Traslado de ventiladores desde Beijing (Según Edición Especial Covid 19 de la Revista de la Fuerza Aérea de Chile- ISSN 0716 – 4866 Nº283 – 2020)

La  RESERVADA Operación a China En dos estratégicas misiones, un avión Boeing 767 institucional y sus 21 tripulantes volaron 46 mil millas para trasladar, en tiempo récord, 128 ventiladores mecánicos e insumos médicos desde el continente asiático.

Una vez decretada la Alerta Sanitaria en el país por el Nuevo Coronavirus, en febrero de este año, el Gobierno encomendó a la Fuerza Aérea de Chile viajar hasta la ciudad de Beijing, China, con el propósito de trasladar hasta Santiago ventiladores mecánicos e insumos médicos donados por la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC). El objetivo era claro: reforzar la red de salud colapsada por el creciente aumento de personas contagiadas por Covid-19.

Una misión tan reservada como estratégica, debido principalmente al complicado escenario mundial, pues la adquisición de estos equipos e insumos médicos para enfrentar la pandemia resultaba cada día más difícil, por su escasez en todo el orbe, lo que aumentaba la posibilidad de que fueran requisados. “Lo complejo de esta operación de largo aliento requirió la preparación de un exhaustivo plan de vuelo pues debía ser realizada por la ruta menos riesgosa y en el menor tiempo posible, a fin de no perder la posibilidad de trasladar estos elementos tan vitales para Chile”, señaló el Jefe de la misión, Comandante de Grupo (A) Carlos Tabilo, agregando que “la distancia implicaba cruzar todo un océano y tres continentes para llegar a China”.

Misión a China

La misión se realizó en dos vuelos del avión de transporte estratégico Boeing 767 del  Grupo de Aviación Nº 10 de la IIª Brigada Aérea, demandando además un cuidado extremo debido a la fragilidad de la carga “lo que requirió un monitoreo constante de la meteorología”. A ello se sumó la configuración de la aeronave lo que significó retirar la totalidad de los asientos para distribuir los equipos tanto en la cabina como en las bodegas.

Cada viaje contempló 52 horas de vuelo y 76 de operación continua, con escalas técnicas en Isla de Pascua y Nueva Zelanda, recorriendo un total de 23 mil millas náuticas, equivalentes a 42 mil kilómetros. Una operación en la que sus 21 tripulantes debieron alternar sus labores, divididos en tres equipos, para optimizar el tiempo de la operación. “Permanecer tres días y medio en una aeronave no es fácil; soportar 52 horas de vuelo tampoco. Operar 76 horas continuas en un complejo escenario internacional, como el que estábamos viviendo, fue sin duda una dificultad adicional a lo que normalmente no estamos acostumbrados, pero nuestras tripulaciones están muy bien entrenadas y preparadas”, aseveró el Comandante Tabilo.

El primer vuelo se efectuó el martes 28 de abril, despegando desde la Base Aérea Pudahuel a las 09:00 hora local, arribando a la capital china el 29 de abril, a las 17.25 horas chilena. Fueron aproximadamente 28 horas de vuelo y su estadía para el carguío de los equipos y reabastecimiento de combustible en Beijing se extendió por 16 horas más. El regreso a la ciudad de Santiago se produjo al mediodía del 1 de mayo, tras 24 horas de vuelo. Una operación que hizo posible la llegada de 117 ventiladores mecánicos, que fueron inmediatamente trasladados a distintos centros médicos del país.

Misión compleja que fue destacada por el Comandante en Jefe de la IIª Brigada Aérea, General de Brigada Aérea (A) Raúl Jorquera Conrads. “Quienes participaron en la operación fueron entrenados e instruidos para coordinar y sacar adelante estas múltiples complejidades, que implicó manejar códigos sanitarios y protocolos aeronáuticos que cada país implementó en esta pandemia”, dijo. Siguiendo la misma ruta, el 20 de mayo se registró un segundo vuelo. Esta vez, la tripulación del Boeing 767 trajo desde China 11 ventiladores mecánicos y 15 toneladas de insumos médicos, sumando en total 46 mil millas náuticas, equivalentes a 85 mil kilómetros. Su arribo a la Base Aérea Pudahuel se registró cerca de las 13:00 horas del 23 de mayo.

“Es un tremendo orgullo para nuestro personal el haber participado en esta exitosa operación que requirió un gran esfuerzo operativo y logístico, dos pilares fundamentales para poder cumplir con esta misión”, finalizó diciendo el jefe de este estratégico despliegue aéreo.

Categories: Noticias

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *