La privatización de Lan significó que el ingeniero Carlos Jouanne tuviera que tratar con tres Presidentes de Lan distintos. A Patricio Sepúlveda sucedería Guillermo Carey y a éste, José Luis Moure. Felizmente nunca recibió la menor objeción a todo lo obrado en el desarrollo y edificación del Proyecto. También contó siempre con el apoyo de la Gerencia de Finanzas, especialmente de Andrés Munita que permitió disponer oportunamente de los fondos necesarios para el normal avance de las obras, salvo en 1990, cuando hubo que disminuir el ritmo de las faenas, pero sin nunca detenerse.

Con el inicio de las faenas quedarían en evidencia las difíciles características del terreno de Pudahuel. Sobre una pomacita de origen volcánico y que aflora en algunos lugares, se formó ahí una laguna cuyos sedimentos no se depositaron en capas homogéneas sino, erráticas, donde predominan limos arenosos, algún material de arrastre fluvial pero también bolsones de arcillas orgánicas. Hubo necesidad de retirar el suelo natural hasta una profundidad de 6 mt. Se colocó un geotextil  sobre el suelo excavado estableciéndose una alfombra filtrante con material pétreo adecuado, luego otra capa de geotextil  y, a continuación, se rellenó con pomacita bajo un estricto control del cumplimiento del diseño. Alcanzado el nivel del terreno natural, se excavaron las fundaciones.

basedemantenimiento1 basedemantenimiento2 

 Carlos Jouanne recuerda de esa época:
“El proyecto avanzaba rápido de acuerdo al programa. A principios de 1988 me trasladé a Pudahuel a lo que serían las oficinas de Instalación de Faenas e Inspección, una sobria construcción prefabricada en madera que prestaría útiles y largos servicios a Lan. Quedó ubicada “allá lejos”, cerca de lo que hoy es la esquina NE del Hangar. Me llamaron “el llanero solitario”, allá en su “casita en la pradera”… Se sucedieron algunos viajes a Europa para visitar instalaciones, principalmente de Lufthansa y de British Airways. En uno de ellos, en reunión con Mr. Taylor en Londres, debí rechazar la solución de placa de techo del hangar que llevó Fluor, diseñada por uno de sus ingenieros estructurales que no había entendido las indicaciones de Ron Taylor. Sobre la marcha, escribí una orden de trabajo manuscrita al Mr. Taylor, quien en no más de 20 días, desarrolló la maravillosa solución que se construyó. Es necesario destacar que esta placa estereométrica, tiene 5.000m2 de superficie con sólo 4 apoyos y pesa algo menos de 20Kg. promedio por metro cuadrado…! Está formada por 81 pirámides montadas en posición invertida, de base cuadrada. Cada una mide 7.50 x 7.50 m. en sus diagonales por 3,875 m. de alto. La placa, por belleza, peso y características, ha sido elogiada por los más prestigiosos calculistas chilenos que fueron invitados a conocerla. Se diseñó además con una capacidad de carga de 10 ton en cualquiera de sus nudos con el objeto de ser capaz de soportar la instalación de una grúa.

basedemantenimiento3

 El hangar tiene una planta cuadrada de 71,25m con capacidad para atender simultáneamente un B747-200 y dos B737-300.”

“El recubrimiento exterior  de todos los edificios está hecho en Instapanel fabricado en Galvalume. Este material de gran belleza confiere seguridad contra la corrosión y una buena aislación contra las temperaturas extremas por su contenido de aluminio. El Hangar tiene una excelente iluminación diurna – lo mismo que la calle interior techada – gracias a sus grandes ventanales de policarbonato en planchas de doble faz que confieren una buena aislación contra las variaciones de temperatura. El material tiene una garantía de 10 años contra la acción ultravioleta y su degradación al amarillo. El techo del Hangar tiene bajo el Instapanel, una capa de material aislante  de lana mineral y aluminio que evitan la condensación de humedades en el acero y su goteo”

basedemantenimiento4

basedemantenimiento5

Detalle de la placa estereométrica del hangar

En cuanto a los tijerales Carlos Jouanne recuerda:
“Importante fue la Fiesta de Tijerales de la Base, cuando se terminaba el edificio TAO (Talleres, Almacenes, Oficinas). Recuerdo la alegría de Patricio Sepúlveda, los Directores y los Ejecutivos en esa estupenda jornada con todo el personal de construcción. Nunca había visto algo mejor que lo ofrecido por Lan, en esta tradicional celebración de la construcción chilena. También fue muy emotiva la colocación de la bandera chilena en lo más alto del Hangar. Esa acción, en tantas faenas repetida, dio origen en sus tiempos al poema de Víctor Domingo Silva “Al pié de mi bandera”…  Conservo los restos de la bandera como un trofeo admirable, después de haber flameado a todo viento durante 6 meses a 30 metros de altura.”

Yo no sé cuándo es más grande la Bandera:
si en el campo de batalla,
inflamada por relámpagos de cólera guerrera
y deshecha por el plomo y la metralla,
o en lo alto tijeral del edificio
y donde es como un heraldo de alegría
que levanta, en plena urbe, su armazón,
porque no se ha consumado el sacrificio
del que rige, con heroica bizarría,
el compás de su martillo por el ritmo del pulmón.
(10ª estrofa de “Al pie de la Bandera” de Víctor Domingo Silva)

basedemantenimiento6

“El 18 de Julio de 1990 procedimos al izamiento de la viga frontal principal del Hangar. La viga tenía 74,86 m. de largo, 6,36 m. de alto, 3,61 m. de ancho y pesaba 45 toneladas. Eduardo Meza, Jefe de Montajes TECSA, se lució en poco más de 3 horas con una faena impecable. Posteriormente se la terminó, agregándole las colas de estacionamiento para las puertas abiertas.”

basedemantenimiento7 “Una de las faenas más hermosas fue el izamiento de las puertas del Hangar. Sus 6 hojas de 12 toneladas cada una fueron armadas en el suelo e izadas según el patrón que yo había observado en Escocia. Una notable fotografía se publicó en la portada del Boletín N°220 de la Cámara Chilena de la Construcción (Mayo de 1991), seguida de una monografía del Proyecto que preparé para el número siguiente.” basedemantenimiento8

“También fue fantástico todo el diseño y montaje de las gigantescas letras que – una a una – se fueron izando para formar el nombre LanChile del antiguo logo. Las mayúsculas medían más de 7 metros de alto y se instalaron en el frontis del Hangar. Se leían desde la carretera.”

 

 

 

“Todo el costado oriente del Hangar, con sus 71,25m de frente y 21.5 mt de altura se abre para permitir la entrada de los aviones. Aquí se ubican sus inmensas puertas fabricadas por Esavian en Inglaterra, que se componen de seis hojas que se abren tres a cada lado. Cada hoja pesa algo más de 15 ton y mide 11.90 x 21.50 mt. Cada conjunto está conectado mecánicamente en cascada y es accionado por dos moto-reductores eléctricos. Las puertas están recubiertas por planchas de policarbonato como las ya descritas, contribuyendo así a la iluminación interior. La viga frontal sobre las puertas hace de guía y recibe los esfuerzos horizontales que ellas entregan.”

“Había un problema de mantenimiento de la iluminación del Hangar: ¿cómo cambiar una lámpara a 23 metros de altura? ¿Y qué pasaba si a un avión a punto de salir le fallaba la luz de cola? Con esta última pregunta decidí negociar con Carlos Müller (Gerente de Mantenimiento) y comprar “en medias” – sólo así se justificaba – el elevador Marklift, que ha resultado una estupenda herramienta después de 12 años de uso intenso.”

“Bastante dramatismo tuvo el accidente provocado desde la Planta de Agua de la DGAC. Cierto día, se rompió un ramal de la línea de agua del anillo de protección de incendio del Hangar. Fue tan grande la potencia del agua que levantó y destruyó unos 200m2 de losa de pavimento de 33 cm. inundando luego una gran superficie de la losa de estacionamiento frente al Hangar. De inmediato el constructor TECSA comenzó la costosa y difícil reparación, para lo cual fue necesario excavar un túnel a través del cual se llegó a la zona destruida de la matriz. La investigación del accidente fue hecha por DICTUC y la conclusión fue que no hubo falla de materiales ni de construcción, sino falla de operación en la vieja Planta de Agua de la DGAC, donde ocurrió un golpe de ariete – fenómeno hidráulico muy peligroso –  transmitido por las matrices y que produjo la falla de material a lo largo de 80 cm. de pared en una matriz de 300mm de diámetro. Este accidente me llevó algún tiempo después a proponer al Directorio, una asociación con la DGAC para llevar la Planta a un nuevo lugar fuera del Aeropuerto, más allá del cabezal norte de la pista. Esto hubiera permitido adicionalmente, que los terrenos de la Planta de Agua hubieran quedado disponibles para una concesión a LAN… Desgraciadamente esta idea no prosperó.”

