Con escaso intervalo, el entorno mas cercano de los pilotos retirados, se ha visto ensombrecido por el fallecimiento de dos queridos asociados y familiares muy cercanos de tres otros asociados. Se trata de nuestros socios Cdte. Gustavo Cid Hernández y la Sra. María Luisa Andres Faundes (viuda del Cdte. Manuel Zúñiga Q.E.P.D., el muy recordado “Manolito” Zúñiga Espinosa), Patricia Taha Lizarraga, (señora de nuestro socio Cdte. Hernán Tapia Contardo), Michael Robert Lowery  B., hijo de nuestro socio Cdte. Ronald Lowery  Townson y “Katty” Acevedo, hermana de nuestro socio Cdte. Abraham Acevedo Campos. Katty al igual que Patricia, fue también por años una querida Auxiliar de Vuelo que muchos habrán de recordar con particular cariño. Para ellos y sus familiares nuestras mas sentidas condolencias.

Categories: Obituario

1 Comment

Ruby Moragas · Junio 26, 2018 at 2:12 am

A raíz del fallecimiento de Tito Fouilloux, ha venido a mi memoria el nombre de Patricia Taha Lizárraga, con quien tuve una estrecha amistad cuando éramos quinceañeras, admiradoras de Tito. Ella vivía en Santiago y veraneaba en Iquique, lugar de mi residencia. Decía ser amiga del hermano de Tito, Pato Fouilloux. La busqué en internet, con la intención de reanudar nuestra amistad y grande fue mi sorpresa cuando encontré la publicación de su fallecimiento. Conocí a su madre y también a su tío y su abuela, quienes vivían en Iquique. Me gustaría hacer llegar mis sentidas condolencias a sus hijos o a quien corresponda, ya que no tenía hermanos; era hija única. Recuerdo que para una fiesta de disfraces mi abuela nos hizo tutús blancos de bailarinas. La recuerdo como muy alegre y divertida. Lo pasábamos muy bien durante las vacaciones de verano y perdimos contacto cuando fue a estudiar a Irlanda. Ojalá pudiera contactarme con alguien relacionado con ella. Todavía me acuerdo que vivía en Lo Encalada 944, no recuerdo el número del departamento, pero a esa dirección le escribía durante el año, cuando ella volvía a Santiago. Realmente me da pena enterarme de que ya no está con nosotros. Adiós, mi querida amiga “Patoca”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *