Abraham Acevedo nos envía el siguiente correo con recuerdos de Cesar Lavin: “Creo que la reunión de ayer con los pilotos activos de Lan fue un éxito y era muy necesaria. Qué bueno que se pudo hacer. Noté en todo momento mucha  afinidad con todos ellos de lo que me alegro mucho. Creo que por ahí va la cosa porque al final estamos destinados a ser ex pilotos ya que esta pega en algún momento se termina.

Leí tu excelente artículo relacionado con don César Lavín Toro con quien tuve mucho contacto e incluso me regaló su libro autografiado, lamentablemente cayó en las manos de Exequiel Sanhueza y nunca más supe de mi libro.

Cuando don César estaba postrado y apenas hablaba, porque en un momento le hicieron traqueotomía, periódicamente yo lo visitaba ya que el Círculo de Pilotos lo ayudó bastante y a mi me correspondía ir todos los meses a dejarle la ayuda.  El viejo era muy entretenido y jovial, no representaba la edad que tenía, además de que era ágil de mente y su cabeza que funcionaba de maravillas recordaba mil y una historias las que iba narrando de una por una a pesar de su dificultad para hablar. Me daba no se que irme y dejarlo solo y me quedaba tardes completas acompañándolo. En ese tiempo yo era soltero y gozaba de verdad escuchando sus historias interminables. A partir de mi segunda visita, cada vez que lo iba a ver nos tomábamos un botellón del bueno. Contaba que en sus tiempos le puso mucho pero que ya estaba alejado del trago el que en un momento le hizo una mala jugada. Nunca supe en que momento falleció y lamenté mucho no haber podido estar en su funeral.”

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *