Si bien nuestro querido DC-3 era un avión de una resistencia extraordinaria y capaz de superar las exigencias, a veces desmedidas, a que lo sometíamos, de vez en cuando decidía reclamarnos de tanto deambular dando tumbos por “canchas” precarias y nos humillaba con la fatiga de una de sus “piernas”.

Algunas de estas “fatigas” quedaron registradas por algún lugar y las recordamos asociadas a camaradas que en algunos casos nos dejaron hace ya varios años, pero que participaron de esa gesta que se escribió “a lomo” de nuestros DC-3.

Valdivia – 9 de Abril de 1957

Durante la carrera de aterrizaje al DC-3 N° 216 CC-CLDV, se le entra el tren de aterrizaje derecho. La tripulación la conforma el Capitán Aladino Azzari, acompañado del Copiloto Ricardo Fuenzalida M.

El Gerente Técnico de LAN a esa fecha, es el Comandante Rafael Salas S.

En Noviembre de 1963, LAN decide basar aviones DC-3 para un servicio regional en Puerto Montt que incluye la operación en Alto Palena y Futalelfú con la asistencia de JATO (Jet Assisted Take Off). El equipo de pilotos inicialmente está formado por los Capitanes Ricardo Fuenzalida M. y Gustavo Siredey, y los Primeros Oficiales Manuel Rubio y Jorge Harvey. Algo más tarde se agrega el Capitán Eugenio Herrera y varios otros pilotos. El grupo de tripulantes y mecánicos destacados en distintos períodos para este servicio regional de LAN, hicieron una extraordinaria contribución a la integración y al auxilio de sus habitantes. Todo ello gracias a un enorme sacrificio, espíritu de entrega y al concurso incondicional de un gran avión, el DC-3.

Chaiten – 15 Mayo de 1964

El DC3 N°204, CC-CBP, se accidenta en Chaiten.

El Capitán Gustavo Siredey B. informa al Jefe de Operaciones Regional de Puerto Montt, Capitán Ricardo Fuenzalida M., sobre los detalles del accidente:

“Debo informar a Ud. que en el momento de aterrizar en Chaiten el día 15 de este mes, a las 16:12 horas, efectuando un vuelo especial de Alto Palena a Chaiten, durante la carrera de aterrizaje, se entró la rueda izquierda del tren principal del DC 204, resultando con daños el tren principal izquierdo, el motor izquierdo, con hélice desprendida y el ala izquierda.

No hubo heridas ni lesiones entre los pasajeros y tripulantes. No se daño ninguna de las instalaciones del aeródromo.

Antes del aterrizaje, se efectuó completo el procedimiento que se señala la lista de inspección del avión para tal circunstancia, sin advertirse ninguna indicación anormal.

Después de evacuado el avión, se procedió a retirar los Jatos y la carga embarcada por la agencia de Alto Palena a fin de evitar mayores daños si se hubiese producido posteriormente un incendio.

Aproximadamente unos 10 segundos antes de tocar ruedas, noté un pequeño ruido en la parte inferior del avión sin advertir nada anormal en la actitud del mismo.

El aterrizaje fue normal (misma opinión del operador de la torre de control, quién estaba observándolo), después de correr aproximadamente 200 a300 metros, el avión se empezó a inclinar hacia el lado izquierdo, entrándose la rueda de ese lado y desprendiéndose la hélice. Inmediatamente después de esto, el avión empezó a entrar en carrusel, quedando detenido a la entrada de la loza de estacionamiento.

La tripulación estaba integrada por el suscrito como Capitán, el Sr. Jorge Harvey Q., como Copiloto, el Sr. Nelson Madrid como mecánico y el secundario Sr. Teófilo Opazo.

La documentación del avión (bitácora, certificados, estibas y manifiestos) quedó en poder del Jefe del aeródromo.

Hago presente a Ud. que el avión no se ha movido ni se ha tocado nada. Solamente se retiró la hélice del motor izquierdo del lugar donde había quedado para dejar libre la pista….

El plan de vuelo original era Tepual – Alto Palena – Tepual y fue modificado a Tepual – Alto Palena – Chaiten – Tepual – Alto Palena – Chaiten – Castro – Tepual para pasar a Castro a buscar los pasajeros rezagados, programándose por este motivo la escala en Chaitén para cargar gasolina.”