“Si Dios no construye la casa, en vano se afanan los albañiles” (Salmo 127)

La reciente inquietud por celebrar la conmemoración de un nuevo aniversario de la fecha de  inauguración de la Base de Mantenimiento de Lan Chile (15 Noviembre 1991) – a más de 20 años de su inauguración – , nos ha movido a hurgar en la historia del proceso de su diseño y de su construcción.

 

ingeniero1

Nuestro especial reconocimiento y gratitud a don Carlos Jouanne Bustos, ingeniero Jefe de Proyecto de la Base de Mantenimiento (1987-1891) de Lan Chile, hoy LATAM. Gracias a él estamos en condiciones de ofrecer a nuestros lectores detalles olvidados de ese, -para su época-, magno proyecto de la infraestructura de mantenimiento de aeronaves en nuestro país. Carlos Jouanne recuerda con cariño y particular emoción su participación en ese proyecto, al punto de reconocer que fue una de sus “criaturas” de mayor relieve. Suele referirse a la Base como a su “niño”, como ese niño –tan cercano a él, uno de sus nietos- que lo acompañó de vez en cuando durante las faenas.

La mención del Salmo 127 no es un asunto de beatería sino el testimonio de una profunda fe que, en toda obra humana, ve las manos de Dios.

Tampoco el depósito de una pequeña “Cruz de la Unidad” al fondo de la excavación antes del inicio del depósito del material de relleno para las fundaciones, fue el simple entierro de un amuleto. Fue un acto de recogimiento acompañado por todos los trabajadores y que, de alguna manera, elevaba espiritualmente el sentido de una construcción que albergaría – para restañar sus heridas – esas máquinas voladoras que literalmente, “unen el cielo y la tierra” a lo largo de sus vidas.

ingeniero2

Durante la Presidencia de don Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958) ya se había manifestado la preocupación por la limitada capacidad que tendría el aeropuerto de Los Cerrillos para recibir los grandes aviones jet, con el riesgo de dejar al país fuera de las rutas mundiales. La inquietud sin embargo no pasó mas allá del nombramiento de una comisión en 1956, para estudiar todos los aspectos relacionados con la construcción de un moderno aeródromo en la capital. La primera propuesta pública para las obras básicas del nuevo aeropuerto de Pudahuel – tales como despeje de terrenos, movimientos de tierra y drenaje para aguas subterráneas – se materializaría recién en 1961 durante el gobierno del Presidente Jorge Alessandri R., después de haber dado aprobación al proyecto de su construcción. El aeropuerto sería inaugurado por el Presidente Eduardo Frei M. en el año 1967 iniciándose con ello el paulatino traslado de las operaciones de Lan desde Los Cerrillos a Pudahuel, pero sin resolver el grave problema de la radicación en Los Cerrillos de toda la infraestructura mayor de mantenimiento de la empresa.

Con el inicio de la construcción del Aeropuerto “Arturo Merino Benítez” en Pudahuel, Lan  Chile se vio obligada a agilizar la planificación del traslado tanto de sus operaciones como la de sus instalaciones a ese lugar. Tras la postergación y modificación de sucesivos proyectos, el Directorio de la empresa (ya como Lan S.A.) – durante la Presidencia de Patricio Sepúlveda C. – decidió en 1986 someter un proyecto a la consideración de Odeplan y el Ministerio de Hacienda para su aprobación e inversiones iniciales. Este proyecto significó desechar todas las alternativas previamente consideradas, aceptándose las actualizaciones presentadas por Fluor Daniel Chile S.A. y según  las cuales se daría inicio a la construcción.

Paro nada de esto habría sido posible sin haberse llegado previamente a un acuerdo entre Lan Chile S.A y el Fisco. No era justo ni lógico que una empresa pionera de la aviación nacional, con una trayectoria a esa fecha de más de 60 años y con una acumulación patrimonial importante e irremplazable en Los Cerrillos, tuviera que partir de cero por el traslado forzoso de su infraestructura a Pudahuel.  Consciente de esta situación, el Fisco compensó la pérdida de sus instalaciones en Los Cerrillos con un terreno de 89.0000 m2 en Pudahuel. Este terreno no estaría bajo el régimen de concesión aeroportuaria sino sería de propiedad de Lan S.A. Esta solución, inédita por cierto, no contó con el beneplácito del Jefe del Aeropuerto “Arturo Merino B.” de la época, quien se dedicó a hostilizar permanentemente a la empresa con odiosas disposiciones de confinamiento estricto a los límites de su propiedad. Llegó a tal grado este asunto que el Ingeniero Jouanne – con o sin sustento legal – invocó la “Ley de la Servidumbre de Ala”. Este concepto logró imponerse al criterio de la D.G.A.C, que estimaba que ni la cola ni las alas podían sobresalir del límite del terreno de propiedad de Lan. Así se pudo resolver la situación, especialmente en el caso de una reja demasiado alta en uno de los costados del terreno de Lan que restringía el normal estacionamiento de los aviones de la empresa. Felizmente con el tiempo se restableció un clima de buena vecindad con la DGAC.

En 1966 durante la Presidencia de Eric Campaña LAN, se había propuestoun plan importante de renovación y modernización de su flota para reemplazar la operación de los DC-3, DC-6 y Caravelle. Esta expansión con diversos ritmos, según las condiciones que le tocó vivir a Lan como empresa del Estado a partir de 1970, implicaría incorporar sucesivamente aviones cada vez de mayor capacidad y complejidad técnica: B-707, B-727, B-737, DC-10 y en 1986 los B-767. Si bien algunos servicios como Control Vuelo se trasladarían definitivamente a Pudahuel en 1972, las facilidades de Mantenimiento serían sólo instalaciones muy precarias, manteniéndose el grueso en Los Cerrillos. Los aviones de la empresa se  mantenían y reparaban en Pudahuel ,prácticamente a la intemperie en dos pequeños galpones llamados, uno  “la capilla” y el otro “la catedral”. En la capilla se podía guarecer la nariz de un B-707 y en la catedral su empenaje.

instalacionesmantenimiento

Las precarias instalaciones de mantenimiento en Pudahuel previas al desarrollo de la nueva Base de Mantenimiento (1987-1991), con la “catedral” y la “capilla”.

Ese fue el panorama con que se encontró el Ingeniero Carlos Jouanne al asumir, el 11 de Febrero de 1987 – día de la Virgen de Lourdes – como Director del Proyecto Base de Mantenimiento LAN CHILE. Lo recibe en LAN, Jennifer Wallis, secretaria de Gerente de Ingeniería Eduardo Del Campo, quien sería su jefe. Quedó instalado en el 7° piso de Huérfanos 757 (1) a la espera del regreso desde USA del arquitecto Julio Ibáñez, quien había mantenido la continuidad de las diversas etapas anteriores del proyecto.

De aquellos días Carlos Jouanne hace el siguiente recuerdo:
“Las diversas etapas del proyecto y sus múltiples modificaciones habían sido elaboradas por CADE-IDP pero no eran mucho más que documentos obsoletos. Finalmente me presentaron “el”  proyecto que había sido recientemente aprobado por el Ministerio de Hacienda: Consistía en 3 láminas… sin memoria explicativa alguna…, y que fue evaluado por una firma auditora de contabilidad… en US$3.000.000. Casi me morí…! Semejante “proyecto” no admite más comentarios que decir;  eso no era ni medianamente un pre-proyecto de ingeniería. Desde luego, se trataba de un hangar para un avión B-707, avión que en el mundo ya estaba por terminar su vida útil. Así lo hice saber a Patricio (Sepúlveda), diciéndole que yo me negaba a desarrollar un proyecto que nacía obsoleto. Nombró entonces a una comisión técnica de apoyo, luego de darme su espaldarazo muchas veces, repitiendo: “Échale para adelante que lo estás haciendo muy bien…”. Comencé así por recopilar todos los antecedentes que permitieran llegar a una definición conceptual de las necesidades de la empresa y el tamaño de las obras a realizar. Hecha esta etapa, se llamó a una licitación a empresas de ingeniería que pudieran desarrollar el proyecto. En Agosto de 1987, se firmó el contrato con la elegida, Fluor Daniels (Chile), Inc. Uno de los puntos positivos de su curriculum, fue la inclusión del Ingeniero Mr. Ronald Taylor, especialista inglés de fama mundial en el diseño de hangares en diversos países.”

En resumen el proyecto final aprobado significaría una inversión total de algo más de US$ 16 millones, de la cual la construcción representó US$ 9.9 millones. Los principales contratistas fueron: Constructora Tecsa (73 %), Socometal (7,4 %), Constructora BDS (4,6 %), Constructora Emanor (3,2 %) y Constructora lngevec (2,4 %). Secundó al ingeniero Joauanne, el arquitecto Cayo César Riquelme V. El diseño comprendería fundamentalmente 2 grandes edificios de acero: El primero destinado a talleres, almacenes y oficinas (Edificio TAO) con una superficie en planta de 4.200 mt2, más 3.100 en segundo piso. El segundo es el hangar con 5.076 mt2 en planta más 1.060 mt2 en una mezzanina. Estos dos edificios están separados por una calle techada de servicio de 7.50 mt de ancho. Su objeto fundamental es seguridad contra incendios, aislando ambos edificios. Hay también un edificio menor de servicios de 250 mt2 donde se ubica la subestación eléctrica, el centro de distribución eléctrica, compresores, calderas de calefacción y aguas calientes y bombas de presión para los sistemas de combate de incendio incluye un estanque subterráneo para 329 mt3 de agua para esa emergencia. Sumando otros edificios auxiliares se llega a una edificación total de más de 15.000 mt2.

inaguracionfaenas

Inauguración de faenas. Al fondo de izquierda a derecha el Alcalde de Pudahuel  Patricio Melero, Presidente de Lan Patricio Sepúlveda, Director nacional de aeropuertos Carlos Bächler,  Secretario general de Lan Mario Gamarra. Junto a la mesa y la Cruz de la Unidad, el Ingeniero Carlos Jouanne.

Continúa recordando Carlos Jouanne:
“A mi General … no le gustaban las primeras piedras. Así, en Septiembre de 1988 tuvimos directamente la ceremonia de Iniciación de Faenas de la Base. La empresa B. D. S. (Brotec de aquella época) obtuvo el contrato de construcción de fundaciones. Asistieron a la ceremonia el Presidente de LAN Patricio Sepúlveda, el Alcalde de Pudahuel Patricio Melero, el Párroco de Pudahuel y otros ejecutivos de LAN. Frente a ellos, una mesa donde estaban el agua bendita, cascos para simbolizar faena, y una pequeña cruz cobriza, la Cruz de la Unidad.

 

cruz

Muchos años habían pasado desde mi alejamiento del Movimiento de Schoenstatt pero nunca dejé de vincularme, al menos quizás una vez al año, con nuestro Santuario Cenáculo de Bellavista. Cuando se planeó esta ceremonia, pensé en la trascendencia de la obra en que la Providencia me había metido y partí a comprar esa cruz – que es Cristo – la roca firme de fundación. El Padre bendijo la cruz y los cascos que se regalaron a los asistentes; luego un bulldozer comenzó su trabajo de excavación y carguío a un camión. La pequeña cruz se fue a mi oficina y en mi escritorio se movía como pisapapeles de un documento a otro. Siempre la apretaba en mi mano cada vez que miraba el “plano” que había puesto frente a mí con el Salmo 127: “Si el Señor no construye la casa, en vano se afanan  los albañiles…”

*********************************************************************************************************

(1) El sábado 24 de Mayo de 1975 se efectuó el último vuelo de Lan desde el aeropuerto de Los Cerrillos. A las 10 AM despegó el HS 748 efectuando el vuelo Nº 261 con destino Pto. Montt y escalas en Concepción , Temuco y Valdivia. Con ello el Presidente de la empresa General (R) Germán Stuardo logró concentrar todas las operaciones aéreas en el aeropuerto de Pudahuel.

(2) Cuando comenzó el éxodo de las oficinas administrativas de Lan en Los Cerrillos, su primer domicilio fue en Huérfanos 757 y luego en Estado 10

basemantenimientoactualizacion

Durante la permanencia en Huérfanos 757, Lan inauguró en el subterráneo de ese mismo edificio, la “Galería de la Aeronavegación, el Turismo y el Espacio” en paralelo con el 60º aniversario de la empresa (5 de marzo 1989). La idea era reunir en ese lugar todo el pasado heroico y glorioso de los pioneros de la aviación comercial chilena. Entre los que concurrieron a la ceremonia estaban entre otros el coronel Sr. Guillermo Letelier, Ministro Vicepresidente de CORFO, el General de Aviación, Jaime Lavín, Director de Aeronáutica Civil, la Directora Nacional de Turismo, Margarita Ducci, el alcalde de Santiago Máximo Honorato y la alcaldesa de Providencia, Carmen Grez. Patricio Sepúlveda, Presidente de LAN Chile, cortó la cinta y el Director del Hogar de Cristo, Padre Renato Poblete, bendijo la nueva instalación. Un grupo de auxiliares de vuelo y sobrecargos hizo una presentación de los uniformes de LAN Chile.

.

monedalan1 monedalan2  

En la reunión, el Presidente de LAN Sr. Patricio Sepúlveda, hizo entrega de medallas conmemorativas de los 60 años de la LAN Chile (1929-1989).

Desgraciadamente este verdadero Museo de Lan tuvo una efímera existencia y desapareció con las sucesivas mudanzas posteriores.

No se conoce el paradero del valioso patrimonio histórico que,  gracias especialmente a don Alfonso Cuadrado Merino, se había logrado reunir.