Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio – BOLETIN Nº 19 JULIO 2020

Eduardo Werner Cavada – Investigador Histórico Aeronáutico – MNAE

Los vuelos contra incendios forestales son un trabajo de alto riesgo, y de tarde en tarde lamentablemente se producen pérdidas materiales y humanas. Desafortunadamente,  ASPAR tendría su turno el 8 de abril de 1979, en Chiguayante, cuando el Canso matrícula CC-CDS participaba en este tipo de labores.

Al mando de la aeronave iba Carlos Paris Maldonado (Ver sección  ALMA MATER – Todos los cursos – 15.11.2013 Curso 1948) ex piloto de este tipo de aeronaves durante su servicio en la FACH, piloto de transporte de línea aérea con 7.154,10 horas de vuelo. Como copiloto estaba Rolf Taucher Siegel (piloto comercial con 2.500 horas de vuelo), mientras que Jaime López Morales realizaba la tarea de observador forestal de la Corporación Nacional Forestal, CONAF.

Carlos Paris contaba en sus   antecedentes como piloto, una singular participación en las operaciones aéreas realizadas con motivo del cataclismo de mayo de  1960 en el sur de Chile. En un avión Beechcraft T-34 Mentor, aterrizó en la pista del futuro aeropuerto El Tepual, entonces en construcción, y con el equipo de radio de su aeronave dirigió cual torre de control a los aviones de transporte que comenzaban a llegar con medios de auxilio.

Posteriormente retirado, dirigió sus pasos a la aviación comercial, rubro en el cual el destino lo citó con la muerte esa tarde de abril.

Durante el desarrollo de las operaciones de combate al fuego, el avión impactó el ala izquierda con la copa de unos árboles ubicados en la cima del cerro Manquimávida a las 19:15 GMT, desprendiéndose el extremo del ala a unos 6 metros de la punta de la misma, precipitándose a tierra pero evitando una catástrofe mayor, ya que se maniobró el Canso para evitar caer sobre una villa ubicada en esa área; esa acción costó la vida de los tres tripulantes al estrellarse el aparato pero no provocando desgracias personales a las personas en tierra, a pesar de generarse un incendio tras la caída del avión.

Monolito erigido en 1985 por el Círculo de Balmacedinos, en homenaje a Carlos Paris Maldonado

en Chiguayante, enero de 2020.

El extremo que se desprendió del ala izquierda, quedó a una distancia de 600 metros del fuselaje, a 550 pies de altura, mientras que por causa del fuerte impacto los restos del avión quedaron diseminados en un radio de 60 metros; partes del fuselaje se incendiaron tras caer. Las conclusiones tras el accidente indicaron que no existió falla técnica en el mismo, ya que a raíz de la colisión se perdió control del avión, el que efectuó un viraje descendente hacia la izquierda, precipitándose al suelo desde una altura aproximada de 500 pies, y cayendo por un tramo de unos 600 metros.  Se estableció que se efectuó una  pasada de bombardeo más bajo de lo  mínimo aconsejable, y en un rumbo no recomendado respecto al viento.

Previamente, el 6 de marzo de 1976, el CC-CDS tuvo un incidente similar en labores forestales al tocar el ala izquierda un eucalipto, sufriendo algunas abolladuras en el borde de ataque. El avión al año 1979, contaba con 5.014:40 horas de vuelo totales.

Y respecto al resto de la flota de Catalina de Parragué, los matriculados CC-CNP y CC-CCS operaron como aviones hidrantes no solo en Chile, sino que también en Argentina, Portugal y España, junto al CC-CDT que fue también modificado para la lucha forestal. Los dos PBY-6A fueron vendidos a diversos coleccionistas australianos, el CDT volvió a Chile el 2003, operando brevemente en el país el año 2005, hallándose actualmente en venta. En el caso del CC-CDU, fue usado como fuente de repuestos y entregado al Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile, donde se terminó su restauración en 2006.

El homenaje permanente

En la actualidad, existe un monolito que recuerda a los tres caídos, ubicado en la localidad de Chiguayante, el cual fue erigido por el Círculo de ex balmacedinos FACh en 1985 y que recuerda la inmolación del ex catalinero Carlos Paris Maldonado, en las cercanías del sitio en el que el Canso se estrelló. Lamentablemente, no ha escapado a la acción de vándalos que con sus rayados vapulean la memoria de tres personas que dieron su vida en cumplimiento de la protección de los bosques y evitaron una tragedia mayor ese día de 1979.

Detalles del avión:

CC-CDS/31: c/n CV-281, modelo 28-5ACF, Canso A para la Royal Canadian Air Force como RCAF 11003. ex CF-UKR, ex F-ZBAX, ex F-YEIC / Aéronavale 81.

Cedido a Roberto Parragué por carta N° 24/ZM/LOG/AIR del 25 de junio de 1973, ratificada el día 27 de junio. Inscrito en el registro nacional de aeronaves de la DGAC Chile el 20 de septiembre de 1974 por la Empresa de Aeronavegación Parragué e Hijos Ltda.

Su registro fue modificado el 24 de abril del siguiente año al cambiar la razón social de la sociedad a Aeroser-vicios Parragué Ltda.

Destruido el 8 de abril de 1979 en Chiguayante, con tres fallecidos.

La matrícula fue cancelada por resolución 050876 del 29 de junio de 1979; la notificación de la misma tuvo lugar el 2 de julio de ese mismo año.(1) Empresa de Aeronavegación  Parragué e Hijo Limitada (ASPAR) contó con cinco aviones: el PBY-de los cuales dos CC-CNP y CC-CDS fueron transformados a aviones bomberos. Volaron en cuatro durante temporadas en áreas cercanas a las ciudades de Concepción, Rancagua y Valparaíso junto a aeronaves similares extranjeros.


0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *