Dentro del plan de adecuación de flota por el derrumbe del tráfico, Delta Air Lines eliminará sus 18 Boeing 777  para fin de año y se prepara para un periodo largo de baja demanda de pasajeros de larga distancia. Serán reemplazados – a medida que la demanda internacional regrese- por los  A330 y A350-900 más eficientes en combustible y más rentables.

También se retiraran del servicio, antes del 1 de  Julio,  los 47 MD-88 y los 29 MD-90. Entre los aviones más antiguos en servicio figuran  seis 767-300ER y nueve 767-400, con una edad promedio de 21 años. Otros 57 B-767 se encuentran entre los 650 aviones que Delta ha desactivado, manteniendo en suspenso su retiro,  según como se presenten  las necesidades futuras de la flota.

Gracias a dejar los aviones en tierra, suspender rutas y dar curso a 14.000 licencias voluntarias de personal, se ha podido reducir el gasto diario de $ 100 millones $ 50 millones durante los dos últimos meses. En cuanto a los pilotos, la compañía informó que dada la reducción drástica de operaciones se produciría una sobredotación de 7000 pilotos (cerca del 50%) hacia fines de año. El ajuste de dotación para 2021 dependerá de la evolución de la demanda que determine el covid-19. Esta situación obviamente genera tensiones en la relación del gremio de pilotos con la empresa.

Categories: Noticias

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *