Viajan en vuelos directos desde el sur hacia Iquique, Antofagasta y Calama:
Aerolínea minera ya transporta a cinco mil pasajeros semanales en medio del auge del sector
“Lo que se ofrece en el mercado ya no da abasto”. Así explica el director de Sinami (Sindicato Interempresa Nacional de Trabajadores de Montaje Industrial, Obras Civiles y Actividades Anexas), Miguel Ángel González, los motivos que llevaron a esta entidad a crear su propia aerolínea a principios de 2012 con una demanda de ocho mil pasajeros al mes. Hoy, la aerolínea transporta a más de cinco mil personas semanalmente de forma gratuita.

“Esto viene a resolver un problema de traslado aéreo que tiene Chile por el boom de la minería. El país no estaba preparado para soportarlo. Además, buscamos entregar condiciones dignas a los trabajadores para que puedan aprovechar mejor sus tiempos de descanso”, cuenta.

En el transcurso de un año, la alta demanda se tradujo en que la empresa aumentara de dos a nueve la flota que les presta servicios, tanto con aviones arrendados (alquila dos aeronaves a la compañía estadounidense Xstra Airways), como con vuelos chárter a través de acuerdos de traslados que tienen con otras aerolíneas. Así, poseen un convenio con DAP -para prestar servicios con dos aviones BAE 147, de 90 pasajeros cada uno- y con PAL, que pone una flota de cinco aviones: tres naves B737-200 y dos B737-300, de 120 y 140 pasajeros, respectivamente. “Son operados por ellos, pero están incorporados a la flota de Sinami”, explica González.

En ellos transportan a mineros asociados al sindicato y que viven desde la V Región al sur (incluido Santiago) para trasladarlos en vuelos directos a Calama, Antofagasta e Iquique.

La mayor cantidad de vuelos se concentra entre Santiago e Iquique y Calama. Destaca que a muchos de los mineros penquistas se les acortó el viaje de 36 horas en bus a solo 2:15 horas en avión.
Para arrendar los aviones, el sindicato contactó a Río Baker -firma dedicada al transporte aéreo de carga chilena- con la que creó una sociedad en partes iguales. “Río Baker hace las inversiones, por lo tanto, cualquier utilidad que pudiese haber es para ellos”, precisa. Por su parte, debido a los convenios colectivos, las mineras son las responsables de costear los pasajes aéreos de los trabajadores de faena.
(El Mecurio, 21.06.2013)
En seis años, aeronaves premium aumentaron en 38%:

Aviación ejecutiva en ascenso por crecimiento económico y minería
Comenzaron a ganar terreno -o cielo- a mediados de 2005, cuando aún eran un lujo para muy pocos. Pero el crecimiento económico provocó un auténtico boom , como un dominó: el auge minero y de industrias como la del salmón, sumado al mayor poder adquisitivo de los chilenos, provocó un incrementó en la cantidad de pasajeros transportados por las líneas aéreas comerciales; esto, a su vez, colapsó los aeropuertos y demoró los servicios.

Así, los ejecutivos de grandes empresas, necesitados de comodidad, rapidez y puntualidad, comenzaron a hacer cada vez más frecuentes los viajes en pequeños aviones de lujo entre Santiago y zonas como Antofagasta o Puerto Montt.

Con ese telón de fondo, es comprensible que en solo seis años estas aeronaves “premium” pasaran de 37 en 2006 a 51 en mayo de este año, lo que representa un aumento de 38%, según cifras de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Correlativamente, las licencias para pilotos privados pasaron de 1.692 a 1.802 en el mismo periodo.

“Esto se debe a múltiples factores, relacionados con el crecimiento del país, y se relaciona con un aumento en toda la industria aérea, sobre todo en el mercado doméstico, que aumenta más que el internacional. Si se mira la geografía del país y los polos productivos, como la minería y el sector pesquero, se ubican en zonas distantes de Santiago. Eso exige mayores niveles de conectividad, lo que muestra que esta industria va a seguir creciendo a futuro”, afirma Jorge Frei, abogado especialista en aeronáutica y ex secretario de la Junta de Aeronáutica Civil (JAC).

Entre las ventajas que empujan el mercado de los aviones ejecutivos está la rapidez del servicio. Los clientes no tardan más de 20 minutos en salir del aeropuerto y se olvidan de las filas, counters o esperas por el equipaje. Además, a bordo de las aeronaves tienen servicio personalizado que los provee hasta de teléfonos satelitales. Por este tipo de prestaciones pueden pagar desde $5 millones por servicio.

Carlos Riederer, gerente de ventas de Aerocardal -la empresa líder de este mercado en la región-, dice que a través de sus aviones “vienen banqueros y empresarios de la minería, energía y la pesca, a buscar inversiones” que buscan comodidad, seguridad y privacidad. Lo mismo ocurre en otra firma del rubro, Aviasur. Su gerente general, Jorge Porras, señala que sus clientes son principalmente ejecutivos que necesitan maximizar el uso de su tiempo: “Las rutas y horarios se adaptan al cliente y no al revés, como ocurre en la aviación comercial”.

Estas empresas hacen cerca de siete vuelos mensuales cada una, y el aumento de la demanda los está obligando a ampliar sus instalaciones: en Aviasur harán crecer en un 30% la superficie de los hangares, mientras que en Aerocardal aumentarán los metros cuadrados construidos en un 48%, con una inversión que alcanza los US$ 6 millones.

AGENCIAS
Otro negocio en boga es el de las agencias de aeronaves de lujo. Terra Air es una de las principales y según explica su gerente de Ventas, Juan Alberto Valcárcel, han crecido 60% en tres años.
(El Mercurio, 15.06.2013)

Durante este año: Aerocardal invertirá US$ 16 millones en aviones e instalaciones
Infraestructura y nuevas aeronaves contempla para este año el plan de inversiones de la compañía de vuelos privados perteneciente a la familia Kaufmann, Aerocardal. A estas ampliaciones de su negocio la firma destinará unos US$ 16 millones.

El gerente general de la entidad, Ricardo Real, explica que del monto total, US$ 2 millones se destinarán a una plataforma para estacionar las aeronaves, lo que les permitirá operar con aviones de mayor tonelaje.

Además, desembolsarán US$ 1 millón al rediseño del terminal privado FBO en Pudahuel. Harán un edificio de dos pisos que contará con cuatro counter para pasajeros nacionales y dos para internacionales. También destinarán US$ 400 mil para la realización de un nuevo hangar e instalaciones de mantenimiento.

También destinarán US$ 500 mil a un centro de almacenamiento de combustible, que les permitirá acumular 170 mil litros. Real explica que esto les generará eficiencia y acceso a mejores precios. “Una buena compra te puede significar un 5% o 7% de ahorro con respecto a una adquisición directa a un proveedor de aeropuerto”, dice el ejecutivo.

gulfstreamPero el mayor monto se destinará a la compra de dos nuevas aeronaves: un Gulfstream G150 o un Embraer Phenom 300, y un Dornier Do 228. Cualquiera de las dos primeras alternativas tiene una capacidad para ocho pasajeros y cuesta US$ 9 millones, mientras que la segunda, para 19 pasajeros, cuesta US$ 3 millones. Aerocardal cuenta con 10 aviones y cuatro helicópteros.

Invertirán US$ 500 mil en un centro de almacenamiento de combustible

(El Mercurio, 29.05.2013)

Categories: Noticias

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *