Tras una prolongada estadía en el hospital, Galvarino había sido dado de alta para regresar a su casa. Lamentablemente a los pocos días tuvo que volver a internarse en condiciones que lamentablemente no pudo superar. Así nos abandona otro colega que dejó a lo largo de su extensa y variada carrera, una huella imborrable en todos aquellos que tuvieron el privilegio de compartir con él. Galvarino, – cariñosamente apodado ”Pitin” – será un personaje difícil de olvidar por su bonhomía y por el entusiasmo que siempre puso en su profesión de aviador.

Se inició en los 50 como despachador técnico de Lan Chile compartiendo esas labores con otros que también optarían a ser – más tarde – pilotos, como Fernando Ocampo, Raúl Ripoll, Carlos Riderelli M., Jorge Pardo y Litré Medina (padre).

Seguramente atraído por el desafío, asumió tempranamente funciones de despacho en el sur donde los frentes de mal tiempo, la nieve y el hielo aumentan las exigencias de planificación de las operaciones. Estamos hablando del año 1956 con nuestro recordado colega Jorge Rivera Alonso como Jefe de la Posta de Punta Arenas y Litre Medina como Jefe de Estación, a quien secundaría Galvarino. Pero sus labores no solo se reducían a Punta Arenas ya que sucedía que por necesidades del servicio había que atender otros lugares de la zona sur como Balmaceda o Coyhaique. El uniforme pasaba a ser una prenda inapropiada para el clima y nuestro querido “Pitin” se mimetizaba con los atuendos propios de la Patagonia.

Pero en 1959 se produce la oportunidad que estaba esperando. Lan llama a concurso para copilotos y es seleccionado junto con Abraham Acevedo Campos, Máximo Astorga Rojas, Agustín Brajovic  Villalobos, Sergio de Kanel Chirkoff, Humberto Dueñas Rivera, Ricardo France Accorsi, Eugenio Herrera Correa, Jaime Herrera Carghill, Fernando Larrañaga Escudero, Sergio Mardones Ramírez, Julio Naturalli Corvalán, Claudio Palma Gaete, Carlos Riderelli Muñoz (reincorporado a Lan), Hugo Salgado Ramos, Carlos Saunier Clavel  y Pedro von Unger Jörgenssen.

Un curso que – como conjunto y también en forma individual – dejó una huella especial. Al punto que han plasmado en poemas y poesías el orgullo de pertenecer a ese particular curso. Un rasgo que pocos cursos han cultivado (ver en CRONICAS – Mayo 15, 2012 -POEMA-DISCURSO /  Diciembre 31, 2007 – 40. Aniversario de Ingreso a LAN).

Galvarino recorrerá toda la gama de aviones de Lan de su época,   para retirarse de la empresa e ingresar a Ladeco en 1981 como Comandante de B-737. Pero como la vida da muchas vueltas y Ladeco pasó a ser parte de LAN, en 1992 vemos a Galvarino de regreso en LAN para subirse de nuevo a un 737, pero ahora a uno otra vez con la estrella. Si bien habían transcurrido cerca de 10 años, era como volver a la familia, sus pares eran casi todos antiguos conocidos.

Otra de sus permanentes inquietudes fue la activa participación en los diversos gremios que integró durante su dilatada vida laboral. En los 70 hablábamos indistintamente del Círculo o del Sindicato de Pilotos de Lan Chile y don Galvarino asumía la responsabilidad de Director adjunto en 1973 y Tesorero 1975. El 71 fue nombrado delegado de la flota Caravelle en el Directorio.

Durante la Presidencia del Sr. Carlos Lathrop es parte del equipo negociador del complemento de un contrato colectivo que se aplicaría al Sindicato Profesional de Ingenieros Aeronáuticos y Profesionales Universitarios (con vigencia de dos años a partir del 1 de Junio 1980). Por la empresa lo suscribe el Vice  Presidente Ejecutivo de LAN  Jorge Mislej, por los pilotos el Comandante de Aeronave Galvarino Galdames (Secretario del Sindicato) y por los Técnicos y Profesionales, Antonio Guajardo y Julio Ibáñez (Tesorero del Sindicato). Eran tiempos de efervescencia gremial, particularmente por la contratación de pilotos extranjeros para los DC-10 arrendados por LAN.

Durante su paso por Ladeco, Galvarino mantuvo su activa inquietud gremial. Como Presidente de Sindicato de Oficiales y Tripulantes técnicos de Ladeco se involucra en distintos temas de la contingencia operativa como el seguro por perdida de la licencia y la participación del gremio en los organismos internacionales como IFALPA, entre otros.

Su “segunda” despedida de Lan dio motivo a una ceremonia en que se manifestó de distintas formas el gran cariño que sentían por él sus compañeros de labores, en el aire y en tierra. Tal vez haya sido una de las primeras despedidas bien “producidas” con muchos testimonios e imágenes en pantalla.

“Pitin” siempre fue un asiduo asistente a los eventos de camaradería de nuestra asociación.

Como asociación solo nos queda expresarles a Eliana y a sus hijos Rodrigo y Paulina nuestro más sentido pésame. A pesar de la pena, “Pitin” seguirá vivo en nuestro recuerdo.

*

“Vaya para esa Asociación mi más sentido sentimiento de pesar por tan irreparable pérdida, de un gran Comandante, un brillante profesional, pero más allá de ello, una gran  y querida persona como lo fue Don Galvarino con quien tuve la fortuna de volar durante varios años.” Exequiel Sanhueza

Categories: Obituario

2 Comments

Pablo Hafemann F. · Julio 20, 2020 at 9:47 pm

Tuve la suerte de conocerlo u volar mucho von él,un tipo jovial muy atento con sus colegas.Hasta siempre Don Galva,lo recordaremos con mucha alegría,mis condolencias a su familia.

Néstor Chirinos salinas · Julio 22, 2020 at 3:57 pm

la muerte de un ser querido ademas de ser dolorosa nos angustia y nos causa mucho sufrimiento sin embargo me gustaria compartir con usted las palabras en la biblia Juan 11: 11-14 ” Nuestro amigo Lazaro se ha dormido pero voy alla a despertarlo” fijese que se comparo la muerte con un sueño profundo!! en el futuro Dios nos da una maravillosa esperanza de volver a ver a nuestros seres queridos mediante la resurreciion ¿ Como Jehova Dios cumplirá su promesa?.
Puede contactarme al 971366314 / nestor
Si desea más información http://www.jw.org

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *