(Por Amaro Bamón M. a pedido de su nieto Cristián Vera)

amaro1Antes que nada debo dejar bien en claro que yo no pretendo ser ni psiquiatra, ni psicólogo, ni sociólogo, soy  apenas un hombre que ha pasado 84 años de su vida siendo feliz, aunque alguna penita debo haber sufrido en el transitar por este “valle de lágrimas”. El único mérito que podría  “achacárseme” sería que he transitado por la vida con los ojos y la mente bien abiertos para poder llegar a captar todos los cambios que se han producida en el mundo en general y en nuestro “querido Chilito” en particular y que nadie podría negar que han sido enormes. Todo esto en los últimos 90 años dentro de los cuales yo he estado presente en 84.

Una vez establecido lo dicho anteriormente, me atrevo a volcar algo de lo que, como dice mi nieto, he captado durante mi vida, una VIDA PLENA.

MI “PIBITA” (1)

Llevo más de 60 años de convivir con PIBITA, mi esposa, y que podrían considerarse como VIDA PLENA. Cuando hace 62 años atrás Pibita y yo nos decidimos a pararnos frente al Juez y jurar que deseamos estar juntos hasta “que  la muerte nos separe”, lo hicimos después de conversar y jurarnos nosotros mismos que así iba a ser y que eso de “en salud y enfermedad, en las buenas y en las malas y etc., etc.¨ era e iba a ser nuestro norte toda la vida.
Con esas reflexiones partimos. Quizás esas reflexiones nacieron de constatar que los matrimonios de nuestros propios padres no habían sido lo suficientemente exitosos como para ser un ejemplo de vida plena. La verdad es que tampoco sabíamos que era eso de una vida plena. Lo único que sabíamos era que nos queríamos y que para seguir queriéndonos  teníamos que cooperar ambos. Y así partimos andando ese día 14 de Enero de 1951, hace 60 años atrás.

¡¡¡¡60 AÑOS, ¿NO  CREEN QUE ES COMO MUCHO!!!! ?

mipibita

No pretendo “venderles la pomada” de que nunca tuvimos “ni un sí o un no”. Los tuvimos y serios como al comienzo cuando mi madre quería que nos fuéramos  a vivir con ella pero lo conversamos y pensamos que nosotros dos ya habíamos fundado una familia y esa familia estaba por sobre todo otro amor familiar. ¿Entonces? Entonces yo hablé con mi madre y le hice ver que se diera cuenta que su “hijito del alma” ya era un hombre y que tenía derecho a tener su propio nido. Ella, madre al fin, aceptó nuestra posición. No voy a decir que “muerta de la risa”, pero la aceptó.
Otro caso. Mis suegros eran separados. En ese tiempo las separaciones eran separaciones a muerte. No cabía eso de que, como es hoy en día, en una reunión familiar están el matrimonio, que ya se han separado, cada uno con su pareja, ya sea casados o “arrejuntados” y todos tan amigos como antes. Sin rencores.
Bueno, decíamos  que mis suegros eran separados. Eso quería decir que no podían estar juntos bajo un mismo techo ni por casualidad. Mi suegro nos advirtió que si alguna vez el llegaba a nuestra casa y estaba mi suegra el no entraba nunca más. Como es obvio eso se produjo cuando un día él llegó a buscar a sus nietos para sacarlos a pasear, le abrió la puerta mi suegra. Se dio media vuelta y se fue. De ahí en adelante cada vez que esto sucedía teníamos que entregarle los niños en la puerta.
Bueno así era en ese entonces. Todos esos problemitas eran conversados entre los dos sin reproches ni culpas para ningún lado simplemente como eran y cada uno en su mérito. Después de algunos años de vivir juntos  nos dimos cuenta que podíamos considerarnos que estábamos siendo felices y que para lograr esto habíamos CEDIDO, NOS HABÍAMOS COMPRENDIDO Y NOS HABÍAMOS PERDONADO,  pero que había sido recíprocamente. Pero esto se fue dando sólo, sin análisis previo: SE FUE DANDO SIMPLEMENTE. SE FUE DANDO.
Se me podrá argüir que esos son problemas de poca monta, pero yo les quiero contar  que, cuando empiezan, todos son problemas de poca monta. La cosa se empieza a encrespar cuando comienzan las discusiones que son cada vez más fuertes, cada vez más fuerte, luego vienen los garabatos, a veces hasta los golpes, ¿entonces?, de pronto  ya se olvida cual fue el problema que dio comienzo a estas peleas, porque ya son peleas, no son discusiones. No sé si me van siguiendo. En ese punto la cosa ya no tiene remedio, ya se insultaron, ya se dijeron cosas hirientes, en ocasiones ya se dieron golpes. Quedó una herida que no va a cicatrizar nunca.

Entonces ya podemos decir que hemos conseguido llevar una VIDA PLENA y cuál ha sido el sistema para lograr que esto se haga realidad con la sola disposición de ambos de conjugar recíprocamente los tres verbos cruciales: CEDER, COMPRENDER y PERDONAR.

 

UNA PROFESIÓN FASCINANTE

amaro2 amaro3
Marcelo Cisternas (1er. Of.), Amaro con gorro de auxiliar y Januario Lazo (RO) Hernán Vera (RO), Amaro, Washington Bravo (SC), Adriana Aguayo (Aux) y mecánico

Este es un tema que, lejos, es de gran trascendencia y de enorme relevancia en la vida plena, Yo lo expondría de la siguiente  manera: Cuando Don JECHO creó al hombre y por el asunto de la manzana se enojó y nos dijo: “GANARAS  EL PAN CON EL SUDOR DE TU FRENTE”, en ese momento “sonamos”. Tuvimos que empezar a laborar y dejarnos de andar paseando por el Jardín del Edén, comiendo manzanas, sin hacer nada. Tuvimos que levantarnos temprano, tuvimos que buscar “pega”. Así  empezamos a ganarnos el pan con el sudor de nuestra  frente.

amaro4 amaro5

Amaro con Guillermo “Willy” Esquivel

Amaro y Felipe Alcérreca

Ahora bien, entre los laborantes están los que laboran en lo que les gusta. Esos son felices en su trabajo, se levantan temprano y van a la “pega” con la cara “llena de risa” y además les pagan, a unos bien a otros más o menos, pero les pagan. Esos quieren a sus jefes, quieren a su Empresa, son cooperadores y por añadidura les pagan, o sea, son felices. Son felices en su trabajo, en su casa, en sus relaciones sociales, podríamos decir que son plenamente felices. O por lo menos existe una amplia posibilidad de que así sea. Puede que existan otros factores que hagan enturbiar la paz conseguida. Pero esa  es  “harina de otro costal” y que puede ser analizada en otra ocasión.

Existe otro grupo, los que “TIENEN QUE TRABAJAR” para poder subsistir, en algo que no les gusta, que va en contra de su personalidad y forma de ver la vida. Desgraciadamente esos son los más. Viven buscando un cambio de trabajo, no cooperan, encuentran todo malo y por ende trasladan ese estado de ánimo a su hogar resultando casi siempre fatal en la relación de la pareja. Por añadidura les pagan poco.

 

amaro6

Por suerte para mí, trabajé en algo que me hizo feliz. Primeramente fui oficial de la FACH. Luego pasé a prestar mis servicios a la Línea Aérea Nacional. En ambas Instituciones fui feliz.

Antes de continuar debo hacer una aclaración: No estoy muy seguro cuando alguien dice “por suerte” tal o cual cosa. Siempre he pensado que la suerte ayuda pero el estudio, el empeño, la perseverancia son parte fundamental en el logro de alguna meta. Como digo, la suerte ayuda pero sin los otros ingredientes no se avanza mucho. Yo cuando era estudiante de colegio era flojo, no estudiaba mucho, me gustaba el deporte, pero de libros, nada. Cuando entré a la Escuela de Aviación me di cuenta que eso era lo mío, que había que “ponerle el hombro” y me empezó a ir bien.

Amaro gozando su profesión en Punta Arenas

 

Salí de oficial, luego ingresé a LAN-CHILE, Empresa en que fui plenamente feliz y realizado. En ese tiempo pagaban poco pero yo habría volado gratis, no, no tanto como eso, pero  casi. Por su puesto eso se trasladó a mi familia que como dije más arriba llevamos 60 años de casados y creo que en nuestro caso hemos tenido una VIDA PLENA.

NUESTROS GRANDES AMIGOS

amaro7

Vuelvo a expresar que en estas líneas yo solo estoy tratando de mostrar algo que  he aprendido durante mi vida, algo que he ido juntando, atesorando y he puesto en práctica sin querer, queriendo, dándome buenos resultados. Tal vez en tratados de Psicología tengan alguna denominación científica pero no la sé. En todo caso en este tema de juntar amigos también tengo algo que aportar.

No sé bien a que se deberá pero siempre he considerado la AMISTAD como algo indispensable en la vida de una persona. Los parientes uno los obtiene por sangre, no los busca, el hecho de haber nacido ya tiene un número indeterminado de personas que pasan a ser parte de quienes lo rodearán, quieras o no, durante tu transitar por este mundo

José Sierra y Amaro Bamón, dos pilotos unidos una vida entera

 

amaro8

Ma. Luisa Puchi, Fernando “Senador” Ocampo, Angela “Piba” Cabrera y Amaro

En cambio a los amigos uno los elige y ellos lo eligen a uno. Será por afinidad, será por pertenecer al mismo trabajo, cualquiera sea el motivo pero algo te hace CLIC y ya tienes un amigo. Esa amistad se va fortaleciendo con el transcurso de la existencia y termina siendo más fuerte que muchos lazos de parentesco.

Es por eso que yo he ido formando grupos de amigos dentro de todas las instituciones a las que he pertenecido.

Tengo grupos de amigos “Institutanos” el colegio donde estudié, el Instituto Nacional. A la fecha llevamos 65 años juntándonos todos los 10 de Agosto. Día en que hace 101 años se fundó este colegio. En un comienzo nos reuníamos  a comer, después, cuando la edad fue haciendo su tarea de envejecimiento, trasladamos la reunión a la hora de almuerzo, pero siempre nos reunimos. Ernesto Vilches es el único que ha asistido a todas, los demás hemos faltado a una que otra por diferentes motivos, pero siempre manteniéndonos en contacto. Hemos sido testigo como se han ido muriendo algunos pero los hemos recordado con mucho cariño. Cada reunión se empieza cantando el Himno del Instituto, “QUE VIBRE COMPAÑEROS, EL HIMNO  INSTITUTANO”… Así comienza nuestro himno. Después se empieza a recordar……He ido coleccionando fotos desde el año 1946, el primer año de egresados. ¡¡¡Cómo han ido cambiando los chiquillos de hace 65 años!!!!! Los flacos son ahora gordos, los pelucones son ahora pelados, algunos se mantienen más o menos bien.

Estuve en la Fuerza Aérea de Chile y fui compañero de muchos oficiales que tuvieron gran relevancia en el gobierno militar. Dentro de ellos hice gran amistad con algunos a quienes puedo considerar AMIGOS con mayúscula, manteniéndolos hasta el día de hoy. En esta carrera se sufre desde joven debido a  la pérdida de esos camaradas por accidentes fatales pero se siguen recordando siempre. Les contaré que estando en la Escuela y la noche anterior al día en que empezaríamos a volar nos juramentamos sagradamente que cuando se matara alguno el sábado siguiente nos juntaríamos todos a comer en honor del fallecido y nos “curaríamos hasta las patas” (en ese tiempo se decía así). Nunca pensamos que este juramento tendríamos que cumplirlo luego, pensamos que pasaría mucho tiempo antes de tener que vernos en la necesidad de cumplirlo. Pero, como dice el adagio, “el hombre propone y Dios dispone”, a poco andar y antes de cumplir un año del juramento se mató un compañero. Cumplimos al pie de la letra nuestro compromiso y ese sábado, como teníamos salida, nos juntamos todos y nos curamos todos. Desgraciadamente tuvimos que cumplir ese juramento bastante más de lo que hubiéramos querido.

Luego ingresé a Línea Aérea Nacional. En esta institución tengo un grupo de amigos que nos reunimos, junto a nuestras esposas, todos los sábados a las 11:30 Horas a tomar una café en un restaurante de avenida Colon. Nos sentamos los hombres  en un extremo de la mesa y las damas en el otro extremo. Entonces, entonces  los “machos recios” metidos en el “Túnel del Tiempo” volamos, volamos en las alas de los recuerdos de toda una vida. Qué lindos son esos momentos. Momentos  en que se echa a correr la memoria sin límites. Hemos contado muchas veces las mismas historias pero siempre le encontramos el rico sabor del recuerdo.

amaro9

Jorge Pérez S., Juan David L. y Amaro, contertulios, entre otros, del Grupo de la Amistad y del café de los sábados

Otro grupo del que formo parte es el “GRUPO  DE LA AMISTAD” (2). Casi todos pertenecientes a la  Fuerza Aérea. Hay algunos civiles o que han pertenecido a LAN-CHILE. Está formado por alrededor de 20 chiquillos que van entre los 70 y los casi 90. Nos venimos reuniendo desde, pienso, alrededor de 40 años, nos juntamos los últimos jueves de cada mes.
Que hace que los amigos se mantengan juntos: Lo principal consiste en que uno considere que esa persona tiene los mismos principios que uno mismo en cuanto a la vida. No importa si es alto, bajo, rico, pobre sea hincha de Colo Colo o de la U. A esa persona uno la acepta con todas sus cualidades o defectos. Lo importante es que tenga los mismos principios que uno en cuanto a solidaridad, ayuda al que la necesita, honradez en el actuar, en fin, una vida correcta. No puedo aceptar como amigo a una persona que la sienta falsa, poco solidaria, etc. Por suerte en toda agrupación de personas siempre existen muchos que puedan ser considerados AMIGOS de verdad.
Pero, para ser justo, debo decir que el primer grupo a que pertenecí fue el de la YMCA llamada GUAY por su primera letra en ingles. Estos amigos, siendo los primeros han sido los que han ido desapareciendo quedando sólo el matrimonio de Enzo y Alicia Meschi, con los cuales nos reunimos de vez en cuando y siempre nos alegramos mucho de estar vivos aún.

Como se puede apreciar el aspecto amistad es de suma importancia para llevar una vida plena ya que todos ellos pasan a constituir una parte importante en la vida de una persona y por ende de toda la familia de esa persona.

UNA FAMILIA ACLANADA

Al empezar estas líneas dije, al referirme a la familia, que uno la adquiría sin elegirla, sin tener mayor intervención.  Eso es verdad generalmente, pero depende de cómo se relacionen entre ellos para que pasen a formar parte importante en la vida de cada uno de sus integrantes. En mi caso nuestra familia podría llamarse “UNA FAMILIA ACLANADA”.  ¿Qué quiere decir aclanada? Quiere decir muy unidos, que se cooperan unos a otros, que se respetan las edades, en una palabra, que se quieren por encima de todo. Esto se va construyendo a lo largo de la vida y lo comienzan los que después son padres, después son abuelos y después bisabuelos. Se va construyendo con el ejemplo dado a los hijos, a los nietos y demás parientes que se van sumando como pololos, yernos etc. Un abuelo no tiene porque ser retador, castigador, puede ser amigo de sus nietos, ayudarlos en sus problemas, inculcarles con el ejemplo lo que se le predica con la palabra. Creo que he sido un amigo de mis nietos.
No importa  si las distintas actividades de cada cual los colocan disgregados a lo largo y ancho de este país o de este mundo pues los vínculos del cariño o amor los mantiene unidos. Más aun en la actualidad en que las comunicaciones nos permite estar en contacto permanente y al minuto entre todos. Ya no hay distancias, no hay barreras que impidan saber al instante lo que le acontece a cada miembro de este FANTASTICO CLAN.
En el caso nuestro una casa influyó  enormemente en la unión con nuestros hijos y nietos. Esa casa fue la CASA DE GUAYLANDIA  La compramos cuando nuestros hijos aun eran jóvenes. Luego vinieron los nietos y las vacaciones eran esperadas con ansias cada verano. Esa casa contribuyó a que la familia se uniera más.
En ese tiempo es cuando aparece en la vida de nuestra familia una persona que dada la forma de ser de este clan se incorpora y permanece pasando a formar parte de ella hasta el día de hoy. Esta persona es SONIA JUNGJOHANN. Se incorpora al clan, primero como polola de Rodrigo, nuestro hijo, luego, una vez que ese pololeo terminó, quedó asimilada definitivamente y “hasta que la muerte nos separe”, ella y sus tres hijos, nuestros nietos. Para hacer más firme la unión de Sonia con nosotros contribuyó el hecho que ella se fue a vivir a Chuquicamata y a pesar de la distancia y, a pesar de que en ese tiempo no existían los medios comunicacionales de hoy, nos mantuvimos en contacto siempre. Nosotros fuimos un par de veces a verlos y ellos compraron una casa en Guaylandia muy cerca de la de nosotros. Cristian, Rodrigo y Gonzalo, hijos de Sonia son nuestros nietos y se consideran primos de Francisca, Natalia y Bernardita, nietos sanguíneos.

OTROS MENESTERES IMPORTANTES

Al referirme a los amigos, mencioné que es muy importante compartir los mismos principios que uno en cuanto a la vida. Para mí hay algunos PRINCIPIOS FUNDAMENTALES que me hay ayudado mucho en esta VIDA PLENA. Lo importante no es solo tenerlos y pensar que son buenos, sino actuarlos en el diario vivir:
Ser Puntual, Honesto y Honrado, ver siempre el Humor en la tragedia. Ser Perseverante y ¨ponerle el hombro¨, ser Justo y saber PERDONAR, ser Humilde, Solidario y saber dar GRACIAS
Todos estos principios son, sin duda alguna, los que deben regir la vida de toda persona para llegar a tener una vida plena. Una vida que después de llegar a los setenta u ochenta o más aún, uno pueda mirar hacia atrás y pensar y preguntarse: “¿He tenido una vida plena, satisfactoria con toda mi familia y amigos”?
Pero para eso no es sólo predicar con la palabras todos estos principios, si no que actuarlos en el diario vivir. No predicar sobre la puntualidad y al otro día llegar media hora o 10 minutos atrasado a un compromiso por muy sin importancia que sea, no predicar sobre ”no mentir” y al otro día incurrir en una mentira por muy pequeña que sea. Estar dispuesto a perdonar todo lo que sea necesario. Cultivar la amistad por sobre todo.
Hay muchas diferencias entre la vida actual y lo que era en mis tiempos de joven y no tan joven. Aunque creo que los que arriba escribo aplica a todos los tiempos e incluso hoy más que nunca y es la base de una VIDA PLENA.

He llegado a los 84 años y me siento orgulloso de ver que mi nieto me pide que escriba algo sobre todo lo que he consignado más arriba y lo que viene después pues me dice que él considera que yo he tenido una vida plena, y he ayudado a que toda mi familia la tenga.”

La lectura póstuma de MI VIDA PLENA de Amaro mueve a su hija “postiza” Sonia a concluir:
“Lo escucho en estas bellas palabras, las que en diferentes momentos, las oí durante cuarenta años que viví junto a él. Un gran hombre, admirable, el mejor de todos los que he conocido, ejemplo para todos. Sé que mis hijos, sin duda, salieron a él, es parte de la herencia divina.”

  1. Nombre con que todos sus amigos conocimos a su esposa Ángela Cabrera R.
  2. Amaro fue un perseverante promotor y fiel asistente a las reuniones del “Cafecito de los sábados” y del “Grupo de la amistad” del último Jueves de cada mes. Entre sus seguidores se cuentan, entre muchos otros, varios asociados nuestros, entusiasmados por su carisma y su inclaudicable sentido de la amistad: Jorge Alcérreca B., Renato Besoain A., Santiago Blachet V., Juan David L., Pedro Gasc O., Julio Matthei Sch., Jorge Pérez S., Kurt Pfeffer E., Jorge Rivera A., Manuel Rubio M., José Sierra R. y Alejandro Vidal. Intuyendo tal vez la proximidad de su final, volvía siempre a recalcar a sus amigos que, en su ausencia, no dejaran de seguir juntándose. “Sigan siempre juntándose” ,les decía, con cierto sentido de urgencia de algo que consideraba importante como parte de su legado. Ojalá que ese fervoroso llamado de Amaro encuentre tierra fértil en más asociados nuestros y podamos seguir haciendo camino en esa vocación de amistad que nos dejó como ejemplo, nuestro querido e inolvidable amigo Amaro.