“Y llegó 1991. Ya Lan era sociedad anónima y tenía nuevo directorio. Llegaron los tiempos de inauguración. Se organizó la gran fiesta del Big Bang a la que concurriría toda la Compañía. Estuve a punto de quedarme afuera pues los invitados eran todos los empleados y sus cónyuges, y yo no lo era … (era “profesional a honorarios”). Una llamada a última hora del Presidente José Luis Moure resolvió el problema. Fue emocionante ver esa noche a todos vestidos con un polerón blanco con el Bing Bang y el nombre de Lan Chile: Era el lanzamiento de la Compañía hacia una nueva era.”.

basedemantenimiento9

“La sorpresa me llegó cuando después de la comida, me llama José Luis Moure al escenario y en un emocionante discurso, como homenaje de toda la Compañía, me entregó un hermoso galvano “en reconocimiento a la entrega, profesionalismo y entusiasmo puestos en la construcción de la Base de Mantenimiento de Lan Chile”

“Vendría después – el Viernes 18 de Noviembre de 1991 – la inauguración oficial con el Presidente de la República, Sr. Patricio Aylwyn, Ministros y otras autoridades. La bendición de la Base la dio el Arzobispo Carlos Oviedo. En sus hermosas palabras  hizo mención a las obras construidas sobre la roca que es Cristo, aludiendo a la Cruz de la Unidad. Pero para mí lo más emocionante fue cuando durante la celebración, se me acercó un señor y me preguntó si yo era el Rey Arturo… (¿….?!). “Sí – me dijo – soy un antiguo ingeniero de Lan. Vivo en Rancagua y esta mañana casi morí de emoción cuando vi en el diario la enorme fotografía desplegada con un B767 dentro del Hangar. Me vine inmediatamente a Santiago y aquí estoy para felicitarlo. En mis tiempos, tantas veces tuvimos la frustración de una Base que no se construía, que decíamos que sólo el Rey Arturo podría construirla….”

basedemantenimiento10

En esos mismos días, se había anunciado poner término a la concesión de los terrenos del costado oriente donde estaban oficinas – que se fueron al TAO – diversos talleres de mantenimiento de vehículos auxiliares, lockers de mecánicos y la “capilla “y la “catedral”. Pero nadie había dicho qué hacer para reemplazar esas instalaciones, de modo que sin mayores trámites, me “cayó” este trabajo. Rápidamente se hizo el proyecto, se compraron las estructuras y se construyeron en el sector nor-oriente de nuestra propiedad, mientras se desarmaban para vender o rearmar esas estructuras. Mi “casita en la pradera” fue reubicada y destinada para servicios auxiliares mientras yo dejaba mis funciones de Director, luego de hacer entrega de mi cargo a la Gerencia General de la Compañía en 1992.

basedemantenimiento11
De izquierda a derecha: José Luis Moure, Presidente de Lan; Patricio Aylwin, Presidente de la República; Oscar Prieto, Gerente de Ingeniería; Carlos Jouanne, Ingeniero Director del proyecto  y Monseñor Carlos Oviedo, Arzobispo de Santiago.

Entre las implementaciones adicionales consideradas en el proyecto cabe mencionar también los pits en  el piso del hangar, donde llegan terminales de todos los fluidos que usa un avión sometido a reparaciones: electricidad en todas sus frecuencias y voltajes y aire comprimido a diferentes presiones. Así se obtiene una rápida conexión con el fluido necesario. El hormigón del piso está protegido contra el ataque de líquidos de los sistemas hidráulicos, mediante un recubrimiento epóxico de muy alta calidad diseñado especialmente por Resin Surfaces Ltd. de Inglaterra.

L a climatización cumple condiciones  muy diferentes según las áreas. En el amplio taller de aviónica, avanzados equipos mantienen temperatura y humedad constantes con mínimos contenidos de polvo en suspensión. Un área especial constituye el Clean Room donde se atienden delicados instrumentos y se efectúan las calibraciones. Todo el diseño y equipamiento de estas zonas ha sido hecho siguiendo la más moderna concepción antiestática. La Base está dotada, además,  de un sistema de detección y combate de incendios muy perfeccionado.  Dependiendo de las áreas amagadas, el fuego se combate con agua, CO2 o espuma química. En el caso del hangar, cuatro monitores automáticos inundan toda su superficie con una capa de 50 cm de espuma en solo 3 minutos.

Resumen de participantes en la construcción d la Base de Mantenimiento de Lan Chile:
Director de Proyecto: Ing. Carlos Jouanne
Proyectista: Fluor Chile S.A.
Arquitecto: Cayo César Riquelme V.
Mecánica de Suelos: Ing. Fernando Martínez
Especialidades:
Sanitaria: INGEPRO
Climas: INTERMA / Termosistemas
Sistemas de Detección y Control de Incendios: Ing. Dietrich Angerstein
Construcción: EC TECSA, BDS, INGEVEC, EMANOR, CON-PAX
Inspecciones de Suelos, hormigones y Estructuras: DICTUC
Administración de Contratos: Fluor Daniel Chile SA/MN Ingenieros