Estimados Comandantes: Por medio de la presente quisiera agradecer, en nombre de mi familia, las muestras de cariño, apoyo y compañerismo expresados durante este momento de gran tristeza para nosotros, pero que a la vez nos hace reflexionar de las cosas importantes de esta vida. Me refiero a la partida de mí querido tío Claudio Baquedano, sin lugar a duda, un hombre excepcional, quien junto a mi padre forjaron mi personalidad con su ejemplo, no solo como padre y amante de la familia sino que también como aviador. Mucho antes de saber que iba a partir,  le prometí que les escribiría una carta en donde les expresaría mis sentimientos de agradecimiento por la noble labor que realizan, entregándonos su experiencia a través de la  página web.

Este año cumplimos 80 años de vida como LAN, y me siento orgulloso y honrado de vestir el uniforme de Capitán de aeronave. Muchas veces me han  preguntado cual es la experiencia que tengo y la verdad me encantaría responder : “la suficiente para el cargo en horas de vuelo, pero muchas más  de la que usted creería en mi vida”. Supongo que sonaría un poco extraño, pero en realidad comencé de muy pequeño haciendo horas de cockpit en muchos asados, en donde mi padre y mi tío se juntaban con sus amigos a contar sus historias (a veces mas exaltadas de la realidad para hacerlas mas entretenidas, como dice mi comandante Amaro Bamon). Fue así como descubrí mi tan clara vocación. Está de más contarles los caminos que recorrí para estar en estos momentos sentado a la izquierda de un moderno Airbus 320, pero quisiera aprovechar esta ocasión de reflexión para compartir lo hermoso que se siente ser parte de algo tan grande y místico como es “LA LAN”,  ser  parte de una historia que día a día se sigue escribiendo en los cielos.

Son 80 años de experiencia, transmitidas de Capitán a Copiloto, de padre a hijo, de tío a sobrino, son 80 años en donde hemos cambiado de nombre y “dueños”, son 80 años que compartimos historias y experiencias que van quedando en la retina y formando una gran base de datos, que en los momentos menos esperados utilizamos en el día a día para ser mas asertivos en nuestras decisiones. Si, mis queridos comandantes créanme que las tormentas en la pampa siguen siendo las mismas y los cruces de cordillera acompañados de esos frentes en el sur siguen dando dolores de cabeza, a pesar de toda la ayuda que hoy entrega la tecnología y es ahí donde veo reflejado esos 80 años que junto a ustedes, separados en el tiempo sorteamos sin vacilar. .

Bueno tengo mucho que agradecerles, pero por sobre todo contarles que sus experiencias me han servido mucho y quisiera instarlos a seguir con esta noble misión, que de seguro el Caco nos seguirá alentando, desde ese cielo tan amado por nosotros.”


0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *