Gracias a una llamada telefónica de nuestro estimado colaborador don Sergio Barriga K., nos alcanza la noticia del fallecimiento, a los 81 años, de don Eduardo Machuca Franzani. La información incluía el deseo especial de su viuda que la noticia fuera conocida por los antiguos pilotos de Lan.

Si bien Eduardo no pertenecía a nuestra Asociación, fue piloto de Lan entre los años 1957 – 1962, período en que alcanzó a desempeñarse como Capitán e Inspector de DC-3. Posteriormente continuó su carrera de piloto comercial en empresas de carga con aviones Curtiss C-46, para terminar radicándose en la ciudad de Chillán. Pero no dejó nunca sentirse muy cercano a todo lo que fuera la actividad aérea, especialmente al Club Aéreo local.

Es recordado por su familia no sólo como esposo, padre y tata, sino además como amigo y gran piloto e instructor de vuelo. A la misa oficiada en su recuerdo el día Viernes 1 de octubre en la Iglesia de La Merced de Chillán, concurrieron dos de nuestros asociados que residen en la zona: don Fernando Ocampo (hizo su primer vuelo de Capitán con Eduardo como copiloto) que viajó desde Recinto y don José. P. Cifuentes, lo hizo desde de Cobquecura. A pesar de la ausencia de un contacto mas estrecho con sus pares de la época de su paso por Lan, la presencia de don Fernando Ocampo fue particularmente grata para la familia, ya que la viuda de Eduardo, Brenda Aldunate Gatica, lo recordaba perfectamente ya que se había desempeñado como Auxiliar de Vuelo de Lan a bordo del DC-6. En esas circunstancias Brenda conoció a Eduardo y se retiró precisamente para casarse con él. Vivieron unidos en matrimonio mas de cuarenta años.

Nuestra Asociación agradece el gesto de los dos colegas que de alguna manera, representaron aquellos pilotos que, si bien por breve tiempo, “compartieron vuelos” en las rutas de Lan con Eduardo.

En general, Eduardo es recordado como un piloto inquieto, alegre y en ocasiones, probablemente movido por el ímpetu de la juventud, incluso algo transgresor. Sus copilotos se divertían porque se hablaba a sí mismo cantando. Menos divertido les parecía cuando les anunciaba, siempre jovialmente, que los interrogaría sobre materias que había seleccionado especialmente del manual y que él sabía que la mayoría desconocía…

Otro lo recuerda bajándose de su DC-3 en Balmaceda, en mangas de camisa, con 10° bajo cero, dar impertérrito unos cuantos apresurados pasitos, para regresar al avión y sólo exclamar (como era su costumbre, invocando su apellido):

“¡¡ Puchas que hace frío, Machuca !!”

Tenía un auto descapotable (un lujo para la época, pero algo destartalado) al cual gentilmente solía invitar a sus amigas, pero que gracias al cardán de la caja de cambios descubierto (según nos describe nuestro asociado Vicente Benavente), terminaban con sus vestidos despedazados y por cierto, arrepentidas de haber hecho caso a su caballerosidad.

Tambien tuvo, al parecer, su lado empresarial y deportivo. Interrumpiendo sus actividades como piloto se recuerda haberlo visto a cargo de un negocio de bebidas y sandwiches en Farellones, donde aprovechaba demostrar sus dotes de gran esquiador.

Sergio Barriga, que mantuvo un contacto mas estrecho con la familia Machuca, nos participa que Eduardo dejó terminado un libro de sus recuerdos aeronáuticos como piloto de Curtiss, el que está en manos de una editorial. Su viuda verá modo que se edite como homenaje a su memoria. Además dejó otro a medio camino sobre sus recuerdos como piloto e instructor de clubes aéreos, que aunque más difícil, ella trataría de terminar.

Para quien desee comunicarse con Brenda Aldunate vda. de Machuca, puede hacerlo a los Celulares 09-8780921 y 09-8400638 o escribir a Villa El Nevado, Pasaje 5 N°110, Chillán.

Nuestra página ya había incluido dentro de su sección “Gajes del Oficio” la participación de Eduardo, como piloto Lan, en un “evento” en Pucón (“Las desventuras de un Cessna en Pucón”). Hoy agregamos en la referida sección, en su recuerdo y con afecto, otro “gaje del oficio”, pero ahora, como piloto carguero en C-46: “El día que declaré May Day”.

Categories: Obituario

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *