia y picardía. Lamentablemente por lo que he conversado esto tiende a cambiar y a “occidentalizarse”.

Los sueldos de la mayoría de los que trabajan (empleados) fluctúan entre 40 y 60 dólares mensuales. Realmente no me puedo imaginar como logra sobrevivir esta gente, abundan los mendigos; pero por otro lado hay un grupo pequeño inmensamente rico que disfruta de todos los “beneficios del mundo moderno occidental”. El costo de la vida es muy alto, los precios de la mayoría de los alimentos y bienes son, al menos, un 30% mas caros que en Chile. Yo diría que los precios son del primer mundo. Uno puede encontrar de todo en los “supermercados” (no son como los nuestros), pero en menor variedad.

El día 30 de junio se celebran los 46 años de vida independiente de la Republica Democrática del Congo (RDC). Bélgica le otorgó la independencia al Congo Belga el 30 de junio de 1960. Después de un periodo de transición, de reformas, ajustes y “anarquía”, incluyendo un intento de secesión de la rica región de Katanga, grupos disconformes, al ver sus intereses en peligro, asesinaron al líder popular Patrick Lumumba (primera guerra civil); asumiendo el poder el “presidente” Mobutu por más de 30 anos, hasta que vino la segunda guerra civil y el “general” Lorenzo Kabila lo derrocó. A la muerte del dictador Kabila (asesinado), su hijo (hijastro) Joseph heredó el poder y con “alguna brutalidad” trato de estabilizar el país. Ahora, recién después de 46 años y de un acuerdo de paz, con la intervención de los países africanos (raro) y de la ONU, se van a efectuar las primeras elecciones democráticas en la historia de este país el día 30 de julio (en 35 días más).

Para este magno evento hay inscritos 33 (treinta y tres) candidatos, algunos de ellos conocidos en su casa, o en su tribu solamente. En todo caso los más importantes son Joseph Kabila y Jean Pierre Bemba (este ultimo fue jefe guerrillero adversario de Kabila padre). Estos dos candidatos, más otros, cuyos nombres no recuerdo en este momento, tienen a su haber varios miles de muertos y están siendo requeridos por tribunales internacionales, por crímenes de lesa humanidad.

La situación en Kinshasa se ve tranquila, espero que esta calma no solo sea por el mundial de fútbol, ya que según el cónsul uruguayo (honorario, quien además es europeo) cree que hay una tensión latente y que hay que estar preparado por si se desata una ola de vandalismo (no de guerra civil). Considerando sus consejos, nos apersonamos a la embajada de Brasil, donde fuimos muy bien recibidos por el cónsul, quien nos ofreció asilo y toda su ayuda en caso que la cosa se ponga color de hormiga (los brasileros siempre muy generosos y solidarios). Vale la pena mencionar que las embajadas europeas se han estado preparando hace meses. Por mi parte, yo creo y espero que no pase nada y que todo sea sólo sensacionalismo de la prensa extranjera. He estado conversando con un candidato a diputado (que es economista); con un abogado congolés y con otro economista, además de otros empresarios y profesionales locales. Todos coinciden en que no va a pasar nada.

Pero igual hay que estar preparados para evacuar Kinshasa. Las tropas de la ONU y de la Unión Europea están patrullando la ciudad las 24 horas, todo estaría bajo control. Donde es probable que haya algunos disturbios es la zona este de país, próxima a las fronteras de Ruanda y Burundi, pero no en Kinshasa. En todo caso esto esta entretenido y me parece una buena experiencia.

Por ahora estamos viviendo en el “Hotel Residence Mutchimba”, las habitaciones son cómodas, amplias y limpias; su restaurante tiene un menú poco variado, pero es mas higiénico que otros lugares. El problema serio que tenemos acá es lo aislado y lejos que estamos del centro, unos 40 minutos por caminos muy malos y a una hora y media del aeropuerto. Los taxis (puros “cacharros”) no se ven por este vecindario y son carísimos. Un par de veces a la semana se corta la electricidad y el agua, a pesar de que tiene planta propia y estanque el hotel. El agua se ve cristalina, pero no me atrevo a tomarla; nos lavamos los dientes con agua mineral. Lamentablemente no contamos con Internet en el hotel, tenemos que ir al centro a un local público para recibir, o enviar e-mails; tampoco contamos con TV cable para enterarnos de las noticias del resto del mundo, solo vemos las noticias locales en “lingala” (idioma local) y algunas en francés.

Para sacarnos de este aislamiento nos han prometido arrendarnos dos departamentos en el barrio de “Gombe”, sector donde se encuentran las embajadas y el Gran Hotel Kinshasa, pero por favor no se imaginen que es como La Dehesa, les vuelvo a recordar que estamos en el Congo. Nos han dicho que nos estarían pasando un segundo auto con chofer; el primero lo usan los mecánicos nuestros, que tienen que ir todos los días al aeropuerto a chequear nuestro avión y a ver que no le “saquen” piezas otros piratas. No se si creer tanta maravilla, lo más probable es que sigamos como estamos hasta ahora.

Hoy están terminando de instalar el motor “nuevo” al avión, en teoría es probable que en unos días mas empecemos a volar la ruta doméstica. Ojalá, para tener más entretención y conocer más de el Congo. El único problema que yo tendría es que si no llega luego un copiloto chileno o latino me van a colocar uno local y desconozco que tal son.

Si todo va bien, “nuestra” empresa “First Transworld” le prestará servicios a la estatal “Línea Aérea Congolesa” (LAC), que hace más de cinco años no vuela y que es muy probable que no lo haga en el futuro. Esto suena cómico y paradójico, pero estamos en el Congo. Resulta que Kabila, por medio de palos blancos, compro una línea aérea que se llama “Hawa Bora”, luego su hijo formó otra línea aérea (“con un nombre raro”), por lo tanto no tienen interés en que LAC despegue y si lo hace será por un corto período, tal vez hasta que se realicen las elecciones. Por lo tanto, lo más probable es que nos traslademos dentro de las próximas semanas, con camas y petacas, a  Bangui (Republica Centro Africana, “otro modelito de democracia”), donde seriamos la línea aérea bandera. Por supuesto se trata de un “arreglín” con el gobernante de turno.

Acá en el África, por sus características particulares, tienen que pagar los servicios por adelantado, en este caso el arriendo del avión y su personal; es decir si no hay plata, no hay vuelo, sobretodo en LAC, que tienen fama de no pagar sus compromisos. Por suerte no dependemos de ellos.

Si todo sale bien, de acuerdo a lo planificado y prometido, estaría viajando a Chile el 24 de agosto por un mes, para luego regresar al África por tres meses mas y así sucesivamente, hasta que me saque el loto”.

“Kinshasa, 15 de Julio de 2006, ha transcurrido un tiempo indefinido, ¿como explicarlo?, lo que sucede es que tanto Newton, como Einstein han quedado fuera de contexto en esta parte del globo terráqueo. Recuerdo que cuando era pequeño mi madre me enseñó a ver la hora con un reloj de cartón que había confeccionado mi padre; fue toda una proeza por la que como premio obtuve mi primer reloj de pulsera. Ahora, varias décadas después en que yo creía absolutamente que el concepto y la manera de medir el tiempo era universal, he concluido que estaba equivocado. Resulta que acá en África he aprendido que cinco minutos significan una hora; diez minutos, dos horas; una hora, mañana y mañana, mejor olvídate. Por ende, como dije una vez, “el neurótico” que llevamos dentro los chilenos no tiene cabida en este continente. El solicitar cosas “para ayer”, como solemos hacerlo nosotros, acá es inconcebible. Nuestro jefe, don Paco, dice que la hora la fijamos nosotros (los extranjeros), pero los dueños del reloj son ellos (los africanos).

Entre nosotros les puedo decir que llevo cuarenta y cinco días en el Congo (RDC).

Otra cosa que he aprendido por estos lugares es que el susurrar acá, es hablar en voz alta y que el intercambiar ideas es gritarse unos a otros; no se como será cuando discuten acaloradamente, pero en todo caso no pasan mas allá.

Les contaré que días atrás estábamos con el otro compañero chileno en un local público de Internet, al que vamos periódicamente a revisar nuestros correos electrónicos. A el se le ocurrió salir del local e ir a un minimarket vecino a comprar una bebida. Paso algún tiempo y como no llegaba empecé a llamarlo a su celular, pero no me respondía. Al cabo de hora y media recién me contestó.

Había sido secuestrado por cuatro policías en un auto – patrulla. Después de pasearlo por la ciudad y de quitarle US $ 910, lo abandonaron (afortunadamente sin daños) a unas diez cuadras del local de Internet, donde llegó caminando. Después de contarme su odisea, le propuse, de acuerdo a nuestra “cuadratura mental”, ir a estampar una denuncia y dejar constancia del hecho en la Comisaría mas cercana. Craso error, allí “nos pidieron” (quitaron) mis cuarenta Euros y los últimos US $ 10 que tenia mi compañero, además de mi diccionario de bolsillo de Español-Francés, que es lo que mas siento. Desde ese día solo salimos en grupo, junto a los otros dos compañeros peruanos.

LAC (Líneas Aéreas Congolesas), la compañía para la que “supuestamente” vamos a volar, es una empresa del estado que fue creada en la época de Mobutu (según datos de Organismos y de la Banca Internacional, “ahorró en su cuenta personal” la friolera de US $ 4.000.000.0). Con una enorme inversión, propia de “nuevos ricos”, la dotó de una gran flota de aviones, todos “0 kilómetros”, que incluían: B 737, B 727, DC-8 y DC-10, por supuesto con grandes edificios, enormes hangares y maestranzas, bancos de prueba, simuladores, un centro de instrucción “a todo trapo”, además envió a hacer cursos a Estados Unidos a sus pilotos y  personal técnico. Nosotros hemos podido constatar el buen nivel profesional de ellos.

Lamentablemente los seis años de la ultima terrible guerra civil (tienen dos) que sufrieron los congoleses, con aproximadamente cuatro millones de muertos, dejaron a LAC en ruinas y semi – destruida. Es penoso ver el estado en que se encuentran las instalaciones y como se pudrieron los aviones y los que no, fueron vendidos.

Es casi anecdótico, pero muy triste contar lo que han vivido los trabajadores de LAC. Llevan cinco años sin recibir sueldo. Como no tienen aviones, solo prestan servicios terrestres a terceros, lo que genera muy pocos ingresos para una planta de más de mil personas. Cada cierto tiempo (muy variable), cada uno de ellos recibe unos US $ 30.- “como sueldo” y continúan a la espera de tiempos mejores. Lo terrible (aun mas), es que el actual presidente Joseph Kabila es dueño de una línea aérea y su familia tiene un porcentaje mayoritario en otra, por lo tanto no existe ningún interés, por parte del “ejecutivo”, de que LAC despegue.

Otro punto muy penoso de esta situación es que los trabajadores están muy esperanzados en que nuestro avión inicie los vuelos, pero es imposible que “el avión” produzca lo suficiente como para sacar a flote esta compañía, que tiene una mochila pesadísima; más aun si no tienen dinero para pagar el combustible, ni el catering! No hay capital para reiniciar las actividades! Por eso mencionaba anteriormente que “supuestamente” íbamos a volar para LAC.

Según las últimas informaciones que nos ha proporcionado el propietario del avión, todos nosotros nos estaríamos trasladando, en los próximos días, con camas y petacas a Bangui, capital de la Republica Central Africana (ex “Imperio Central Africano”, del ex Emperador BOCAZA).Allí vamos a ser parte de la  línea bandera de ese país, “Central Afrique Air”; la flota va aumentar a tres aviones y volaremos a Camerún, Benin, Nigeria, Congo y Angola. Se ve interesante.

Ahora estamos a dos semanas de los comicios electorales (presidente, senadores y diputados), por Kinshasa el ambiente se ve tranquilo; pero parece que en zonas alejadas, al oriente del país, en la frontera con Ruanda, Burundi y Uganda habría un ambiente inestable, allí aun existen grupos armados.  El problema serio es que en el  Congo, como en muchos otros países del África, conviven muchas etnias diferentes y cada una de ellas con una mentalidad regionalista y tribal  que no toleran liderazgos “foráneos”; este es uno de los motivos por el que hay treinta y tres candidatos a presidente. La solución transitoria que ha tenido el actual gobierno ha sido cogobernar con varios Vicepresidentes (en este momento no hay parlamentarios). No imagino si los perdedores de la contienda electoral van a aceptar el resultado, ya están hablando de posibles fraudes y aun no se vota.

Hay que recordar que algunos han mencionado al África como “El Continente Perdido” y eso es muy triste. En general nos asombramos ante “actos terroristas” donde mueren personas en Europa o América, pero ignoramos, o no nos asombramos cuando acá en el África cada veinte segundos muere un niño (4.320 por hora y 1.576.800 al año; “menos mal que no es un hijo nuestro”,-esto también es terrorismo-), ya sea de hambre o por alguna enfermedad.

En estos momentos hay un gran contingente de tropas de las Naciones Unidas (diecisiete mil, el mayor a nivel mundial) y de la Unión Europea, que van a súper-vigilar este acto cívico. También han llegado policías franceses.

Yo creo y espero que no pase nada, pero igual hay que tomar sus precauciones. Es probable que para ese entonces ya estemos en Bangui, aunque a mi personalmente me gustaría estar acá para ver el desenlace de este proceso. Será algo importante para el mundo.”

“Hoy, 30 de Julio, es tal vez, el día más importante en la historia contemporánea del Congo (RDC) después del 30 de junio de 1960, fecha en que obtuvo su independencia de Bélgica. Este sufrido país, donde el 75% de su población de 60 millones de habitantes vive con menos de un dólar americano al día y cuyo ingreso per capita es menos del dos por ciento del chileno, irá por primera vez a las urnas a sufragar, para elegir a su presidente y parlamentarios. Es todo un acontecimiento para el África, visto que la mayoría de los países de la región no conocen la democracia y en constante peligro de eventuales guerras civiles, ya sea por sus diferencias étnicas, regionalismos separatistas y caudillos tribales (señores de la guerra) que no aceptan a otras autoridades. Para este magno evento, la Comunidad Internacional (ONU y UE), sólo en preparar las condiciones y la infraestructura para esta votación, han gastado (espero que sea una “inversión”) más de 400 millones de dólares. A esto hay que agregar el enorme despilfarro que los candidatos han hecho en publicidad y proselitismo político. En este país no existía nada como para llevar a cabo una elección, un gran número de congoleses ni siquiera están registrados en alguna oficina con su lugar y fecha de nacimiento. Había que hacerlo todo, o casi todo.

Hay postulando para presidente treinta y tres candidatos, la mayoría lideres, o caudillos regionalistas; pero me atrevería a decir que solo cuatro tienen alguna chance: Kabila (actual presidente), Bemba (ex líder guerrillero pro – Mobutu, actual Vicepresidente y opositor a Kabila), Ruberwa (líder que cuenta con gran respaldo en la región oriental, zona fronteriza donde están las guerrillas apoyadas por Ruanda y Uganda) y con menos chance de los cuatro esta Pay Pay, ex director del Banco Central del Congo. Creo que para la segunda vuelta, si la hay, solo estarán Kabila y Bemba.  Los primeros resultados recién se conocerán en una semana más y el escrutinio final y total se espera que este para fines de agosto; por lo tanto habrá un mes de incertidumbre y de vacío de poder, en el que se teme que haya mucho vandalismo, pillaje y que las guerrillas en el oriente del país puedan resurgir. Yo espero que no y que solo sea sensacionalismo de la prensa.

Anteriormente ya les he mencionado la corrupción sin parangón y a todo nivel que existe en este territorio, pero la irreflexión pueril de sus habitantes es incomprensible. Muchos congoleses añoran el deplorable gobierno de Mobutu. Aún están deslumbrados por el estadio de fútbol que les construyo en Kinshasa y algunas obras civiles como la torre que se ve en el camino que va desde el aeropuerto hacia la ciudad, emulando a otras similares europeas y que no cumple otra función más que la de impresionar al visitante. Sin embargo los temas de educación y de salud publica pasan casi desapercibidos, por otra parte tienden a ignorar, u olvidar por completo la brutalidad y los abusos de poder, que fueron innumerables.

Una de las cosas que ha despertado la curiosidad de los organismos internacionales es el hecho de que Uganda, país vecino al Congo (RDC), se haya convertido en un exportador de oro siendo que no tiene minas de este metal precioso. Lo que sucede es que los lideres guerrilleros congoleses cuentan con minas de oro en los territorios dominados por ellos y que explotan para pagar a Uganda y Ruanda las armas y equipos que utilizan en sus “ejércitos”, que principalmente provienen de China. En esta parte del mundo el  tráfico de armas es un pingüe negocio.

En Estados Unidos, en la década del 50, durante “la caza de brujas” del senador Mc Carthy (creo que esta bien escrito) para “neutralizar”, o eliminar a un adversario solo había que sindicarlo como comunista. Esa práctica también se ha usado en otras latitudes y épocas. Ahora en el Congo se esta recurriendo a algo muy parecido, se ha fortalecido el sentimiento nacionalista y para restarle apoyo, o eliminar a un contendiente, a este se le tilda de ser extranjero (ugandés, ruandés, o tanzanio). Como es difícil en algunos casos probar el origen de una persona, ya que tiempo atrás (y aún ahora), no toda la población estaba inscrita en las “Oficinas del Registro Civil”, como también sucede en algunas partes de nuestra América Latina, es factible acusarlo de tener otra nacionalidad.

Por ejemplo se dice que Kabila es oriundo de Tanzania, que Ruberwa es ruandés; por otro lado, para ganar adeptos se realza que Bemba es 100% congolés. ¿Qué habrá de cierto?
Ayer conversábamos, tratando de inquirir alguna información, con unos oficiales uruguayos destacados por la ONU (cascos azules) que están custodiando el aeropuerto; mucho nos tranquilizó saber de que tienen instrucciones de ir a “rescatarnos” a nuestro hotel en caso de que haya disturbios graves. Esto gracias a que el cónsul honorario de Uruguay tomara conocimiento de nuestra existencia; también y en forma muy generosa el embajador de Brasil nos ofreció refugio en su sede diplomática. Aunque yo insisto en que no va a pasar nada, pero más vale prevenir que curar.

Cambiando de tema, a cosas menos escabrosas, les contare algunas peculiaridades de este bello y especial país. Algo que me ha llamado mucho la atención es la talla de las personas; es muy común ver hombres de aproximadamente dos metros y mujeres que sobrepasan el metro ochenta, muchos de ellos muy maceteados, lo que contrasta mucho con los hambreados congoleses del interior del país. Por otro lado hay que destacar que las congolesas son muy buenas mozas.

Cosa muy pintoresca, a mi parecer, es la cantidad de farmacias que existen en las zonas comerciales de los barrios periféricos. Yo diría sin temor a exagerar, que más del cincuenta por ciento de los locales comerciales son farmacias, por supuesto que no son como las que estamos acostumbrados a ver en Santiago.

Si bien estaríamos dentro de una zona de influencia del Euro, la moneda que más se usa para las transacciones comerciales cotidianas es el dólar norteamericano, junto con el Franco Congolés (FC), cuya equivalencia respecto al dólar es de 450 FC por US $ 1 y de 1,20 pesos chilenos por 1 FC, esto se debe a que solo existen billetes de: 50, 100, 200 y 500 FC, siendo los mas comunes los de 100 y 200 (no existen las monedas). Por lo tanto si uno va al supermercado y tuviera que pagar una cuenta de 20.000 FC (24.000 pesos chilenos) tal vez tendría que pasarle a la cajera 200 billetes de 100 FC, obviamente es mas cómodo pagar con un billete de US $ 50, pero hay que tener mucho cuidado con los vueltos, los dan mezclados.

En Chile, como en casi todo el mundo, los varones para saludar estrechamos nuestras manos y como muestra de afecto nos abrazamos. Acá es parecido, “pero diferente”, me explico: como saludo se estrechan las manos, pero como muestra de afecto y RESPETO se dan tres cabezazos suaves y alternados por lado. Por lo tanto, como dice el adagio, al país que fueres haz lo que vieres.

Otra muestra de RESPETO es llamar a las mujeres  MAMA y a los hombres PAPA, seria un equivalente a Doña y Don. Para realzar la muestra de respeto a los hombres se les llama TUTU y mas aun se les digna como MUTA; estos son vocablos lingalas y swahilis (idiomas del África Central). Por mí crecida barba el personal del hotel me ha apodado “Tutu Moisés”.

Tenemos un chofer muy pintoresco, se llama Emil, es un congolés “medio azulado”, no es de los que miden casi dos metros, ni maceteado; es mas bien esmirriado, tiene la particularidad que cuando maneja (muy veloz), hace unos “finos” micrométricos que dan escalofríos. Desafía y amenaza a todos los otros conductores con improperios en lingala. Yo no se si le escuchan y entienden, pero acá esa conducta es habitual, se gritan mucho y se señalan agresivamente con el dedo índice, pero por suerte no pasan de ahí.

Ya he tomado más de doscientas fotos con alguna dificultad, no es que esto les desagrade a los africanos, lo que pasa es que quieren dinero por todo y si uno no les paga arman una gran trifulca. Todavía no he podido fotografiar a mujeres y hombres acarreando y equilibrando grandes bultos sobre sus cabezas, espero lograrlo pronto. A un escritor sueco que se aloja en el mismo hotel nuestro, se le ocurrió mientras visitaba un mercado (feria) fotografiar unos panes recién horneados y luego siguió caminando, detrás de él salió la dueña del puesto muy enojada armando una gran batahola y exigiéndole un dinero por esta foto. Llegó la policía, nuestro amigo fue detenido y llevado a una comisaría donde estuvo preso por varias horas sin entender la situación, por suerte tenia buenos contactos en la embajada de Suecia que lograron su libertad sin que le quitaran ni un dólar.

Algo curioso son los cortejos fúnebres, algunos van acompañados de una pequeña banda que interpreta melodías cadenciosas que los deudos siguen a pie cantando y balanceándose rítmicamente. Otros, de personas más pudientes, van en unos carros funerarios haciendo sonar sirenas y alarmas con algunos enlutados sentados junto al féretro y otros en las ventanas del vehículo. La primera vez pensé que se trataba de una ambulancia, o un carro de bomberos, pero no, era una “carroza”.

Mañana, si el camino esta “despejado y sin dificultades”, iremos a primera hora a mirar nuestro avión que quedó estacionado en la losa del aeropuerto, lejos del hangar. Es muy probable que el martes tengamos que efectuar el vuelo de prueba y aceptación. Ojalá.”


0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *