LA HISTORIA DESCONOCIDA DE

LOS HERMANOS COPETTA

 image001

(Por Ricardo Copetta Dagnino – Piloto Comercial)

 

Para comenzar estas líneas, es preciso aclarar que la información vertida mas abajo, es cuanto pude heredar mayormente de boca de mi abuelo y de mi padre, durante las largas horas de sobremesa de los domingos en almuerzos familiares, complementada en gran parte por algo de documentación existente, como recortes de periódicos y escasas fotografías que ya fueron copiados por el Museo Aeronáutico.

Porqué llegan a Chile

image003Hacia fines de los 1800 César y Félix Copetta Brosio conocen aGustave Eiffel, debido a su interés común por el trabajo de los metales y construcciones. Eiffel los entusiasma con la idea de venir a Sudamérica, a Chile, con el objeto de trabajar juntos en algunos de sus  proyectos en nuestro país. Hacía pocos años se había terminado el viaducto delMalleco y la Estación Central, entre otros.

 

Una vez aquí, los hermanos Copetta no tardaron mucho en darse cuenta de que los términos que se habían acordado en Francia entre ellos y Eiffel, no eran tan promisorios. Recordemos que Eiffel salía del escándalo de Panamá en 1893. De modo que sus proyecciones se derrumban poco a poco y esto hace que los hermanos Copetta rápidamente se independicen. Llegan a un país donde hay mucho por hacer, con conocimientos y una actitud que los aventajaba en esos tiempos.

Qué hacer

                       image005            image007

 

Las primeras actividades se centran en construir bicicletas. Hacia 1887 ya se hacían carreras de bicicletas en Chile, pero acá todavía no se construían bicicletas. Los hermanos Copetta construyeron bicicletas competitivas. De hecho una de ellas fue presentada en una exposición en Búfalo, EEUU, alrededor de 1900, con la que ganaron un premio al diseño. Mas tarde, dos de las grandes figuras del ciclismo eran un señor Montenegro y César Copetta.

Las carreras de automóviles

 image009  

El primer automóvil traído a Chile tuvo lugar en 1901, por el señor CarlosPuelma Besa. El vehículo era unDarracq de 6HP, de origen francés.

 image011 El año 1904 se organiza la primera carrera de automóviles en el Club Hípico de Santiago. Esta carrera fue ganada por los hermanos Copetta desarrollando un promedio de velocidad de 35 km/h.

 

El primer vuelo

image013 image015
El avión Voisin de 50 HP fue llevado y ensamblado en la chacra Valparaíso el sábado 20 de agosto de 1910. Los hermanos Copetta llegan al alba al lugar con el avión sin las alas en un camión, en compañía de Miguel Covarrubias y David Echeverría (sus dueños). Llevaban una caja con unas pocas herramientas. El avión estuvo listo para volar, pasado ese medio día y la tentación de volarlo de inmediato fue tremenda. Ese día había como observadores sólo un par de curiosos inquilinos del lugar

 

 El primer vuelo en Chile fue en realidad el 20 de Agosto de 1910, y se dio de la siguiente manera:

Se sube César al avión y Félix intenta arrancar el famoso motor Gnome, numerosas veces, sin éxito. César, ofuscado y emanando palabrotas en su idioma, se baja del avión y sube a Félix, de modo de intentar él arrancar el caprichoso motor. Sorpresivamente, en medio de mucho humo, este artefacto cobra vida. Según lo que mi abuelo contaba, aún no estando presente pero por lo que escuchó, los espectadores desaparecieron con el ruido y el humo. En ese momento, César que se encontraba en tierra, le grita en francés a Félix: “¡¡Vas-si !!” (algo así como ¡¡dale!!) y Félix apenas se despega del suelo, corta la potencia atemorizado por lo que estaba viviendo. Está claro que nadie esperaba que esto despegara. Este vuelo que es en rigor el primero, no debe haber durado mas de 5 a 10 segundos, y el avión consiguió despegarse sólo unos centímetros.

El Domingo 21 de Agosto, mas decidido, se sube César luego de una pequeña discusión con Félix acerca del método para arrancar el motor, toma los controles y despega temerariamente sin dar pié atrás, efectuando lo que hoy llamamos un circuito de tránsito. En el aterrizaje, se daño la punta de ala inferior derecha, la que fue fácilmente reparada en días posteriores. Para entonces, ya se había reunido algo de prensa y un fotógrafo, que nunca se supo de donde aparecieron ya que ninguno de los involucrados confesó haberlos citado. Debido a estos testimonios, César y el día 21 de Agosto son los protagonistas, y esto siempre se comentó dentro de la familia, pero la historia se escribió de esa manera y nunca hubo interés de parte de esta por corroborar los hechos por no considerarlo relevante. De una forma u otra, cada vez que se elevaba uno de los dos hermanos, implícitamente el que quedaba en tierra también estaba a bordo.

image017 image019

 

Otro viaje a Francia

Hacia 1928, César Copetta va nuevamente a Francia, a la región de la Lorena, ya que pertenecía a la reserva Francesa, a objeto de recibir instrucción para adquirir experiencia estratégica que fuera transmitida al Ejército de Chile en aquellos años. Esto tuvo lugar en la escuela de vuelo de Châlons, en material Potez 25, avión que ya volaba Mermoz y que en algún momento traerían a Sudamérica para las postas de correo operadas en Argentina y Brasil. Existen fotografías del avión volando sobre los macizos Andinos. César Copetta conoce ahí a Mermoz y mas tarde se encontrarían en Chile para un acuerdo de mantenimiento de los aviones que llegarían a Santiago.

Durante este período de instrucción, César sufre un accidente luego de un pésimo aterrizaje, resultando ileso. Conservo fotografía de este evento en los que se puede notar la cruz de La Lorraineen la cola del avión.

Otro Chileno que estaba basado ahí era Luis Omar Page, quien estuvo junto a Félix Copetta en 1912 en Châlons volando en la escuela de Sánchez-Besa y que haría más tarde el primer vuelo nocturno en Chile en un avión construido por los hermanos Copetta. Según mi abuelo Carlos Copetta Gautier, que tenía 10 años para entonces, iluminaron la pista en el parque Cousiño con chonchones de carburo para poder distinguirla desde el aire.

Copetta y Mermoz

 image021

Paralelamente, en 1928, Chile firma un acuerdo con “Aeropostale”. El 21 de noviembre, JeanMermoz pionero de la primera línea aeropostal establecida sobre el atlántico para Sudamérica, atravesando la cordillera llega a Santiago en unLatécoére 25, junto a su mecánico Collenot, contactando a los hermanos Copetta para confiarles el servicio de mantenimiento de los aviones de Aeropostale en esta capital. Este servicio, después con trimotores Couzinet Arc-en-ciel, duraría hasta 1935 donde nace Air France prohibiéndose a otros los vuelos transoceánicos.

 

image023

 

Primeros aviones construidos en Chile

image025Los primeros cuatro aviones construidos en Chile, fueron diseñados y creados por los hermanos Copetta. El primero de ellos voló en 1911 y su nombre fue el “Burrito”. Este avión nace de la necesidad de volar, luego de la destrucción irreparable del biplanoVoisin, traído originalmente desde Francia. El “Burrito” llevaba en su cola el nombre de “Copetta 2” ya que en esos años era usual poner el nombre de su piloto y  de su constructor (Copetta yCopetta).

 

El segundo avión en Chile fue el “Batuco”, nombre que recibiera por la zona en que los hermanosCopetta desempeñaban sus actividades de vuelo. Era el segundo avión construido íntegramente por los hermanos. Este avión era un biplano, en el que se realizó el primer vuelo nocturno en Chile en 1912. El tercer avión construido en Chile, es el “Tucapel”. Un monoplano construido con restos de unBleriot accidentado, cuyo piloto era Clodomiro Figueroa. Este último pide a los hermanos Copetta que reparen su avión, lo que no se logra sino rediseñando y reinventando este avión casi en su totalidad. El resultado es un monoplano, muy distinto al original y aprovechan sólo el motor y algunas vigas. El cuarto avión construido en Chile fue el “Chincol”. Su nombre se debe a que era un avión bastante pequeño. Este biplano tenía diferencias garrafales entre centro de gravedad y centro de presión, lo que lo convertía en una aeronave imposible de volar. El 27 de Octubre de 1940, en el vuelo de prueba de este avión, César pierde la vida en el aeródromo Los Cerrillos en Santiago, debido a la imposibilidad de control. Por otra parte, Félix se aleja definitivamente de los aviones y fallece el 13 de septiembre de 1963 en Santiago.

Los autocarriles

image027Hacia los años 1930 hasta los  50, la dedicación fue a los autocarriles. Recordemos que el pavimento en la panamericana llegaba sólo hasta San Bernardo, de modo que no era mala idea construir vehículos que rodaran por las vías férreas, de manera más ágil y con menos contratiempos.

 

 

 

De este modo se construyeron varios autocarriles con la contextura de un bus, utilizados principalmente para ramales en donde no se justificaba enviar un tren. Esta empresa era de 2 asociados franceses: Copetta y Robin, siendo Félix el hermano de César, uno de los socios. En estas instalaciones, ubicadas en la calle Carrascal 3437, barrio Yungay, se fabricaron tambien los aviones Burrito, Batuco y Chincol.

Perfil de la personalidad de estos hermanos

image029 image031

En relación a los caracteres de estos hermanos, podemos decir que eran introvertidos, de mal carácter y tremendamente patriarcas y machistas

 

(Izq. César y Der. Félix)

 

Muchas veces tildados de apáticos y hoscos. A pesar de que he conocido mucha gente que mantiene un recuerdo agradable de ellos. Mi padre se refería a sus abuelos como “los clásicos franceses pesados”. Mi abuelo se abstenía de hacer ese tipo de comentarios.

Otras anécdotas

El árbol mas gordo

Luego de adquirir cierta confianza en el vuelo y de romper varias veces el precario Voisin, César y Félix tuvieron la inquietud de experimentar, construyendo sus propios diseños. Entre ellos los mas nombrados fueron el “Batuco” y el “Burrito”. Los primeros vuelos de estos aparatos, fueron realmente aventuras, ya que no contaban ni siquiera con un velocímetro a bordo, de modo que no tenían idea de la velocidad a que el avión se desplomaría. Al no conocerla, no se atrevían a bajar la velocidad al aproximar al suelo para aterrizar. Debemos entender que en los primeros vuelos de un aparato como este no se tenía certeza de la ubicación del centro de gravedad, lo que puede transformar un avión en una máquina extremadamente crítica e indomable. Esto hace que los hermanos no se atrevían a bajar la velocidad del avión hasta no estar seguros de haber logrado balancearlo. Existiendo entonces este fantasma a bordo, al aproximar al suelo escogían el árbol más gordo del potrero y paraban en él. Por muy poca velocidad que desarrollaran estos cacharros, debe haber sido impresionante estar en la cabina del avión y dirigirlo deliberadamente contra un árbol para que este dejara de volar. Luego de esta pintoresca forma de detenerse, el temerario piloto bajaba por las ramas y se enviaba una cuadrilla de lugareños a bajar el avión del árbol. Estos eventos tienen como escenario a los potreros de Batuco de la época.

 

Una hélice para el fin de semana

Parte importante de los experimentos se hicieron en Batuco, donde por motivos que desconozco, disponían de un gran terreno habilitado para llevar a cabo los vuelos y poder dejar el avión debidamente guardado. Este lugar colindaba con la línea férrea que iba a Calera, El Melón, etc. Los abuelos tomaban este tren todos los fines de semana aún siendo en un carro de carga. El objetivo era llegar temprano, y lo abordaban en la Estación Mapocho con todos los niños, entre los que se encontraba mi abuelo. Tambien ese embarcaba una hélice nueva construida en madera laminada durante toda la semana, ya que seguramente habría que reemplazarla aún cuando la del fin de semana anterior se hubiese librado.

Para entretener a los niños

Una vez en Batuco, el día sería muy corto para los hermanos, pero para los niños que los acompañaban probablemente no tan corto. De modo que se les buscaba entretención para que no distrajeran la atención de quienes en ese momento estaban a cargo de los inicios de la historia de la aviación en Chile. Entre las entretenciones que los abuelos le buscaban a los niños estaban básicamente las que se podían obtener en una granja o mejor dicho un potrero. Luego de algunos porrazos de aeronaves cuyos restos no era conveniente reparar, sobró un fuselaje que estaba bastante entero. A este fuselaje que aún contaba con ruedas se le instaló un mástil con una vela. Este híbrido era arrastrado por los mismos niños hasta un extremo del potrero y luego se subían todos a él, desplegaban la vela y se desplazaban hasta el otro extremo a favor del viento. Este fue el juguete preferido de los niños durante todos esos días en que había que acompañar a los padres.

Las carreras de autos

En aquel tiempo los hombres eran tremendamente machistas, por tanto ni se consideraba la presencia de las familias en las carreras. El tema de las carreras tenía muy intrigada a mi bisabuela BlancheGautier Begaud quien en compañía de unas primas y amigas, fueron a ver qué sucedía. En medio de la carrera ellas cruzaron en grupo la pista, llevándose un tremendo susto ya que no calcularon la velocidad con que los autos se acercaban. Regresaron a sus casas sin dejar rastro. Esa tarde, a la hora de comida, los abuelos comentaron que en la carrera de hoy se habían atravesado en su camino unas cuantas viejas y casi las atropellan. La Memé Blanche no dijo nada sino hasta unos cuantos años más tarde.

Analogías de pioneros

  • Los primeros en volar y construir aviones en el mundo son los hermanos Wright
  • Los primeros constructores de aviones en Francia son los hermanos Voisin.
  • El primero en realizar un vuelo controlado es Henri Farman.
  • Los primeros en volar y construir aviones en Chile son los hermanos Copetta.

 

Todos estos pioneros eran 2 hermanos.
Todos ellos adoptaron las bicicletas como primera actividad.
Todos ellos estuvieron relacionados con la aviación.
En todos los casos, uno de ellos muere joven en un accidente.

 

***

 

El relato personal que don Ricardo, bisnieto de los hermanos Copetta, nos ha regalado con tanto afecto y generosidad, se debe a una feliz sucesión de contactos por mail a raíz de una crónica publicada en el diario La Tercera el 30 de Julio de 2010 con motivo de la celebración de los 100 años del primer vuelo en Chile realizado por César Copetta Brosio. Enterado del tema, nos contactamos con uno de los destinatarios del mail, Pamela Copetta, que suponíamos nos podría dar mas luces al respecto. Efectivamente la respuesta fue casi inmediata:

“Muchas gracias por su interés en la hazaña de mi bisabuelo (-“Mi bisabuelo loco, mi abuela decía que lo que se hereda no es pecado…-”). Quien está a cargo de recopilar toda la información e incluso volar una copia del Voisin, es mi primo hermano Ricardo Copetta, piloto. Ya le he enviado a él su carta. Él con mayor placer podrá darle copias de todas las fotos e información al respecto. Yo vivo en Portugal y es él quien me ha enviado el link para leer el artículo de La Tercera.”

Así fue como don Ricardo nos hizo llegar su interesante relato. Pero no sería todo. Al percatarnos del segundo apellido de don Ricardo, – Dagnino -, no pudimos evitar preguntarle si había alguna relación familiar con el antiguo Capitán de Lan, don Antonio Dagnino Mac Donald. Y, oh sorpresa, la había !

“Efectivamente, don Antonio Dagnino (“El Tuco”), era hermano de mi abuelo materno, es decir tío abuelo mío. También era el padrino de mi mamá. Él falleció hace muchos años, pero guardo un recuerdo muy agradable de él, porque era muy simpático y atento con todos nosotros. Imposible olvidar sus innumerables anécdotas aeronáuticas, las que eran narradas con una simpatía que desternillaba de la risa a cualquiera. Copio este mail a mi mamá ya que para ella fue una persona muy querida.”

Al enviarle la reseña que publicamos a continuación, don Ricardo nos confirma:

“Que hermoso recuerdo me hace llegar. Efectivamente tanto él como mi abuelo materno tenían esos corazones que hoy cuesta encontrar. Yo sabía que él había sido uno de los miembros de la tripulación del inaugural a Punta Arenas, ya que su esposa Consuelo aún vive y su hija María Isabel permanece en contacto con nosotros. No puedo hacer menos que agradecer a usted infinitamente este hermoso pasaje de la historia de nuestro tío ‘Tuco’, la que no sólo desconocía sino que es también motivo de orgullo para nuestra familia. Me permití entonces hacer llegar esta carta a la descendencia por el lado Dagnino.

Le saludo afectuosamente y estoy a disposición vuestra para lo que estime conveniente”.

 

Breve reseña del Capitán Dagnino

El Capitán de aeronave LAN, don Antonio Dagnino Mac Donald, no obstante ver truncada su carrera el año 1949 junto a otros 23 pilotos pioneros, siempre mantuvo a LAN en su corazón. Además vivió un episodio de vida personal, que dio motivo para dar testimonio de una faceta de su personalidad y la de Eric Campaña como Presidente de LAN, tambien un gran hombre de bien:

“Entre las breve semblanzas de los pilotos de LAN publicadas en el diario La Hora el 12 de Diciembre de 1947, estaba la de don:

ANTONIO DAGNINO MAC DONALD

Piloto, Capitán de Aeronave. 32 años, casado. Grado 1° del escalafón. Ingresó a la LAN el 1° de Marzo de 1943. 2° año de Comercio en la Universidad de Chile, dio su bachillerato después de sus estudios en el Mackay School de Valparaíso. Se recibió de piloto en los Estados Unidos donde tiene el título de “Piloto de Guerra de la Fuerza Aérea Norteamericana”.

En Enero de 1947 el Capitán Dagnino integra la tripulación del vuelo inaugural oficial de LAN a Pta Arenas como copiloto del Capitán Sergio García Huidobro

Inauguración oficial de vuelos de LAN a Pta Arenas. El vuelo inaugural lo hace un Lodestar (Santiago-Balmaceda-Bahía Catalina). Ese mismo año comparte con los pilotos Arturo Prado y Jorge Rivera Alonso la dotación de pilotos del Regional Pta. Arenas que contaba con un avión Electra.

En Agosto de 1948 es comisionado para traer en vuelo el cuarto y último Martin 202 desde los EEUU con los pilotos Alberto Bermúdez y Jorge Verdugo C.

El 17 de Marzo de 1949, el VP de LAN Juan del Villar notifica, a raíz de una huelga de pilotos, el despido de 23 de ellos. Uno de ellos era don Antonio “Tuco” Dagnino.

Muchos años después, cayó en nuestras manos una carta (1988) de don Antonio a uno de nuestros asociados, Alfonso Cuadrado M., en que comenta una gestión hecha ante el Presidente de LAN de la época, Eric Campaña. En parte dice:

“Y en carne propia – ¡precisamente en LAN! – años atrás, viví con emoción otro gesto. Una sobrina nieta mía gravísima con algo renal. Mi hermano médico, especialista y profesor, precisamente en Urología, organizaba un congreso mundial de esa especialidad aquí en Chile al que asistía “lo más” en calidad mundial en urología: el norteamericano Frank Mc Gould, “súper profesor”. Vicente, mi hermano, presentó a mi nieta o sobrina nieta al congreso aquél. El mago Mc Gould le dijo: acá esto no lo operan, no por falta de conocimientos sino de elementos; llévala a N. York y yo la opero gratis no así los “sevenaside” (7 por lado) médicos que tienen que intervenir en una operación como ésta.

Vicente se había embarcado en 3 cosas indesarmables y en las que había metido “Capital y reservas”. Todos cooperamos en eso tan inesperado y de un monto tremendo. (Viaje, hotel para la mamá, remedios, hospital un mes o más, etc. etc. etc.). Dije “cooperamos”; está mal: yo estaba absolutamente en cero financiero, en el “seno” de la ola, no en la cresta. Mi estanque de dinero mostraba una “E” de “empty” desagradabilísima. En mi desesperación por no poder, como toda la parentela, ayudar, agarré (increíble esto, Alfonso) el teléfono a las 8 y treinta cinco minutos de la noche y marqué el número que en el Guía, decía “Presidencia”. A la voz que salió, pregunté:

– ¿Está el señor Campaña? –

– Con él habla señor – , fue la respuesta.

– Señor Presidente, Ud. habla con Antonio Dagnino McD., ex piloto de Lan; no tengo el honor de conocerlo (yo no lo había visto jamás en mi vida, en serio, Alfonso) y …. le “espeté” mi problema. Su respuesta corta e inmediata fue:

– Señor Dagnino, yo tampoco lo conozco, pero siempre que he oído hablar de Ud. lo han calificado con conceptos tan espléndidos que es “como si lo conociera” y, en el hecho, quiero conocerlo y, para eso, vaya a LAN en Morandé mañana  a las 10, allí lo espero para que le entreguen un pasaje gratuito para la mamá de la guagua enferma. Viajará en el vuelo inaugural a N. York (Abril 1967 – Vuelo inaugural a N. York en B-707 N° 701 – 144 pasajeros – CC-CEA – SCL-BUE-SCL-LIM-NYC con el Cdte. RonnyLowery al mando) y la mamá llevará una tarjeta mía para la Jefa de RRPP en aquella ciudad con indicación “que no se despegue de ella” mientras mamá y guagua permanezcan en N. York. –

Y así ocurrió, exactamente como ofrecido, Alfonso. ¿Para llorar verdad? Pero falta algo: Ya enPudahuel, vi entrar a la ceremonia del vuelo inaugural, a Eric Campaña y colaboradores. Fui con mamá y guagua para que ella le agradeciera (y yo también, por supuesto). Cuando la mamá, que es muy culta e inteligente, apenas iniciaba las primeras palabras de su agradecimiento, Campaña la interrumpió:

– M’hijita, Ud. está nerviosa por lo de su guagua y por el viaje; además, no pierda el tiempo en darme a mí las gracias, déselas a su tío Antonio, ¿sabe por qué?. –

Al “- no sé -” de mi sobrina, Campaña respondió:

– Porque si Ud. y su guagua pueden viajar ahora a salvarle la vida a su hijita, en un Jet, se debe a que LAN, felizmente tuvo pilotos como su tío. Déjeme darle un beso y desearle suerte y lleve esta tarjeta a la Jefa de RRPP en N. York. Y ya sabe: las gracias…, a su tío ! -”