curso_1952_1

 

LISTADO COMPLETO DE CADETES INGRESADOS EN 1952

Rama del Aire:
Cesar Cosme AGUILERA Gallardo, Christian Alfredo Emilio APPELT Rosse, Miguel Luis ARCE Gatica, Jorge Emilio ARMIJO Videla, William Herbert ARROYO Zaninovich, Oscar Manuel Tadeo AVENDAÑO Godoy, Fernando BLANC González, Luciano Vladimir BONACIC DORIC Guajardo, Enrique Alden BOOCK Contreras, Oscar Ignacio CORTES Becerra, Pablo Víctor DASSORI Reyes, Renato Gastón DEL CAMPO Santelices, Enrique Gabriel DE JUAN Ertelles, Humberto Orlando DUEÑAS Rivera, Benjamín Eduardo FERNADEZ Hernández, José Pedro FERNANDEZ Martínez, Carlos Rafael GALVEZ Álvarez, Mario Julio GAMBRA Ordenes, Sergio Clemente GODOY Ramírez, Víctor Ernesto GONZÁLEZ Wilson, Héctor Mariano HERRERA Ávila, Douglas Miguel HERRERA Vargas, Francisco HIDALGO García, Juan Vladimir IVANOVIC Arancibia, Sergio Adrián LAGOS Ludueñas, Ernesto LATHROP Anguita, Gustavo LATORRE León, Alfonso Mariano LIZASOAIN Mitrano, Eric LOPEZ Aviles, Rodolfo Jorge MATTHEI Aubel, Raúl Adolfo MAYO Fernández, René Horacio MIRANDA Buitano, René Horacio PEREZ Aracena, René Horacio, Oscar PINOCHET Domenech, Francisco Hernán Jesus RAMOS Flores, Raúl del Tránsito REYES Recabal, Fredy RIBERT Fuller, .Jaime Laureano RUIZ Bravo, Peter Hugo SALCE Molina, Juan José Enrique SANTIS Silva, Victor Bruno SCHNEIDER Buhlmann, Rolando Patricio SEPULVEDA Taborga, Mario Rubén SILVA Baez, Francisco German SILVA xxx José, Ramón IgnacioVEGA Hidalgo, Ramón Luis Leonardo VERGARA Ulloa, Jorge Antonio VILLA Gallardo, Eduardo Javier Virrueta De la Harpe, Luis Hernán ZAMORA Leverton, Héctor Rolando DELGADO Vargas, Mario Rene SILVA Peñailillo, Luis Enrique CORREA Iglesias (ex Cadete Esc. Militar), Sviastoslav DE KANEL Chirkoff (ex  Sub.Alf Esc Militar), Juan Roberto CAMPAÑA Barrios, (ex Cadete Esc. Naval)

Rama de Ingenieros:
Luis ARAVENA Matus, Hernán BRAVO Duran, Jorge Hernán CALLEJAS Guerrero, Jorge Osvaldo DE LA BARRERA Mardones, Sigfrid Manuel FEUCHTMANN Alcántara, José Fernando GONZALEZ Carrera, Fernando Víctor NOEL Plaza, Fernando Miguel ROCA Meroz, Jorge SCHERER Morales, Fernando José SEPULVEDA Indo, Fernando SILVA Corvalan.

TOTAL: 65 cadetes

Este es la segunda promoción que se vio beneficiada con becas para los EEUU conforme al Mutual Defense Assistance Pact (MDAP) y que calificaba a los cadetes como pilotos USAF. Este programa se repetirá por última vez con el curso siguiente.

Cadetes becados de este curso:
Entrenamiento en avión B-25
Jorge Villa, Ramón  Vega, Gustavo Latorre y Humberto Dueñas
Entrenamiento en aviones T – 33 / F-84 G
Mario Silva P., Rodolfo Matthei A., Luciano Bonacic-Doric, Ramón Vergara U., Eduardo Virrueta y Oscar Cortés

La USAF emplearía con ellos por última vez en el entrenamiento primario los aviones PA 18 y NA T-6

MIEMBROS DEL CURSO QUE SIGUIERON EN LA AVIACION COMERCIAL U OTRAS ACTIVIDADES CIVILES

OSCAR MANUEL TADEO AVENDAÑO GODOY

curso_1952_2 

Es sin duda uno de los egresados más queridos de este curso y muy particularmente comprometido con la formación de pilotos dentro y fuera de la Fach.
Cumple estas funciones entre 1955 y 1964 primero en el Grupo de Aviación Nº 1 “Los Cóndores” (aviones NA T-69 de Iquique y luego en la Escuela de Aviación (aviones T-34 y T-37).
Paralelamente se habilita como Instructor de Vuelo Civil para desempeñarse como tal en el Club Aéreo de Iquique y luego trasladado a la Escuela de Aviación, es comandado para colaborar con la Dirección General de Aeronáutica Civil practicando Exámenes Teóricos y Prácticos en Clubes Aéreos de la Zona Central. Así es como participa como Instructor en la formación del Primer Curso de Inspectores de Vuelo para Pilotos Privados en un plan coordinado entre la D.G.A.C. y la Fach.
Su labor es reconocida por la Federación Aérea de Chile que le otorga la “Distinción al Oficial que ha permanecido más tiempo consecutivo desempeñándose como Instructor de Vuelo en la Escuela de Aviación Capitán Ávalos”.

 

Tras su renuncia voluntaria a la Fach emprende nuevas actividades laborales sin dejar por ello su gran pasión: la instrucción de vuelo.

 

curso_1952_3

Entre 1968 y 1981se desempeña como Instructor de Vuelo, Director de Vuelo y Vice – Presidente del Club Universitario de Aviación. En ese período organiza, instruye y supervisa el desarrollo de 4 Cursos de Vuelo impartidos por el Club Universitario de Aviación. Además instruye y estandariza a Instructores y Pilotos Privados del Club Aéreo de Los Ángeles en material Citabria 7ECA, monomotor de alta acrobacia adquirido por el Club.

 

A partir de 1981colabora con el Director de Vuelo del “Centro de Ex Cadetes y Oficiales de la Fuerza Aérea de Chile Los Cóndores” en la organización y puesta en marcha de la Escuela de Vuelo de dicha entidad elaborando los programas de Instrucción Teórica y de Vuelo. Al crearse en 1983 el Centro de Ex – Cadetes y Oficiales de la Fuerza Aérea de Chile “Aguilas Blancas” es nombrado Primer  Brigadier Mayor de la Escuadrilla del Aire. Su responsabilidad es la de organizar, preparar, desarrollar y supervisar en el material de vuelo C 172 y C 182 las siguientes fases: Familiarización y estandarización de Instructores de Vuelo – Familiarización y estandarización de Pilotos Privados – Primer Curso de Pilotos Alumnos de la entidad – Aplica y supervisa el Plan de Estandarización para Instructores de Vuelo de acuerdo a las normas impartidas por la DGAC.

Es nombrado Examinador de Pilotos Privados Ad Honorem por el Depto. Normas de Vuelo de la DGAC, desempeñándose como tal en la Región Metropolitana.
Además supervisa y participa en la materialización de 8 Cruceros de Instrucción desarrollados por la Escuadrilla del Aire al Norte y Sur del país; organiza, participa y supervisa el Primer Programa de Vuelo Nocturno desarrollado por la Escuadrilla del Aire en el Aeródromo de “Los Cerrillos”; organiza e imparte instrucción en dos Cursos Teóricos y prácticos para Pilotos de C 182; organiza, imparte instrucción y supervisa el Primer Curso de Formación Aérea de la Escuadrilla del Aire “Águilas Blancas”.

En Abril de 2013 la Federación Aérea de Chile lo distingue con la Condecoración “Orden al Mérito de la Aviación Deportiva Clodomiro Figueroa Ponce” por su aporte al desarrollo de la aviación deportiva no comercial. En Diciembre 2013, la Comandancia en Jefe la Fuerza Aérea de Chile lo distingue con la “Cruz  al Mérito Aeronáutico de Chile” en el grado de “Cruz de Servicios Distinguidos” en atención a los valiosos servicios prestados como Instructor de Vuelo y Examinador Ad Honorem de la D.G.A.C.
Próximo a dar término voluntario a sus actividades aéreas en 2014, como una forma de dejar sucesores a su labor de Instructor, prepara, instruye y presenta a examen ante la DGAC a 3 Pilotos Privados permitiéndoles obtener su habilitación de Instructores de Vuelo.

Sin embargo sería una reseña incompleta si no reconociéramos otra gran faceta de la personalidad de Oscar: su gran sentido de la camaradería y amistad entre sus pares aviadores militares y civiles. Se ha destacado por motivar el cultivo de las tradiciones y los lazos institucionales y extra institucionales tanto de los egresados de nuestra “Alma mater” como aquellos colegas formados en la aviación civil. Para ello ha participado activamente en organizaciones formales y también  informales como es el “Grupo de la Amistad” conformado por amantes de la aviación de diversa procedencia que se reúnen a almorzar todos los últimos jueves de cada mes en el Club de Campo Quinchamalí.

Por tanto no es sorpresa la pertenencia a este grupo precisamente de algunos de los compañeros de su curso:

curso_1952_4 curso_1952_5  curso_1952_6  curso_1952_7 curso_1952_8
CHRISTIAN ALFREDO EMILIO APPELT ROSSE
Trabajó en la Planta de Agua Potable de las Viscachaz donde hizo su carrera profesional hasta que jubiló
FERNANDO BLANC GONZÁLEZ
Trabajó en la Compañía de Gas de Santiago, ubicada en la Comuna de Pedro Aguirre Cerda, en final a la pista 21 de Los Cerrillos, donde jubiló
ALFONSO MARIANO LIZASOAIN MITRANO
Hermano del Cnl. Sergio Lizasoain M. –Curso EA 1950-1952
VICTOR BRUNO SCHNEIDER BUHLMANN
Arquitecto y gozador de la aviación, con avión propio!
LUIS ENRIQUE CORREA IGLESIAS
Ingeniero Politécnico Militar, terminó en IBM

 

HUMBERTO ORLANDO DUEÑAS RIVERA

curso_1952_9

curso_1952_10

Humberto Dueñas con Abraham Acevedo en foto de la derecha.

Inicia su curso de copiloto en Lan en el mes de Noviembre de 1959. Sus compañeros son Abraham Acevedo Campos, Máximo Astorga Rojas, Agustín Brajovic Villalobos, Sergio Sviastoslav De Kanel Chirkoff, Ricardo France Acorssi, Galvarino Galdames Weber, Eugenio Herrera Correa, Jaime Herreras Carghill, Fernando Larrañaga Escudero, Sergio Mardones Ramírez, Julio Naturalli Gamboa, Claudio Palma Gaete, Carlos Riderelli Muñoz(recontratado), Hugo Salgado Ramos, Carlos Saunier Clavel y Peter von Unger Joergensen.
El 15 de junio de 1966 era Capitán de DC-3 operando en el Regional Pto. Montt y se ve involucrado en un topón en tierra con un DC-3 de Ladeco en Aysen. El avión de Lan era el CC-CBO Nº 356 y el de Ladeco el CC.CBZ (ex Lan Nº 216). El Capitán Dueñas hace ver en su informe que se había informado que en este aeródromo no existe losa de estacionamiento y que no hay ninguna facilidad de maniobra con más de una aeronave operando en la pista. Su operación en ese aeródromo se debe a una orden de la VP de LAN, a petición del gobierno, por el estado de emergencia en que se encontraba la zona. Los daños se circunscriben a ambos elevadores inutilizados debido a la quebradura de las cazoletas de amarra y de diversas costillas, cazoletas de soporte de poleas y poleas de mando de los “tab”.

En 1967 es parte de las tripulaciones que opera el carguero DC-6 de Lan en la ruta a Miami.
En Noviembre de 1969 figura en el lugar 53 del escalafón de pilotos como Capitán de HS748.
Para el pronunciamiento militar, Humberto Dueñas ya era piloto de la empresa LASA. Así el 18 Septiembre 1973 llegan a Mendoza, un avión de LASA (con Humberto Dueñas) y otro de “Solastral” (con Jorge Verdugo C. y Alfonso Cuadrado M.) que junto a otros cuatro cargueros transportan ese día 12 toneladas de carne para paliar en parte el agudo problema del desabastecimiento.

curso_1952_11

Humberto Dueñas sufriría, a los 48 años de edad, un accidente fatal como piloto de la aerolínea argentina Austral. El 4 de agosto de 1979 se estrella su Curtiss C-46 en la ladera noroeste del volcán Tupungato . Los cuerpos de los cinco tripulantes aún permanecen entre los hielos de la cumbre: dos norteamericanos (el capitán David Tucker y el sobre cargo Troy Petersen) , dos chilenos (el Capitán Dueñas y el sobrecargo Gustavo Adolfo Fernández Silva) y el copiloto argentino Francisco Herrero.

El avión realizaba un vuelo desde el Aeroparque Jorge Newberry hacia Miami, vía Chile y Panamá y su tripulación portaba USD 100.000 para afrontar los pagos en efectivo requeridos para la adquisición de combustibles, derechos aeronáuticos, viáticos etc. El dinero naturalmente nunca fue encontrado al explorar la difícil ubicación de los restos del avión en la cordillera.

Hace cinco años una hija de Humberto Dueñas, Paula Dueñas Donoso, tras leer nuestra página nos revela que nunca había conocido a su padre manifestando su deseo de “saber cómo era, que hacía, ver fotos, etc.” Ojalá que podamos modestamente contribuir hacer realidad sus deseos.
Abraham Acevedo, compañero Lan de Humberto, tuvo la gentileza de acogerla personalmente facilitando algunos contactos familiares desconocidos para Paula.

RAMÓN LUIS LEONARDO VERGARA ULLOA

Luego de dejar la FACH se fue a Canadá donde se dedicó a apagar incendios. A su regreso a Chile trató de revalidar su Licencia de Piloto Comercial pero no trajo los documentos necesarios para acreditar sus antecedentes como tal. Tampoco resultó un reentrenamiento en “Águilas Blancas”. Su compañero y “amigo” Oscar Avendaño lo describe hoy como “un férreo defensor de la Vida Sana; que vive comiendo ajos crudos y cebollas razón por la cual ni un solo microbio se le acerca.
Ahora le ha dado por comer fruta seca y semillas, tanto que nosotros le decimos que va a terminar en una jaula, parado en un palito y trinando…”. Son juicios que por cierto sólo pueden permitirse los verdaderos “amigos”…

JORGE ANTONIO VILLA GALLARDO

Luego de dejar la FACH empezó como Piloto Inspector en la DGAC y terminó como Jefe de Operaciones Aéreas. Jubiló en dicha entidad

SERGIO SVIASTOSLAV DE KANEL CHIRKOFF

curso_1952_12

Cursó previamente como Sub Alférez la Escuela Militar. Tras un breve paso como cadete de la Escuela de Aviación vuela como sobrecargo en Lan. Se presenta al mismo curso de copilotos que su compañero Humberto Dueñas en 1959. Se retira como Capitán de DC-6 (dicen que fue acusado de cruzar MR 50 pies más bajo que la mínima establecida…) en ruta internacional y emigra a Europa por 1968.
Se fue a Zurich y se recibió de ingeniero en el más famoso instituto de Suiza. Fue contratado en la empresa de sistemas de aire acondicionado “Steffa”. Ahí inventó y patentó una válvula que reducía la pérdida de calor y se la vendió a la ” Steffa”.
Nunca olvidó a sus colegas Lan, al punto que tres días antes de morir llamó a su compañero Abraham Acevedo para despedirse (1979). Lo sobreviven su ex mujer y su hijo, que también ha tenido un paso laboral en Lan en el área de RRHH.

 

Durante su permanencia en Lan fue un activo miembro del Círculo de Pilotos. Un hombre políglota, de muchas inquietudes y capacidades. Con motivo de la celebración de la recepción de los aviones B707 tomó la iniciativa de promover la reconstrucción del Gipsy Moth de Lan que hoy está en el Museo Aeronáutico.
Su hijo Sergio de Kanel Gines ingresaría como cadete a la Escuela de Aviación en 1981. Cambiaría las alas por el estudio de la psicología.

JUAN ROBERTO CAMPAÑA BARRIOS

Ingresa a la Escuela previo paso por la Escuela Naval. Pertenece al curso de copilotos que comenzó a volar en Octubre de 1960. Sus compañeros fueron Alejandro Fornes, Leonidas Medina, Carlos Yáñez D., Ronald Berger, Francisco Frías, Leandro Parra, Jorge “Coco” Verdugo P., Alfredo Jorquera, Ronnie Sugg, Emilio Velasco, Ricardo Torrens, Patricio Navas y Max Astorga (agregado del curso anterior). Al poco tiempo abandona Lan para estudiar Leyes, recibiéndose de abogado. Es hermano del que fuera Presidente de Lan, Eric Campaña B.

FERNANDO MIGUEL ROCA MEROZ

Pasó a Rama del Aire al año siguiente y terminó como administrador de aeropuertos (Cerro Moreno y Pudahuel).

MIEMBROS DE ESTE CURSO QUE SE RECIBIERON COMO INGENIEROS EN LA ACADEMIA POLITÉCNICA MILITAR

LUIS ENRIQUE CORREA IGLESIAS
Especialidad electrónica. Retirado se incorporó por largos años a IBM.

RODOLFO MATTHEI AUBEL
Especialidad electrónica. Retirado trabajó en Motorola Canadá y luego creo su propia empresa en ese país.

FREDY RYBERT FULLER
Especialidad electrónica. Creó su empresa de representaciones para equipamiento de aeropuertos

OSCAR PINOCHET DOMENECH
Especialidad Armamento y Motores. Creó la empresa EMCOR de representaciones.

MARIO RUBÉN SILVA BAEZ
Especialidad Armamento y Motores. Ejerció la especialidad en la Fach hasta su retiro como Coronel de Aviación.

PABLO (Paul) VÍCTOR DASSORI REYES Y PETER HUGO SALCE MOLINA
Un capítulo especial merecen los cadetes Dassori y Salce, mártires de este curso. Ambos son recordados por su compañero Oscar Avendaño en Septiembre de 2011 al enterarse del fallecimiento de la madre del cadete Dassori, que se había convertido en la –Mami- del curso y que tras el trágico fallecimiento de su hijo se mantendría estrechamente ligada a la Fuerza Aérea:

“Martes 28 de diciembre de 2010 – Distraídamente ojeo el diario mientras espero a mi hija Isabel Margarita que, junto a mi yerno y a uno de mis nietos, vendrán a buscarnos para disfrutar de un familiar domingo de campo en Curacaví. De pronto mi mirada se ve atraída por el obituario, en el cual leo:
– Tenemos el sentimiento de comunicar el sensible fallecimiento de la Sra. Hilda Reyes Cabrera – Sus funerales se efectuarán en…-

Un solo pensamiento cruza por mi mente:

Después de esperar 58 años, la –Mami– finalmente voló a reunirse con Paul, su único y entrañable hijo, que nos dejara un 28 de Abril de 1953.

Transcurría el mes de Febrero de 1953. Terminadas ya las vacaciones y habiendo dejado múltiples e inconsolables noviecitas en las playas de Quintero, regresábamos a la Escuela de Aviación Capitán Manuel Ávalos Prado.

Pero a diferencia del año anterior, ya no éramos los –reclutones- del año 52; regresábamos como Cadetes Antiguos, ya lucíamos dos insignificantes –tallarines- en las mangas de nuestra uniforme; éramos cadetes de Segundo Año. Ahora los –gusanos- que recién ingresaban a la Escuela tendrían que dirigirse a nosotros diciéndonos: -PERMISO PARA HABLAR CON USTED, MI CADETE- o bien, militarmente cuadrados, decirnos: -A SU ORDEN, MI BRIGADIER-.

El júbilo era aún mayor, pues volvíamos para reiniciar la Instrucción de Vuelo, sin tener que esperar la bendita Revista de Reclutas que el año anterior nos había tenido 6 meses conversando con nuestro inseparable amigo, Don Pablo Mauser, ese pesado fusil que tantos sapitos, tiburones, y disciplinarios nos había costado durante el Primer Año de Escuela. Regresábamos para seguir cumpliendo etapas en nuestros queridos –Ferchilitos-, esos gloriosos Fairchild PT 19 en los cuales muchos habíamos surcado el aire por primerísima vez.

Se fue dando forma a los Cursos, distinto a como nos habían organizado el año anterior. Ahora estábamos mezclados Curso A con Curso B, constituyendo igual número de Cadetes en cada uno.
Recuerdo que en la misma agrupación quedaron los cadetes Pablo Dassori Reyes y Peter Salce Molina. Curiosamente Salce se indignaba cuando le decían –Piter-, a lo cual alegaba que su nombre era PETER y no –Piter-, llegando a ofrecerle combos al que no entendiera.

Ansiosos esperábamos el momento de saber quiénes serían nuestros Instructores de Vuelo. Ya conocíamos a algunos, famosos por su florido vocabulario y de quienes habíamos aprendido  nuevos e irreproducibles calificativos cuando, debido a nuestra inexperiencia, hacíamos una maniobra distinta a la que se nos había enseñado, oportunidad en la cual además del Sábado o Domingo sin salida, debíamos soportar bastonazos y “patitos” no muy delicados.

Pero……ello era parte de la Instrucción y al que no le gustaba……las puertas de la Escuela estaban siempre abiertas para dejarnos salir convertidos en –paisas- vulgares y corrientes.

Con júbilo vi que continuaría siendo alumno del que sería –mi- papá de por vida, pues empecé con él desde el Fairchild, pasando por el Vultee BT 13 para terminar mi instrucción en la Escuela  volando el Mentor T 34 y siempre bajo la tutela de, en aquel entonces, -Mi- Teniente Sr., Jacobo Atala Barcudi quien, ostentando ya el grado de General de la Republica, nos produjera una inmensa pena al emprender su último vuelo el 14 de Julio de 2011.

Alternando vuelos duales y vuelos –solo-, hora tras hora nos íbamos formando como futuros aguiluchos, aunque a esa altura y según la opinión del Comandante del Curso, ni siquiera nos daba para gorriones. Al paso de los años, más admiro la paciencia de algunos de nuestros Instructores que, expuestos a las barbaridades que hacíamos en vuelo, no cejaban en su afán de transformar piedras en algo más útil. La progresión de las Etapas hacía que algunos alumnos despegaran –solos- en sus respectivos aviones para ir a volar en la zona de -La Herradura-, en las inmediaciones de Pirque, hoy conocida como Delta 11 y otros permanecieran practicando maniobras sobre la pista de El Bosque o aterrizajes en Toque y Despegue en el mismo aeródromo.

El día 28 de Abril de 1953 en el turno de la tarde, Salce y  Dassori despegaron en vuelo –Solo-, cada uno en su respectivo avión, a cumplir las tareas que se les habían asignado. Dassori despegó rumbo a -La Herradura- mientras que Salce lo hizo para mantenerse en El Bosque practicando aterrizajes.

Próximo a las 16:30 horas, mientras Dassori regresaba de la Zona de Instrucción y Salce daba término a su tarea, al ingresar al circuito de tránsito, ambos, sin percatarse de la proximidad de sus aviones, efectuaron un viraje convergente, coincidiendo a la misma altura, colisionando y precipitándose a tierra. La conmoción en la Escuela fue indescriptible pues varios alumnos que, encontrándose en la losa de El Bosque, presenciaron el preciso instante en que ambos aviones se fundían en mortal abrazo. Carreras, gritos, exclamaciones de sorpresa y pena se mezclaban en profusión, pero ya nada se podía hacer.

En el mismo instante, en otro Fairchild, el Cadete Eduardo Fernández Hernández con su Instructor, Teniente Renato Valenzuela Romero, efectuaban una aproximación de 180º sobre la pista de El Bosque lo que los convirtió en espectadores aéreos del funesto encuentro de los dos aviones. Interrumpiendo la maniobra, el Teniente Valenzuela se dirigió de inmediato a sobrevolar el lugar donde se había estrellado las aeronaves, dándose cuenta que ambos pilotos permanecían inmóviles en sus respectivas cabinas.

El Teniente Hugo Sage, que también había presenciado el fatal suceso, se abalanzó hacia la Ambulancia de Servicio y al no encontrar al chofer en su puesto, partió en ella hacia la calle. A su paso encontró al Teniente Alberto Bachelet quien también se había dado cuenta que algo había sucedido y subiéndolo al vehículo corrieron hacia la chacra La Serena, donde habían caído los aviones. De inmediato constataron que ambos pilotos habían fallecido y con gran angustia pudieron comprobar que Dassori había alcanzado a abrir su paracaídas en un supremo esfuerzo por salir de su avión.

Triste y conmovedor fue el traslado de los cuerpos de nuestros compañeros hasta la Escuela de Aviación, pero más penosa y más desoladora fue la llegada de las respectivas madres de los Cadetes, la Sra. Inés Molina, mamá de Peter Salce y la Sra. Hilda Reyes, mamá de Paul Dassori.

Ambas, no soportando su inmensa pena, se doblegaron ante los restos de sus hijos, siendo paternalmente asistidas por el Director de la Escuela y los Instructores de los alumnos. A las pocas horas se conformó la Capilla Ardiente, en el edificio de la Guarnición El Boque, junto a lo que entonces era el Teatro de la Base. En dicha Capilla fueron colocados nuestros Compañeros y se organizaron los turnos de la Guardia de Honor que velaría a estos jóvenes aguiluchos que entregaron sus vidas en pos de un ideal.

Me correspondió velar a Paul y a Peter en el último turno de la noche, cercano a las 22:00 horas. De pié junto a ellos, en posición de descanso, con mi fusil por delante, asido con ambas manos, vine a comprender el significado de la corbata negra que en aquellos años formaba parte de nuestro uniforme. Velando a mis Camaradas vine a comprender que la corbata negra significaba el duelo que los aviadores vivimos permanentemente por aquellos que, enarcando sus alas, partieron al más allá. Hoy se ha cambiado por una corbata azul, siguiendo no sé si una moda o copiando algún uniforme extranjero.

Finalizada la Guardia de Honor de aquella jornada, tengo grabada en mi mente la imagen de nuestro regreso a los dormitorios. Marchábamos a cargo del Oficial del Grupo Escuela, en absoluto silencio, junto al canal que corría desde la Gran Avenida hasta cruzar la pista de El Bosque. El agua susurraba suaves cuchicheos, la noche, de luna llena, lucía clara y luminosa. Una suave brisa mecía los pinos que bordeaban el canal y al llegar al Hangar Blanco, ese robusto Hangar Blanco que ha soportado más de noventa inviernos, desde un pequeño pastizal al costado de dicho hangar, dos pájaros alzaron el vuelo en forma simultánea. Eran dos queltehues que al sentir nuestra proximidad se alejaban de sus nidos para no delatar donde estaban sus polluelos. Mi imaginación me hizo asociar el vuelo de esas dos aves con la partida de nuestros dos compañeros.

Pero la función debía continuar y luego de una serie de charlas acerca de seguridad, observación del entorno mientras volábamos, las infinitas precauciones que era necesario tomar cuando volásemos –solos-, las actividades retornaron a su ritmo normal.

Pero la Sra. Hilda había quedado absolutamente sola ya que era viuda y Paul había sido su único hijo. Varios Cadetes compañeros de Curso de Paul, tres de los cuales incluso habían estudiado con él en el mismo colegio antes de entrar a la Escuela de Aviación, conformaron un grupo que se dio a la tarea de visitar periódicamente a la Sra. Hilda, quien muy pronto recibió el calificativo de –Mami-. Así pretendían de alguna manera, ayudarle a cicatrizar la inmensa herida de su corazón, a aliviar la pena que la embargaba y a hacerla más cortas las horas del día en que podían visitarla.

La –Mami- había perdido un hijo, pero al cabo de cuatro o cinco meses ya eran once quienes la acompañaban los fines de semana, cuando tenían salida. Ella, poco a poco, fue acogiendo a esa nueva familia que el destino le había asignado. De nuevo aprendió a sonreír ante las bromas que le hacían sus –hijos-; llegaba a la Escuela cada vez que regresábamos de un raid de Instrucción, ya fuese al Sur o al Norte, consolaba o aconsejaba a aquel que había roto con su pololita, reprendía severamente a aquellos que en los –Malones- se les pasaba la mano con el –copete-. Muchos eran los que llegaban a su casa con camisas o calcetines -sumamente usados- y que ella amorosamente reparaba para que sus –hijos- no se viesen expuestos a disciplinarios, plantones o fines de semana sin salida. No faltó aquel que, en un arranque de confianza y haciéndola partícipe de sus inquietudes amorosas, llegó hasta su domicilio con su noviecita, la cual pasaba por una minuciosa inspección física y moral, quedando expuesta a ser rechazada si no cumplía con los –requisitos- que la –Mami- había establecido. Así acompañó a sus –hijos- hasta que llegó el día de la Graduación como Oficiales y por supuesto, ella fue una de las Invitadas de Honor.

Llegamos así a Febrero de 1955. El Curso de Paul fue destinado a -Los Cóndores- en Iquique, quedando la –Mami- con otros –hijos- que la heredaron. Pero los lazos de los que partieron siguieron firmemente atados a ella. Cartas, llamados telefónicos, visitas cada vez que correspondía una Comisión de Servicio a Santiago, eran las manifestaciones que mantenían vivo ese sentimiento vital para ella.

En su casa, se vivieron pololeos de –hijos- que ya habían madurado un poco más, que se habían enamorado de verdad y que llegaron a conformar felices matrimonios. Comprensible fue la felicidad de la –Mami- cuando de esos matrimonios empezaron a brotar sus nietos-, a los cuales se encargó de malcriar como corresponde a toda buena abuelita.

Transcurrieron los años y ya era común ver su familiar figura cada 1º de Noviembre, cuando la Fuerza Aérea recuerda a los caídos en Actos de Servicio, en la tradicional Misa que se efectúa a los pies del Monumento a los Mártires en la Escuela de Aviación. Poco a poco y con el paso del tiempo, su figura se fue encorvando, su cabello encaneciendo, su vista se fue debilitando y su memoria dejaba escapar algunos nombres, llegando a preguntarnos a veces quienes éramos. No obstante ello, su amor por Paul nunca dejó de latir en su corazón y era así como regularmente concurría a visitarlo en su tumba en el Cementerio General.

Llegó así el 28 de Diciembre de 2010 en que ella también voló a reencontrarse con su único hijo, Paul. El Presidente del Instituto de Investigaciones Histórico Aeronáuticas de Chile, Comandante de Grupo Sr. Sergio Barriga Kreft, en su constante búsqueda de información relacionada con su entidad, dio con la tumba de Paul y la Mami, donde muy juntos, yacen en el Campo Santo, luego de una separación que duró 58 largos años. No hay duda que hoy Dios los tiene a ambos en Su Santo Reino.”