noticias_clip_image002_0003

El Mercurio 05.05.15 publicado bajo firma de Corusco:
“Su Majestad el Rey de España ha dispuesto condecorar con la Orden al Mérito Civil a Juan Cueto Sierra, un español chilenizado que bien puede pasar por chileno españolizado. Juan Cueto llegó a Chile en medio de la guerra civil de 1936, con España en llamas, defendiendo su padre la causa republicana como alcalde de Colunga, su bello sitio natal, en Asturias.

La madre y sus hijos se vinieron a Chile, donde los acogieron parientes que ya se encontraban instalados con tienda de géneros en plena Avenida Matta, y los Cueto Sierra se asimilaron pronto en “el asilo contra la opresión”. Estudiaron, como correspondía, en el Hispano de la calle Carmen, formaron familias y se identificaron con esta segunda patria en la que, como dicen los versos de Rafael Amor, no les preguntaron de dónde venían, sino para dónde iban. Bien se sabe que a todos, especialmente a Juan, les ha ido bien en el complejo mundo de los negocios en que han afrontado éxitos y crisis que han culminado en la ubicación notable que como transportador aéreo tiene LAN que dirige su familia.

Juan Cueto no olvidó jamás sus orígenes hispánicos y, en concreto, asturianos. En cuanto pudo, año tras año, ha viajado a Colunga a recorrer sus calles añosas y mirar su mar, a conversar en los bares compartiendo sidra, distribuyendo nostalgias entre España y Chile. Podría calificársele como “indiano”, porque volvió de conquistar con éxito a América, pero, más bien, fue conquistado por ella. Merecido reconocimiento le ha hecho Su Majestad el Rey Felipe, antes Príncipe de Asturias.”

La aventura de Juan Cueto en el campo de la aviación comenzó el 10 Diciembre de 1978 cuando encomienda a Eric Campaña iniciar operaciones cargueras con un avión B-707 que fortuitamente había caído en sus manos. Sería el nacimiento de Fast Air cuyo staff técnico lo completaba inicialmente Cesar Bórquez y Werner Haase. Se suman luego los ex pilotos Lan Jorge Nordenflycht, Mario Bontempi, Hernán Tapia, Mario Riedemann, Marcelo Cisternas, Gustavo Siredey más el Primer Oficial Jorge Lobos.

Sin saber nada de aviación don Juan le comenzó a tomar el gusto a este negocio y secundado con entusiasmo por sus hijos Enrique e Ignacio que entonces terminaban recién su formación profesional, se lanzó a esta nueva aventura empresarial. De esos años Enrique comentaría más tarde: “Empezamos cuando estábamos en la universidad y trajimos a mucha gente joven (-entre ellos Luis Ernesto Videla fallecido trágicamente en 2010 -), total era la crisis del 82 y no había mucha pega. Así que les ofrecíamos cargar un avión y no decían que no”.
La ardua pero visionaria expansión de Fast que terminaría en la multinacional LAN TAM es una historia que se sigue escribiendo hoy
.

 

Categories: Noticias

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *