No sospechábamos que nuestra Asamblea de Abril pasado sería la última para Klaus.

No sospechábamos que nuestra Asamblea de Abril pasado sería la última para Klaus.

Quien fuera un apasionado aviador y navegante, por cielo y por mar, fue incinerado hoy en el Cementerio de Playa Ancha de Valparaíso. Nuestras condolencias a su familia, en particular a sus hijas Elke y Alexa Reinarz Cabrera.
Klaus había finalmente fijado su residencia en Quilpué, tal vez ya algo cansado de su calidad un poco de “trotamundos” por los aires y por los mares.
Klaus ingresado a Lan en 1963, desempeñándose como piloto durante dos períodos: primero entre 1963 y 1973 y luego volvió entre 1975 y 1980.
Tempranamente se destaca en el Círculo de Pilotos como un miembro “por su espíritu de cooperación y sentido de ubicación”.

Atraído por el tipo de vuelo más exigente de la zona sur, integra el “Regional Pto. Montt “entre los años 1968 y 1970, donde comparte entre otros con los Capitanes Samuel Saavedra, Francisco Rosenthal, Gastón Eglinton y Roberto Anguita. Casualmente fue en ese período, el día 8 de abril de 1968, efectuando el vuelo LAN 680 entre Coyhaique y Pto. Montt, cuando avista el avión de Ladeco que cerca de las 5 PM se estrellaría en el Monte Emperador Guillermo (al N de Coyhaique) por desprendimiento de su ala derecha.

Pero nuestros pilotos en el Regional tampoco estaban muy felices con las condiciones de mantenimiento de los DC-3 de Lan operando en la zona. Y las quejas de los pilotos , avaladas por los Capitanes Rosenthal, Olivares y Reinarz llegaron al Círculo de Pilotos cuyo Presidente dio cuenta de ello: “Estos antecedentes se refieren, específicamente, a la mala condición del material DC3 usado en la zona, al deplorable estado de la infraestructura terrestre en la región, a la deficiencia del Servicio Meteorológico y a las condiciones personales de los pilotos allí basados algunos de los cuales han llegado a un franca situación de quiebre físico y espiritual. Esta situación preocupa hondamente al Directorio porque el producto de los antecedentes mencionados representa una situación de peligro potencial. El mal estado del material de vuelo se confirmó con un alto número de fallas en vuelo y en tierra y con la opinión del Sr. Gerente de Ingeniería, Sr. Hofer, quien calificó la situación existente como grave”.

El caso más doloroso se produciría el 5 Diciembre 1969 cuando al despegar de El Tepual el  DC-3 N° 215 CC-CBY se accidenta por armado erróneo del control de los alerones causando graves heridas al Capitán Anguita.

Klaus volvería a Santiago para volar, por un tiempo, como Capitán en las rutas del bimotor turbohélice Avro HS 748, para luego decidir a operar como Capitán de una pequeña  Línea Aérea en el norte de Alemania. Insatisfecho, tal vez, decide “volver al redil” en 1975. Klaus relata este regreso en CRONICAS de esta página web (15.02.2008 – “Si y No – De una carta a mi compadre”).
En 1983 se incorpora a la Asociación de Pilotos en Retiro de Lan Chile. Ya a esas alturas había diversificado sus intereses e hizo un tiempo de empresario y operador de turismo en la zona de Pto. Montt, sin dejar de mantener un ojo avizor a “trabajitos” en aviación.

klaus2

klaus3

Lo vemos entusiasmado en 1982 al darse la posibilidad de volar los Catalinas PBY de Aeroservicios Parrague en faenas estacionales de apagar incendios en Chile y en España. Una de esas misiones lo lleva en 1988 a compartir con Claudio Rosenbaum, también asociado nuestro,  una travesía – de 15 días! – en uno de esos Catalinas PBY con las siguientes escalas: Mendoza, Asunción, Río Grande do Sul, Brasilia, Recife, Isla Fernando de Noronha, Dakar (tras unas 20 horas de vuelo…!), Las Palmas de Gran Canaria, para llegar finalmente a Cuatro Vientos en Madrid.

A pesar de su agitada vida y su nuevo amor y pasión (su yate “Dulcinea”) siempre se mantuvo en contacto con sus colegas pilotos retirados, haciéndose representar por poder en nuestras asambleas cuando se encontraba ausente, … volando o … navegando en su “Dulcinea”!

Nos será difícil olvidar al estimado asociado, amigo y colega Klaus Reinarz! Nos consolará saber que desde la última morada de sus cenizas estará gozando, en eterna felicidad, la cercanía de su querido cielo y de su querido mar.

Categories: Obituario

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *