Con profundo pesar adherimos al dolor de la familia de Álvaro, particularmente de Marta y familia. Los insondables designios de Dios nos suelen enfrentar con situaciones que superan la capacidad de comprensión humana. Viajaba regularmente desde Algarrobo para compartir con sus colegas y amigos momentos de franca alegría y camaradería. Su ausencia será una herida profunda en el ánimo de todos ellos.

 

Ver también en nuestra sección ALMA MATER – Curso 1957.

 

 

 

 

 

 

*

En nombre del Directorio de nuestra  Asociación de Pilotos Lan en Retiro despidió a Álvaro el asociado Mario Bravo (por problemas de movilidad no pudo hacerlo personalmente nuestro Presidente Renato Besoain, también presente):                                

“A nombre de la Asociación de Pilotos en Retiro de línea Aérea Nacional, vengo a despedir los restos de nuestro colega y amigo Álvaro Guzmán Salinas.    Nos conocimos en 1964 cuando ingresamos al curso para copilotos de LAN CHILE.  Al terminar el curso ya éramos todos amigos y él ocupó la primera antigüedad del grupo, lugar que mantuvo durante toda su carrera en LAN.   Fue instructor de todos los aviones que él voló en LAN,  lo que hizo que la DGAC lo contratara como Piloto Inspector de Transporte Público una vez que jubiló en LAN.  En toda su carrera como Piloto, tanto en LAN como en la DGAC, dejó su impronta de hombre

Íntegro y fiel a sus principios de honorabilidad y honradez profesional. 

Siempre fue un ejemplo para sus alumnos  y  para todo el Cuerpo de Pilotos.  Los que tuvimos la suerte de ser considerados sus amigos,  pudimos aquilatar en toda su dimensión, su afecto y su entrega, abierta y  llena de afabilidad, no solamente hacia nosotros, sino hacia todos los miembros de nuestras familias.  Su partida nos deja estupefactos  y nos cuesta entender  que ya no lo tenemos.    Ojalá el tiempo,   que todo lo cura,  nos ayude a tratar de vivir sin su presencia, porque su esencia

siempre seguirá con nosotros.   Álvaro,   que  éste,  tu último vuelo,   te lleve al lugar del reposo eterno.   Descansa en paz. “

 

*

 

Nuestro asociado Max Astorga adhiere y quiere recordar a Álvaro enviándonos la foto adjunta:

Vuelo presidencial noviembre 1996. De izq. A der. Alfredo Porras, Álvaro Guzmán, Gustavo Vila, Eduardo Frei R., y Máximo Astorga después

de aterrizar de regreso en Pudahuel (Santiago)

 

*

 

Palabras de despedida de don Sergio Barriga Kreft:

 

“Una vez más, la muerte, ineludible tributo que en vida todos hemos de pagar, nos convoca para despedir a otro de los nuestros. –

Álvaro Guzmán Salinas, aviador de selección, en 1957 cruzó el umbral de esa fragua que es la Escuela de Aviación Capitán Manuel Avalos Prado”, crisol donde cual espadas toledanas, se templan y forjan los espíritus de los oficiales de la Fuerza Aérea de Chile. –

En su corazón llevaba una sola ilusión, ganar sus alas de piloto y con ellas servir a su patria. –

Habiendo superado todas las etapas de la dura vida militar, en diciembre de 1959, próximo a su graduación, orientó sus pasos a la aviación comercial ingresando a la Línea Aérea Nacional. –

Primero en el área de las operaciones terrestres y posteriormente como piloto, donde con el transcurso del tiempo llegó a ser lo que los viejos tercios de la compañía denominaban; “Todo un señor comandante de aeronave”. –

Respetado y apreciado por sus cualidades profesionales y personales, para él también llegó la hora en que por edad reglamentaria debió decir adiós a los aviones. –

Trayectoria iniciada en los viejos y nobles Douglas DC-3 y que diera cima en los Boeing 767.-

Fue entonces que la Dirección General de Aeronáutica Civil lo incorporó a su planta de pilotos inspectores, donde solo acceden los más capaces. –

Es que ser piloto inspector de transporte público no es cosa fácil. –

Al decir de muchos pilotos comerciales, ser sometido a examen bajo su mirada atenta y exigente, era algo serio y de mucha responsabilidad. Pero agradable y tranquilizador, atendida su caballerosidad y don de gentes. –

Fue al cumplir su permanencia en la autoridad aeronáutica, que se incorporó a nuestro Club de la Amistad, en cuyo nombre hoy me ha correspondido despedirlo. –

Lugar de encuentro donde nos damos cita los que hemos entregado largos años a la aviación chilena, civil y militar. –

Tras un solo fin, el de cultivar la amistad, compartiendo experiencias, recuerdos y añoranzas. –

Con cuanta alegría lo veíamos asistir a nuestros almuerzos mensuales, donde se reencontró con tantos camaradas de los años idos. –

Pero esta vida llena de imprevistos, depara sorpresas y cuando menos lo esperábamos, Álvaro ha emprendido el postrer vuelo, aquel en que efectivamente se cruza un punto de no retorno, dejándonos como legado su figura de hombre bueno y amigo leal. –

Aquella, que permanecerá en nuestros corazones, hasta que uno a uno vayamos siguiendo por la misma ruta. –

En esta tarde de tristeza profunda, solo nos resta encomendar su alma a Nuestra Señora de Loreto, Patrona de la Aviación, para que a su llegada a los azules horizontes, la coja en sus brazos maternales y lleve a la presencia de Dios, que es Padre y Misericordioso. –

Mi alférez Guzmán, descanse en paz. – “

Santiago, 23 de septiembre de 2018

 

*

 

Comunicado del Sindicato de Pilotos de Lan  Airlines:

 

“Con profundo pesar, queremos informarles del sensible fallecimiento del Cpt. (R) Álvaro Guzmán Salinas. Don Álvaro comenzó su carrera en nuestra compañía en Diciembre de 1964, cuando realizó su primer vuelo como Primer Oficial de Lan Chile. Voló los materiales DC-3, DC-6, Caravelle, Avro HS-748, B-727, B-707, DC-10 y B-767. Sus colegas lo definieron como un “hombre de compromiso y de excelentes cualidades profesionales”.

Capitán, instructor de la compañía prácticamente en todos los materiales descritos y luego durante 7 años como Piloto inspector de la DGAC de Chile. Hoy se va una gran persona, aviador de alma y formador de pilotos, quien contribuyó a nuestro elevando standard profesional, que hoy como Pilotos Chilenos somos reconocidos.

Nuestros pensamientos y sentimientos están con su familia y amigos en este momento de dolor y para quienes quieran acompañar en este minuto de recogimiento”.

*

Adhesión del ex Piloto LAN Sr. Exequiel Sanhueza:

 

“Es difícil intentar levantar la pluma cuando uno se quiere referir a una persona tan querida que ha partido tan tempranamente, pero trataré de enhebrar algunas ideas para dejar un somero pero merecido testimonio de quien fuera el Cap. t Guzman  Salinas

Conocí a Alvaro en  plena juventud, guiándome él con verdadera vocación en esta maravillosa pasión que es el vuelo. Lo conocí como un ser bondadoso, generoso, cauto e íntegro. Luego nos encontramos en Lan y encontré a una persona que se destacaba en lo personal, en lo profesional como piloto y también como Instructor de Vuelo.

Álvaro era un profesional de elite, entregado totalmente a su actividad. Siempre estuvo dispuesto para aceptar las tareas que se le asignaban y siempre las realizaba con entereza, con una entrega sin límites ni condiciones, con elevado profesionalismo, sensatez y con una actitud positiva y proactiva porque sus aportes y comentarios siempre fueron muy bien recibidos.

 Era una persona tremendamente equilibrada que supo encontrar la ecuación perfecta para destinarle el tiempo suficiente a sus actividades de vuelo, a su familia, al estudio y al descanso.

Como Instructor en los simuladores de vuelo, fue muy exigente, y cada sesión era una oda a la enseñanza, siempre claro y preciso, con la palabra justa, y el estímulo adecuado con la finalidad que sus alumnos lograran las metas propuestas. Un verdadero ejemplo que sembró semillas en sus  discípulos, la necesaria para lograr profesionales exitosos. En los entrenamientos y chequeos en ruta, no fue menos exigente, pero con una ecuanimidad a toda prueba.

Álvaro durante toda su vida fue un gran ejemplo como persona, como profesional, como amigo. Tremendamente generoso en todos sus actos de vida, aún en vuelos de rutina, siempre dejaba una generosa enseñanza.

 No puedo dejar de recordar en este momento que, sabiendo él la admiración que yo sentía por la Institución que lo formó como piloto, tuvo la generosidad de regalarme sus dos cuadernos más importantes: el de motores de aviación y el de aerodinámica; este último fue la base de mis clases en nuestra querida y recordada Lan Chile. Esos cuadernos hoy tienen para mí un gran significado.

En estos días un gran y querido Capt. (R), al conocer esta nefasta noticia, me dijo: “Que fugaz todo lo que nos rodea, una verdadera ilusión frágil y que se extingue sin darnos cuenta. Álvaro, era una persona muy buena y de una sensibilidad y empatía exquisita.” Acertadas palabras que comparto plenamente , porque además creo que es el sentir de todos los que lo conocimos.

Alvarito, decidiste planificar tu último y más complejo de todos tus despegues con destino a ese Hub Celestial; al cual llegaremos todos los pilotos algún día y ese será el momento de agradecerte todo lo que nos entregaste.

Querido Capt.  Álvaro Guzmán Salinas, Descansa  en Paz”.