(Por Julio Matthei Sch)

image001

El día 30 de Mayo de 2007 EL MERCURIO publicaba una noticia de particular interés para todos los pilotos que han dedicado o siguen dedicando su vida profesional a Línea Aérea Nacional que, hoy conocemos, simplemente como LAN.

***

Publica EL MERCURIO:

Alto Chiza, desierto de la I Región:

Recuperan restos de avión LAN que tuvo aterrizaje forzoso en 1939

“Obligados a aterrizar en pleno desierto, el piloto y el único pasajero salen ilesos, salvándose de caer a un precipicio a 1.032 m del lugar en que logran tocar tierra.

Partes del aparato fueron clasificadas y desarmadas para conservarlo en el Museo Aeronáutico y del Espacio.

IQUIQUE.- Con su nariz apuntando al norte y la estructura alar todavía erguida, tal como quedara hace 68 años, se encontraba aún el avión Fairchild FC-2 de la Línea Aérea Nacional, accidentado el 24 de febrero de 1939 en el sector de Alto Chiza, 114 km al noreste de Iquique.

La nave era piloteada por Luis Carmona Lopehandía. Cuando transportaba un pasajero y carga entre Iquique y Arica, el aparato sufrió un desperfecto en su motor, en vuelo sobre las quebradas de Camarones y Chiueloza, debiendo aterrizar de emergencia. Ambos sobrevivientes tuvieron que caminar dos días por el desierto antes de ser rescatados por carabineros en mulas.

En 2005, dos oficiales de la FACh, el comandante de grupo (A) Jorge Gebauer Bittner y el comandante de escuadrilla (A) Arnoldo Toledo Malinowsky, encontraron la aeronave cuando exploraban el desierto en motos todoterreno.

Las coordenadas del hallazgo, 19º,10’28 sur y 70º,04’59 oeste, fueron notificadas al Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio (MNAE), dándose inicio a un operativo con vistas a su recuperación.

Entre el 23 y 25 de abril pasado el director del museo, Ricardo Gutiérrez, caminó durante seis horas hasta llegar al lugar donde se encontraban los restos para evaluar su recuperación, la que finalmente se inició ayer.

Gutiérrez y el ingeniero aeronáutico Mario Magliocchetti -junto a los mecánicos de aviación David Muñoz, Marcos Contreras, Harold Aglony y Carlos Salazar- dieron inicio a la clasificación y desarme de la estructura, para el transporte de las partes en helicóptero hasta el Grupo de Aviación Nº 1, en la I Brigada Aérea, y posteriormente traerlas a Santiago.

El monomotor Fairchild FC-2 era una de las seis aeronaves adquiridas en 1929 por el Servicio Aéreo del Ejército, que posteriormente se destinaron a la Línea Aeropostal Santiago-Arica, que el 21 de julio de 1932 pasaría a llamarse Línea Aérea Nacional. El aparato disponía de un motor Wright J-4 de 225 HP, fuselaje metálico, alas de madera de 18 metros de envergadura con cobertura de lino inglés. Alcanzaba una velocidad máxima de 216 km/h y una velocidad crucero de 174 km/h, con un techo de vuelo de 5.900 metros y un peso de 1.260 kilos vacío.

Los hijos del piloto Luis Carmona Lopehandía, Luis y Javier Carmona Benett, heredaron la pasión de su padre y pilotearon aparatos de LAN Chile.

Según relataron, su padre estaba asignado a cubrir la ruta Antofagasta-Tocopilla-Iquique-Arica. El día del accidente transportaba un pasajero, y al fallar el motor, la aeronave perdió sustentación, debiendo aterrizar de emergencia en la zona de Alto Chiza, a unos 1.100 metros sobre el nivel del mar.

Durante el aterrizaje se averió la radio, impidiendo la comunicación inmediata por este medio. Para lograr ser ubicados, los sobrevivientes escribieron sobre un cerro la palabra “Agua”. Al llegar a un poste telegráfico cortaron la línea para obligar así a que acudieran a su reparación. A la búsqueda se sumó el hermano de Luis Carmona, también piloto, quien logró ubicarlos al sobrevolar la zona, arrojándoles un receptáculo con agua, el que desgraciadamente se rompió al tocar tierra.

De su ubicación informó a los equipos de rebúsqueda, lo que posibilitó que una patrulla de Carabineros montada en mulas lograra llegar hasta ellos.

Sesenta y ocho años más tarde, bajo la tela del ala enterrada del aparato, se encontró un ejemplar del diario “El Tarapacá” de fecha 23 de febrero de 1939, posiblemente propiedad de los tripulantes del malogrado vuelo.

Emocionado recuerdo de los años heroicos

Hasta 1955 estuvo en LAN Luis Carmona Lopehandía, quien falleció en 2001.

Su hijo Luis recordó que después del accidente su padre avistó en más de una ocasión los restos del avión siniestrado. “A él le habría gustado ver tanto interés por los restos del avión”, sobre todo cuando era difícil creer que quedara algo después de tanto tiempo.

Eran años heroicos para la aviación, recordó, y su padre debió echar mano a toda su pericia para aterrizar a la menor velocidad posible. Para ello quebró deliberadamente el tren de aterrizaje, lo que se puede constatar en los restos encontrados.

Los hermanos Carmona están claramente emocionados por el hallazgo y esperan poder ayudar en la recuperación de esta pieza para el museo.”

***

Si bien este artículo tambien motivó al historiador don Ivan Siminic, a hacer una exhaustiva y muy interesante investigación en torno al tipo de Aeronave siniestrado el año 1939, como Asociación de Pilotos Retirados de LAN quisiéramos centrar nuestra atención en la persona del que fuera nada menos que el primer Presidente de nuestra institución: Don Luis Carmona Lopehandía.

Nacido el 22 de Septiembre 1908 obtiene a los 27 años su Título de Piloto Aviador Privado del Club Aéreo de Chile. Con ello no hacía mas que seguir la ruta ya emprendida antes por su hermano mayor Julio como piloto de la Fuerza Aérea y otros dos familiares directos, tambien como oficiales de la Fuerza Aérea, Carlos Collao Carmona (que se accidenta fatalmente en Chillan en el Fairchild N°4 en el año 1931 y que era hermano de la madre del Coronel Alberto Echazú Collao Q.E.P.D.) y Héctor Lopehandía Collao (primer piloto de LAN que cumple en 1952 tres millones de KM volados en la empresa). Una tradición aérea familiar que se ha mantenido hasta el día de hoy en sus hijos Luis y Javier Carmona Bennett, ambos Comandantes de LAN.

image003 image005

Volando en el Club Aéreo de Chile

Al año siguiente de la incorporación de su hermano Julio a LAN, Luis Carmona L. forma parte ,a principios de 1938, del primer grupo de aviadores civiles que ingresa a la empresa. Lo hace desempeñándose como copiloto en los aviones trimotor Ford y Curtiss Cóndor.

En esos tiempos el ascenso a piloto al mando era bastante rápido, en parte por la existencia de aviones que operaban con un solo piloto. Así vemos a don Luis trasladado a Antofagasta en el mes de Julio de 1938 en un avión Fairchild, con capacidad para cuatro pasajeros, para efectuar un servicio regional entre Antofagasta y Arica. Este avión en realidad no era uno de los aviones Fairchild modelo FC-2 adquiridos a la fábrica en 1929, sino un avión construido en 1934 en los talleres de LAN, a semejanza de los originales, pero con algunas modificaciones entre las que cabría destacar básicamente el reemplazo del motor de 250 HP por otro de 450 HP. Se les conoció como aviones LAN N°XX

Tambien era la ocasión para tener sus primeras experiencias ingratas de vuelo.

Hacia fines de ese mes don Luis aterriza con cuatro pasajeros en Portezuelo el avión LAN 14, mientras hacía un vuelo Arica–Antofagasta. Luego de correr unos 200 metros, el avión tomó impulso debido a la ondulación del terreno, el viento lo ronzó a la izquierda y entró en carrusel. El aeroplano terminó seriamente dañado, con destrucción del tren y ala derechos, hélice doblada, cazoletas y montantes traseros inservibles, fuselaje doblado, y los vidrios de la cabina quebrados, entre otras averías. Todos los pasajeros resultaron ilesos. (Evento registrado en “El avión LAN de Pampa Chiza” por Ivan Siminic).

En ese momento Luis Carmona L. era uno de los nueve pilotos que conformaban la dotación de pilotos LAN: César Lavín Toro, Héctor Lopehandía Collao, Sergio García Huidobro, Eduardo LazoPreuss, Julio Carmona Lopehandía, Luis Carmona Lopehandía, Francisco Larraín Peró, EmilioTusschaens (Jefe de Tránsito, hoy Operaciones) y Carlos Wulf Droppelmann (Copiloto). En el transcurso de 1939 se agregarían los pilotos Eduardo v. Bischoffshausen, Manuel Barría y Alfonso Moreira.

Con motivo del terremoto de Chillán en 1939 se le ordena regresar al Sur con su avión para transportar ayuda a los damnificados e incorporarse al servicio de correo al Norte desde Santiago. Precisamente efectuando uno de esos servicios acontece el accidente a que se refiere la noticia publicada en EL MERCURIO con que se inicia esta crónica.

Don Ivan Siminic en su artículo “El avión LAN de Pampa Chiza” hace un relato muy detallado del evento:

“El viernes 24 de febrero de 1939 nuestro avión (el LAN N° 18) debía realizar el vuelo de correo regular entre Iquique y Arica al mando del piloto Luis Carmona Lopehandía, aviador que volaba para la Línea Aérea Nacional desde febrero de 1938. El despegue desde Iquique se produjo a las 10:15 horas, llevando unos 5 kilogramos de carga y como único pasajero al comerciante traigueninoCantalicio Valdebenito Vargas, quien se dirigía a Arica por asuntos de negocio. Las maniobras del avión en la cancha y su decolaje efectivo se hicieron sin novedad, con el combustible (todavía suficiente) que traía desde Santiago.

Luego de una media hora en el aire, y al sur de la Quebrada de Camarones, las revoluciones del motor bajaron casi a cero, por lo que el piloto optó por manipular la llave del gas, lo que permitió que el aparato respondiera por algunos momentos, logrando también recuperar algo de la altura perdida durante la falla. Sin embargo, un par de minutos después el motor nuevamente se detuvo, por lo que Carmona, ante la imposibilidad de solucionar el problema, decidió apartarse unos grados hacia el oriente de la ruta habitual –la que sólo presentaba terreno muy accidentado abajo– para buscar un sector más o menos parejo en el descenso de emergencia que se hacía imperioso. Un lugar relativamente apto para tocar tierra fue observado entre las quebradas de Camarones y Chiza, por lo que el piloto cortó contacto y cerró de todos modos el paso de gasolina, comunicando por radio a Iquique su posición y la emergencia.

Una vez que el avión planeaba al mínimo de su velocidad, Carmona lo hizo tocar ruedas en una loma más o menos suave, maniobra que, por haber sido hecha sobre algunos montículos, produjo el efecto de catapultar al aparato hacia unos 30 metros más adelante, cayendo en dos grandes depresiones y dando sendos botes: el primer impacto hizo que se desprendiera el tren de aterrizaje, quebrándose el ala derecha en el segundo bote, y produciéndose una ronzada brusca hacia la izquierda, quedando finalmente detenido el avión en dicha posición. Ambos ocupantes resultaron ilesos, aunque debieron permanecer hasta la mañana del día siguiente con la incertidumbre de susalvataje.

image007

image009

image011

El LAN accidentado en Pampa Chiza (Foto de Ivan Siminic)

(Los dibujos son recreaciones de Juan C. Velasco entusiasta estudioso de la aviación y actual funcionario de LAN)

En la mañana del sábado 25 voló sobre ellos un avión de la FACh proveniente desde la base Los Cóndores, desde el cual les fue arrojado un saco conteniendo víveres. El domingo 26, un aviónPotez de la aerolínea les comunicó por radio a los accidentados que las patrullas terrestres ya se encontraban en camino, siendo finalmente rescatados ese mismo día por dos carabineros de Iquique.

Durante las investigaciones de rigor terminó por acogerse la declaración del piloto, en el sentido de que la falla que ocasionó el aterrizaje forzoso se habría debido a una obstrucción del carburador y de las cañerías que llevaban combustible al motor, aunque el avión no había presentado novedades a su salida desde Los Cerrillos, ni durante su traslado hasta llegar a Iquique el mismo día del descenso en el desierto. Como fuera, el sumario llevado a cabo por el Primer Juzgado y Fiscalía Aeronáutica de Iquique a contar del día siguiente a la caída, consideró la mayoría de las diligencias de estilo, dentro de las cuales estuvo la interrogación a piloto y pasajero, al agente comercial de la aerolínea en Iquique, al delegado de la Dirección de Aeronáutica en el mismo puerto, y al ingeniero inspector de la Línea Aérea Nacional. En resumidas cuentas, se estableció:

 

  1. a) Que el estado mecánico del avión era el adecuado;
  2. b) Que su última inspección periódica había sido hecha el 6 de febrero de 1939 (suficiente para otras 200 horas de operaciones);
  3. c) Que el formulario de prueba final que acreditaba el correcto estado de la máquina antes del vuelo Santiago-Iquique a cargo de Carmona estaba debidamente visado y firmado en Los       Cerrillos;
  4. d) Que el aeroplano tenía combustible suficiente; y
  5. e) Que la causa de la falla del motor había sido casual.

 

Para el registro, también quedó establecido que el piloto acumulaba a esa fecha un total de 760,55 horas de vuelo, y que la bitácora del avión sumaba 353,35 horas.

Como corolario, la investigación se sobreseyó definitivamente el 17 de mayo de 1939, no sin que poco después, el 29 de mayo, en los trámites de vistas de la resolución final a las diferentes autoridades competentes, el Auditor de Aviación dejara constancia de que el Fiscal a cargo no había podido inspeccionar personalmente los restos del avión al inicio de la investigación “por no haber podido llegar hasta el lugar mismo del accidente, un trámite considerado esencial y que ya no podía verificarse”. En efecto, la inspección personal del tribunal –medio de prueba al fin y al cabo– sólo pudo realizarse sobrevolando el lugar del aterrizaje forzoso.”

Tras el accidente Luis Carmona L. vuelve a desempeñarse como copiloto de los aviones trimotor Ford y Curtiss Condor y además es designado como Secretario del Jefe de Tránsito (actualmente diríamos Jefe de Operaciones).

En Agosto de 1939 vuelve a volar como piloto al mando en los aviones Potez 9AB, bi -motores franceses, con fuselaje y alas de madera, para 1 piloto y 5 pasajeros. Estos aviones también los transforma Lan, cambiándoles los motores originales por motores ¨Jacobs” fabricados en EEUU, por lo que esa versión se conoce tambien como aviones LAN JACOBS. A raíz de que uno de estos aviones se accidenta con los pilotos Francisco Larrain y David Viveros, por falla estructural, son dados de baja y quemados en Los Cerrillos.

La inestabilidad laboral de los pilotos LAN no es sólo un fenómeno relativamente reciente. Tambien sucedió el 31 de Mayo de 1940, fecha en que LAN pasaba por una situación bastante difícil, y que significó para don Luis el despido de la empresa por reducción de personal. Por esa época tambien fallece su hermano Julio por enfermedad.

Dos años mas tarde la situación mejora y don Luis es reincorporado como Secretario del Departamento de Operaciones, con opción de volver a la planta de Pilotos, a la cual es reincorporado el 1 de Septiembre de 1942. Al principio de ese año había sido nombrado Alférez de Aviación en la Reserva de la Fuerza Aérea por su calidad de poseedor de brevet de piloto de “turismo” del Club Aéreo de Chile.

Es la época en que ya están en servicio los aviones Lockeed Electra. Vuela inicialmente ese bimotor metálico, para 2 pilotos y 10 paxs, como copiloto para ser luego ascendido a Capitán. Además es nombrado, entonces, Instructor de vuelo Nocturno.

image013

Luis Carmona L., tercero de izq. A der. frente a un Electra de LAN

 

En 1943 LAN inicia los cursos de vuelo por instrumentos, con un Link Trainer y aviones Vultee BT-13 y N. A. T-6 facilitados por la FACH. Le corresponde volar los Lockheed Lodestar y los Douglas DC-3, con los que se inaugura la ruta internacional.

El 1 de Febrero de 1947 cumple su primer “millón de kilómetros”, siendo el séptimo piloto Lan millonario del aire. Sin embargo su hijo Luis nos comenta que guarda como recuerdo una insignia conmemorativa en que aparece el número 8. Hacia fines de 1947 don Luis es comisionado junto con el Piloto Instructor Cirilo Halley-Harris, el Comandante Raúl Turner y el ingeniero EnzoMarmentini a efectuar, en Baltimore EEUU, el curso para los bimotores Martin 202 y a traer, desde Washington, el primero de los tres aviones adquiridos por LAN.

image015 image017
image019 image021

 

1 y 3   En Baltimore de izquierda a derecha: Luis Carmona L., Raúl Turner P. y Cirilo Halley Harris

2          De izquierda a derecha: Luis Carmona L., Cirilo Halley H., Raúl Turner P. y Alfonso Caviquioli (Radioperador)

4          Martin 202 CC-CLR arribado en Los Cerrillos

 

El 13 de Noviembre de 1947 es el día del arribo a Los Cerrillos de este primer Martin 202, el CC-CLR. Hay que recordar que LAN fue la primera línea aérea del mundo que puso en servicio este modelo. Se fabricaron 4 unidades para LAN (a un costo de USD 1.600.000), 25 para NorthwestOrient Airlines y dos para LAV de Venezuela. De fuselaje no presurizado, los aviones tuvieron que ser retirados del servicio en 1948 a raíz de un accidente de uno de los aviones de NW Orient por una debilidad estructural. Superado el defecto, siguieron prestando un excelente servicio.

Luego Luis Carmona L. tiene de algún modo, el infortunio de desempeñarse como Gerente Técnico de Operaciones, desde Mayo 1948 hasta Octubre de 1950. Infortunio porque le corresponde enfrentar como piloto ejecutivo la violenta disputa entre los pilotos y la empresa, que terminaría con el despido de 25 de ellos. Una posición difícil que lo ubicaría en medio del fuego cruzado entre el grupo de pilotos “sublevados” y la empresa apoyada por otro grupo de pilotos “leales” al VP Juan del Villar. Esta difícil situación la compartió con los otros pilotos, entonces en cargos ejecutivos: Don Marcial Arredondo (Director del Personal), Alberto Beytía B. (Jefe de Operaciones) y Vicente Montero (Jefe de Tripulaciones).

image023Pero don Luis, que es recordado por muchos de sus colegas, especialmente los que fueron sus copilotos, por su seriedad y rectitud; un piloto que no concebía la trasgresión a las normas y que sentía una gran responsabilidad en cuanto a contribuir a mantener en el mas alto nivel el prestigio del piloto LAN. A pesar del tenso ambiente que produjo el conflicto entre pilotos y la empresa, se sobrepone y sigue volando y cumpliría su segundo millón de kilómetros volados, el 26 de Febrero de 1952, en la misma fecha que el Comandante Héctor Lopehandía cumplía su tercer millón.

En la fotografía, a la izquierda Luis Carmona L. y a la derecha Héctor Lopehandía estrechados en un abrazo de festejo de sus respectivos millones de kilómetros de vuelo

Ese mismo año fue elegido Presidente de la Asociación de Pilotos Lan (institución que venía funcionando con altos y bajos desde 1946), la misma que daría origen posteriormente al Circulo de Pilotos de Lan. Tambien se le nombraría para asistir, junto con el Ingeniero Aeronáutico Sergio Salazar y el Jefe de Radiocomunicaciones Ernesto Eglington, a un curso demostrativo del nuevo avión de transporte de pasajeros, De Havilland – COMET a efectuarse en Londres. Con ello sería el primer piloto Lan que tiene la oportunidad de volar como copiloto en un avión de transporte de pasajeros, con motores a reacción.

Tras volver a desempeñarse como Gerente Técnico de Operaciones desde Abril de 1954 a Mayo de 1955 se acoge a retiro de Lan Chile. Sin embargo continúa activo como piloto hasta 1963, volando para la firma Gildemeister S.A.C. donde al mismo tiempo se desempeñó como vendedor de maquinarias industriales Caterpillar hasta 1979 aproximadamente. Pero tampoco olvida del todo su pasado como piloto Comandante de LAN. Participa activamente en la fundación de la Asociación de Pilotos LAN en Retiro y sería en 1967 su primer Presidente como se destaca en la página de Inicio de nuestro portal.

image025

Ernesto Eglinton, Luis Carmona L. y Sergio Salazar frente al COMET

 

En Octubre de 1989 el Directorio del Instituto de Investigaciones Histórico-Aeronáutico de Chile, presidido por Don Enrique Flores Álvarez, lo nombra Socio Honorario y Precursor de la Aviación Chilena.

El Comandante Luis Carmona Lopehandía fallece el 6 de Febrero de 2001 dejando tras si el testimonio de una vida entera entregada a la aviación y particularmente a Línea Aérea Nacional de Chile. Sin duda debe haberle llenado de orgullo y satisfacción ver en dos de sus hijos florecer la siembra de su pasión por volar. Las fotografías incorporadas a este artículo se deben a la gentileza de su hijo Luis Carmona Bennett.