(Según entrevista en el diario La Tercera del 04.05.2012)
Jaime Quiroga suma 25 años como piloto, pero además tiene una misión: instruir en un simulador de vuelo a los futuros colegas, enfrentando todos los escenarios posibles

jquiroga

 

Viajar por el mundo en 30 minutos

Los motores se encienden y el despegue se inicia. Cada centímetro de la pista es perceptible, desde el leve bailoteo al pasar por un sector poroso hasta de asfalto liso del carril número 6 del Aeropuerto Arturo Merino Benítez. Una vez alcanzado el cielo puede apreciar las montañas, y en pocos segundo aparecer sobre Rio de Janeiro, en Brasil. Sobrevolar playas como Copacabana, Ipanema y observar el Corcovado.

El Capitán Jaime Quiroga (49) pregunta qué otro lugar se desea conocer. Basta el toque de un par de botones para situarnos en el aeropuerto Charles de Gaulle, en Paris. Allí la nieve repleta los costados de la pista, el viento puede incrementarse a merced  del capitán. Incluso se puede enfrentar lo que ocurre ante el fenómeno del windshear, que implica fuertes variaciones en la dirección e intensidad de los vientos, lo que puede desestabilizar una nave.

Esas son algunas de las experiencias que en pocos segundos pueden vivirse en el simulador del Airbus 340, donde se entrenan cada seis meses los pilotos de Lan. En todo caso el Capitán Quiroga,  con sus 25 años de experiencia, ni en los verdaderos traslados ni en los simulados, olvida prevenir sobre las medidas de seguridad, como indicar la salida de emergencia. Tras media hora de “vuelo”, el viaje concluye con un aterrizaje en Santiago, donde el contacto del avión con tierra es tal como en un vuelo regular. Lo único que no incluye el simulador son los aplausos de los pasajeros.

El B737 es el primer avión que el Capitán Quiroga pilotó y las transformaciones son notorias desde aquellos tiempos, en la década de los ochenta. “Ahora los aviones son mucho más eficientes y seguros, tienen muchas ayudas, proporcionan instrumentos a los pilotos para poder tomar mejores decisiones. Ya prácticamente no hay ningún relojito arriba de los aviones, son todos pantallas, sistemas de navegación con GPS, sistemas de comunicación satelital: el avión te va ayudando y hablando”, describe entre el centenar de perillas que tiene el mando de la nave.

Pero los tiempos han cambiado. Si antes los pasajeros subían con corbata a los vuelos y toda la familia concurría a la despedida, ahora para algunos el viaje puede ser una rutina. Pero, dice el capitán, “cuando llegas al aeropuerto y ves que están esperando a alguien, cuando hace tiempo que la gente no se ve, eso es lo bonito que tiene este trabajo, conocer a diferentes personas, culturas, que no cualquiera en su vida cotidiana percibe”.

Necesidad de Pilotos
En el país son cerca de dos mil pilotos que celebraron su día. Rodrigo Sánchez es el Presidente del Círculo de Pilotos de Chile, institución que ayer cumplió 50 años, y al hacer un balance, advierte sobre la necesidad  de sumar nuevos profesionales ante la expansión que vive el rubro. “No somos capaces de proveer pilotos para toda la industria” explica, agregando que por ello prácticamente están importando pilotos desde Argentina, Uruguay, España y Venezuela.

Enrique Elsaca Gerente General Lan, División Chile, agrega que “la llegada de los aviones como el B787, nos exige cada vez un mayor número de pilotos, convirtiéndose esta carrera en una opción muy atractiva para los jóvenes chilenos”. En total la empresa cuenta con 2007 pilotos, de los cuales 61 son mujeres, y la estimación que tienen es que hasta el 2015 necesitarán 100 pilotos al año.
El capitán Quiroga agrega que hay “muchos mitos sobre cómo llegar a ser piloto, que hay         que pasar por la Fach, que hay que ser hijo de piloto. Como es una carrera nueva, falta difundir de qué se trata, dónde pueden ser los cursos. Hay escuelas de vuelo y una universidad”. Y precisa que los requisitos son tener cuarto medio, ser mayor de 18 años, pasar por examen médico clase uno en el hospital de la Fuerza Aérea y puntaje en la PSU si se opta por estudiar tres años en una universidad. Pero el capitán advierte de que para tomar esta carrera se “requiere de mucha vocación, esto es super exigido, no es que estudie y saque el título. Hasta los 65 años va estar dando exámenes cada seis meses”.

Categories: Noticias

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *