(Lee Ann Shay / Inside MRO /Aviation Week network)

 

Personas, procesos y proactividad detrás del rápido proyecto IFE Inflight Entertainment) de Latam

Renovación de la flota

 

Latam instaló sistemas inalámbricos de entretenimiento en vuelo (IFE – Inflight Entertainment) en 235 aviones de fuselaje angosto durante 20 meses –de acuerdo a presupuesto y dentro del plazo- en cinco instalaciones de MRO (Maintenace, Repair, Overhaul) de América Latina. “Sabíamos que teníamos que poner este producto en el mercado rápidamente”, dice Justin Siegel, el vicepresidente de proyectos de flota de la aerolínea. “Pero la gran hazaña fue realmente cómo lo hicimos tan rápido y tan eficiente”.

 

Cuando la aerolínea comenzó a considerar el IFE inalámbrico en 2012 y vio que demoraría cuatro años, no fue hasta 2014 que el proyecto siguió adelante. Sin embargo, se movió rápidamente: Sólo seis meses después de decidir instalar el IFE inalámbrico, el primer avión fue modificado en diciembre de 2014, haciendo de Latam la primera aerolínea latinoamericana con esta tecnología de a bordo. La última instalación se realizó en agosto de 2016.

 

DETRÁS DE LA RÁPIDA INSTALACIÓN DEL IFE DE LATAM

Cinco instalaciones de mantenimiento (MROs) en Latinoamérica completaron el trabajo

Una coordinación de alto nivel y el intercambio de las mejores prácticas de procesos impulsaron la productividad

El tiempo de respuesta bajó de seis a menos de dos días

 

La instalación del IFE inalámbrico no es una modificación compleja, básicamente implica la instalación de routers, un servidor y las conexiones que les permiten trabajar. “Si bien no hay muchos números de parte, asegurarse de que cualquier dispositivo de pasajeros va a trabajar con el sistema” es más complejo que lo que es “la complejidad de proceder con el avión conectado, que tiene muchas implicaciones con las autoridades”, dice Siegel.

 

Las instalaciones inalámbricas IFE son diferentes de otras modificaciones de la cabina, ya que requieren aprobación de la autoridad de aeronavegabilidad de la aviación y aprobación de las agencias reguladoras de telecomunicaciones porque las regulaciones de comunicaciones que cubren Wi-Fi no son específicas de la aviación. Latam también necesitó aprobaciones de agencias en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Espina dorsal del proyecto

 

Siegel acredita la “Pirámide de Desempeño del Proyecto”, que incluye tres puntos focales clave: personas, procesos y proactividad. Fue imperativo el establecimiento de puntos focales de personas -entre áreas como marketing, mantenimiento y operaciones- así como la designación de empleados con la experiencia y el entusiasmo adecuados en el lugar era, afirmó Siegel. Debido a que cada avión de fuselaje angosto tuvo que salir del servicio, era necesaria una estrecha coordinación entre las diferentes dependencias de la aerolínea.

 

Un fuselaje angosto de Latam sometido a la instalación del sistema Wi-Fi IFE. Crédito: Latam Airines

 

Para garantizar procesos eficientes, Latam los normalizó y utilizó la Gestión de proyectos Ágiles, así como el buen gobierno para mantener la instalación del IFE en buen camino. El proceso incluyó un sistema para gestionar oportunidades y contingencias, lo que permitió a la aerolínea ajustarse sin interrumpir las operaciones cuando surgían incidentes. Por ejemplo, si la disponibilidad de la aeronave se modificó debido a un incidente o reasignación en tierra según la flota, Latam evaluaría si tenía sentido programar esa aeronave para su instalación: ¿Tenía espacio un MRO? ¿El kit de instalación estaba listo? ¿Podría la línea principal prescindir de ese avión?

 

En la a gestión proactiva del gran proyecto, la tercera parte de la pirámide, también fue crítica. Tres elementos significativos anticipaban las complejidades aduaneras de Brasil, preparando soluciones de software si las aprobaciones de telecomunicaciones de cada país no llegaban a su término y trabajando activamente con Zodiac, proveedor del sistema inalámbrico IFE de Rave.

 

Siegel dice que tener un “alto nivel de compromiso con el proveedor desde el principio” fue clave porque no sólo era la instalación del IFE inalámbrico por la compañía aérea, también al mismo tiempo, “estábamos mejorando el producto”, señala.

 

“Cuando empezamos a instalar el sistema, estábamos viendo una disponibilidad del 80% para nuestros pasajeros”, dice Siegel. Pero a medida que mejoraba el hardware y el software a lo largo del proyecto, -se hicieron al menos cuatro cambios-, la disponibilidad del sistema aumentó al 95%.

 

La aerolínea siguió de cerca la cadena de suministro y el progreso del MRO porque sabía que las piezas podrían convertirse en un cuello de botella, dice Siegel. Inicialmente se obtuvieron más partes de las que se esperaba que fueran necesarias y “asignaron partes a la ubicación más cercana a donde pensábamos que las necesitábamos”, dice, con el grueso en uno de sus principales centros logísticos en Brasil, Miami o Santiago. “El posicionamiento adelantado de partes y recambios adicionales fue un factor clave”, dice Siegel.

 

Credito: Latam Airines

 

 

Lecciones aprendidas

 

El nuevo proyecto se benefició del conocimiento adquirido de otros 23 proyectos de flota en Latam en los últimos 10 años, que la aerolínea compiló en un libro de buenas prácticas denominado Libro Azul. Las lecciones aprendidas del proyecto Wi-Fi serán añadidas.

 

Por supuesto, el éxito del proyecto Wi-Fi fue merito de las cinco MRO participantes, tres externas y dos internas: Aeroman (El Salvador); Latam en Santiago, Chile, y Latam en Sao Carlos, Brasil; Mexicana MRO Servicios; y TAP Maintenance & Engineering Brasil (Río de Janeiro). Latam eligió a los proveedores de servicios postventa basándose en la flexibilidad de programación, precios y calidad. A lo largo de las 235 instalaciones Wi-Fi, Latam actualizó los estándares de medición en un panel de coordinación alto nivel y los compartió con las MRO, lo que creó una competencia para reducir los tiempos de respuesta. Funcionó. “Fuimos muy transparentes. Demostramos cuánto tiempo cada avión tomó en cada MRO “, junto con las mejores prácticas, tales como la secuencia y la preposición de partes, así cada MRO aprendió como mejorar las tareas de planificación y secuenciación, dice Siegel. ¿Los resultados? “Fuimos capaces de reducir el período de instalación de seis días por avión a menos de dos días”, dice. El presupuesto fue reforzado teniendo la flexibilidad para tratar internamente la modificación de aviones de manera de no incurrir en costos de terceros.

 

La instalación de Latam en Brasil terminó completando casi la mitad (116) de las instalaciones, seguida de Latam Chile (73), TAP (17), Mexicana MRO Services (25) y Aeroman (4).

 

El aumento de los pasajeros que utilizan el servicio es alentador. “Pensamos que la tasa de elección se concentraría en los adolescentes, dice Siegel. Pero en Chile, “más del 30% de los pasajeros están usando Wi-Fi a bordo”, señala.

 

Siegel recomienda encarecidamente que las aerolíneas y las MRO hagan suyos los conocimientos de tales proyectos, tal como Latam tiene en su Libro Azul, y reflexionen sobre cómo una menor rigidez y una planificación más flexible pueden dar resultados

Categories: Noticias

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *