(Testimonio e información de prensa de la época, proporcionada por su hijo
Miguel Pérez de Castro Valenzuela  – Curso E. A. 1953)

 

image001En la intimidad de una conversación con Miguel, nos enteramos que su padre había sido oficial de la Fuerza Aérea y también, en una etapa importante de su carrera, piloto comandado a Línea Aérea Nacional. Hay que recordar que en sus inicios toda la planta de pilotos de Lan provenía de la FAN, Fuerza Aérea Nacional; era una destinación que decidía la superioridad, como cualquier otra.

Pero lo que en ese momento más recordaba Miguel, fueron las penosas e inesperadas circunstancias de la muerte de su padre, antes que él cumpliera los cinco años de edad.

 
 
 
 

Al ser destinado su padre, en Abril de 1940, desde la Escuela de Aviación al Grupo de Aviación Nº 1 “Los Cóndores” de Iquique, decide hacer el viaje por tierra, en un auto Ford del año 1929 de su propiedad, acompañado de su esposa Eliana Valenzuela Valdovinos y de sus dos hijos: María Eliana y el mismo Miguel, de 2 y 4 años de edad respectivamente. Al cabo de 12 días llegaron sin mayores contratiempos (salvo los malestares al estómago que ya le producía una úlcera gástrica) a su destino, gracias a los cuidados previos a que había sido sometido el Ford por su padre, con ayuda de su amigo e ingeniero, el Teniente 1º Sr. Fernando Fagalde Murúa. Juntos se habían entretenido en desarmar, arreglar, revisar y volver a armar el auto, preparándolo para el largo viaje. Se recuerda haber visto detrás de muebles de la casa paterna, motor, diferencial, caja de cambio y otras partes del auto, todo ya preparado para su rearme.

Con motivo de sus vacaciones de verano decide, en Febrero del año siguiente, poner a prueba nuevamente a su querido Ford 29. Con toda la familia planifica un viaje hacia Arica, luego a La Paz, Bolivia, para regresar cruzando el lago Titicaca, vía territorio peruano, a Chile por Arica. Inician la gira el día 6 de Febrero a Arica y prosiguen el 11 hacia Tacna, Torata y Puno. El día sábado 15, pasan de Copacabana a La Paz. Al regreso desgraciadamente, vuelven a manifestarse las molestias que le causa su úlcera gástrica. En Arequipa eran de tal intensidad que don José Benito ya no estaba en condiciones de manejar, al punto que Eliana, su esposa, decide pedir ayuda a su amigo el Capitán de Ejército Sr. Hugo Santa María, con asiento en Arica, para manejar el auto de regreso a Chile.

Mientras Eliana prestaba la ayuda que podía a su marido en el asiento trasero, los dos niños, María Eliana y Miguel, compartían adelante el asiento con el Capitán Santa María. Al acercarse el Miércoles 26 a la aduana peruana, el Capitán pregunta por el estado de su amigo, recibiendo como respuesta un lacónico: -“Hace ya una hora que falleció.”

El paso por la aduana se realiza sin dificultad pero sí con gran ansiedad ya que Eliana se limita a informar al funcionario: – Viene muy enfermo.

En Arica es llevado al hospital donde se inician todos los trámites para su retorno a Iquique y luego a Santiago.

JOSÉ BENITO PÉREZ DE CASTRO GUTIÉRREZ

JOSÉ BENITO PÉREZ DE CASTRO GUTIÉRREZ

Tras escuchar esta penosa historia de boca de Miguel, nos atrevimos sin embargo, a comprometerlo para que nos aporte los antecedentes necesarios para incluir en nuestra página, la historia de la etapa de su padre como piloto de Línea Aérea Nacional (LAN).

Con mucho interés se abocó Miguel a la tarea encomendada, sin obtener frutos por algún tiempo. El golpe de suerte se produjo cuando su hermana, enterada de sus afanes, le dio la gran noticia: Estaba en posesión de un libro en que la madre de Miguel había coleccionado, con gran meticulosidad, recortes de publicaciones de diferentes diarios en que el aviador y oficial de la FAN don JOSÉ PÉREZ DE CASTRO, había sido destacado.

 
 

Como se trata de recortes originales de los diarios, gran parte de este recuerdo son transcripciones textuales (sin poder en todos los casos identificar el periódico). Pensamos de esta forma, reflejar mejor la época en que fueron hechas las redacciones periodísticas y mostrar también la increíble popularidad que tenían entonces los aviadores. También se respetaron las fechas registradas en el libro sobre cada recorte de diario, presumiendo que corresponderían a la fecha de publicación del artículo. Es posible que por esa razón puedan existir algunas faltas de concordancia de las fechas registradas y las reales. Lo emocionante es apreciar el cariño con que Eliana, su mujer, fue registrando los hechos y las noticias que de algún modo le parecieron importantes de guardar en esta especie de diario de vida gráfico de su querido marido José Benito.

Nos relata Miguel que su padre JOSÉ BENITO PÉREZ DE CASTRO GUTIÉRREZ, nació el 24 de Mayo de 1908, hijo de Amaro y Carmela. Es el 8º hijo de nueve hermanos a quien su hermano mayor, Amaro(*), oficial de Ejército en ese tiempo, le insinuó, – “para combatirle lo perezoso” -, la conveniencia de entrar al servicio militar el año 1927 en el Regimiento Ferrocarrileros, Batallón de Construcción, con asiento en El Bosque en esa época.

(*) Nuestro querido asociado y amigo Amaro Bamón M. (Curso EA 1945) resulta que curiosamente está vinculado también a esta historia, en virtud de que su padre era compañero de armas de Amaro Pérez de Castro. La madre de Amaro Bamón, al ir gestando en su seno su excepcional vástago, se propuso que su nombre no sería otro que el del camarada de armas de su marido !

Miguel reconoce que no hay datos fidedignos de cómo su padre, José Benito, pasó a la Escuela de Aviación. Sabe que formó parte, el año 1928, del curso de la Escuadrilla de Aplicación (2º Curso), a cargo del Capitán don Arturo Herrera (padre de Jaime Herrera Carghill. – Curso E. A.1951, ex copiloto de Lan y que terminó como embajador siguiendo la carrera en el servicio diplomático). José Benito compartiría varios vuelos LAN con el Capitán Herrera, siendo el mas historiado el del traslado de los “divos de la lírica” de Mendoza a Santiago.

En diciembre de ese mismo año, se titula Piloto de Guerra, en calidad de Aspirante a Oficial, junto a Juan  Rodríguez Puga, Tomás Castro San Cristóbal, Arturo Rodríguez, Adalberto Fernández Ferrari (ex VP de Lan), Arturo Meneses (piloto del vuelo inaugural de la Línea Aeropostal Santiago – Arica, precursora de Lan) y Alfonso Moreira Arriagada (ex piloto y VP de Lan).

Al año siguiente ya lo tenemos operando con el grado de Alférez en la recién creada Línea Aeropostal Santiago – Arica  (LAN a partir del 29 de Julio), a juzgar por lo que se publica el jueves 20 de junio de 1929:

Un aviador se ve obligado aterrizar en el camino de La Serena a Coquimbo

A las 10 horas de hoy, el aviador Teniente Sr. PÉREZ DE CASTRO se vio obligado a aterrizar en el camino de La Serena a Coquimbo a causa de desperfectos en su avión. A las 5 de la tarde continuó rumbo a Copiapó”.

El viernes 21 de febrero de 1930 sería un día memorable para el Alférez PÉREZ DE CASTRO ya que captaría la atención de todo el país como uno de los pilotos al mando del avión trimotor Ford Nº 3 de LAN, que trasladaba al Príncipe Eduardo de Gales y su hermano el Príncipe Jorge, desde Antofagasta a Santiago.

“La llegada del príncipe de Gales fue para nuestra aviación un verdadero triunfo. En Antofagasta había aviones de las marcas más renombradas del mundo y manejados por expertos pilotos también de otras razas. S. A. no vaciló en elegir el avión que lo conduciría a Santiago.”

“El traslado se había organizado con gran prolijidad y la participación de varios aviones. A las 09:45 hrs. un anfibio Sikorsky piloteado por los Tenientes señores Felipe Latorre y Félix Olmedo y el mecánico Mr. Dunlop, sería el primero en despegar rumbo a Copiapó. Para ‘fijar las rutas’ y transportar el equipo de los Príncipes. Lo seguía el trimotor Ford Nº 3 piloteado por los Tenientes señores PÉREZ DE CASTRO y su compañero Juan Rodríguez que conducía a los Príncipes, al agregado aéreo de la embajada británica, Comandante Johnson, con varios pasajeros, entre ellos al Subsecretario de Aviación Comandante señor Arturo Merino Benítez, al Ministro de Marina señor Edgardo von Schroeders y otros miembros de la comitiva inglesa. Tras los dos primeros aviones, se elevó el trimotor Ford Nº 2 piloteado por los Alféreces señores Arturo Rodríguez y Alfonso Moreira con otros miembros de la comitiva de los Príncipes y tres oficiales chilenos.

Los dos Ford eran escoltados por seis aviones Curtiss Falcon de la Base Aérea de Los Cóndores, piloteados por los tenientes señores Lisboa, Baldeig, Meneses, Zapata, Hoerning y Montero (Vicente, futuro piloto de planta de Lan). El trimotor Ford Nº 2 tuvo que regresar al aeródromo de Portezuelo por haber fallado una bujía que fue arreglada inmediatamente, siguiendo viaje a las 10.5 de la mañana.”

Según la prensa “A las 09:30 los Príncipes Eduardo y Jorge habían tomado asiento en el trimotor Ford Nº 3 de la Línea Aérea Nacional que piloteó el Teniente PÉREZ DE CASTRO, uno de nuestros mejores pilotos jóvenes de la aviación nacional. El alférez Juan Rodríguez iba como segundo piloto. A las 10 horas, el trimotor tomaba altura y giró repetidas veces sobre el campo de aviación en señal de despedida. Después tomó rumbo al sur, siendo escoltado por los otros aviones…”

“El piloto chileno, orgulloso de la distinción que le hizo el futuro rey de los británicos, se elevó majestuosamente y en raudo vuelo avanzó a la capital. Momentos antes de llegar a Copiapó, el Teniente PÉREZ DE CASTRO se volvió hacia el príncipe y le dijo:

– Alteza, maneje Ud.

– No, con Ud. me siento seguro.

Y se quedó tranquilamente en su butaca.”

“Cuando el trimotor llegó a Copiapó, el teniente PÉREZ DE CASTRO tuvo que dar varias vueltas por encima de la ciudad antes de aterrizar. En esos momento S. A. se dirigió al Ministro de Marina diciéndole: ¿Pero esto no es Santiago?…

– Es Copiapó, Alteza contestó el interpelado.

– Caramba y ¿Cuanto falta para llegar a Santiago?

– Seis horas, Alteza.

– Ah, macanudo, respondió el Príncipe sonriendo ligeramente.

Como saben nuestros lectores, Su Alteza tiene para los chilenos la exclamación ‘Caramba’ y para los argentinos ‘Macanudo’.”

“El trimotor había pasado ya sobre la capital y se aprestaba a descender en la Escuela de Aviación de El Bosque. El Teniente PÉREZ DE CASTRO se volvió hacia el Príncipe de Gales quien le envió un saludo con la mano y pronunció algunas palabras en inglés. El Teniente PÉREZ DE CASTRO no alcanzó a oírle pues el ruido de los motores lo impide.

En ese momento, el trimotor da un ligero cabeceo, pero el Príncipe no se inmuta por eso, antes bien parece gozar con cada una de las pericias.

 
image005El Teniente PÉREZ DE CASTRO abandonó en ese momento el comando al Alférez Juan Rodríguez y se acerca al Príncipe para preguntarle lo que quería decirle.

 

El Príncipe le responde:

– Denantes quería decirle que Ud. maneja muy bien; ahora, debo decirle que Ud. maneja mucho mejor.”

 

 

 

“El trimotor Ford Nº 3 cruzó sobre la cancha a más o menos trescientos metros de altura y luego de describir un semicírculo en dirección al oriente comenzó a descender en forma rápida y en segundos después, tomaba tierra suavemente   en forma magistral para luego avanzar en dirección a los hangares junto a los cuales aguardaba la comitiva oficial. Los invitados oficiales se arremolinaros en esos instantes junto al gigantesco avión….”

“Después de una breve charla el Príncipe, antes de dirigirse al Casino de Oficiales de la Escuela de Aviación, se volvió hacia donde estaban los pilotos del trimotor y que eran los Alféreces señores JOSÉ PÉREZ DE CASTRO y Juan Rodríguez. Su Alteza Real, estrechó cordialmente la mano a ambos pilotos y les agradeció en un correcto castellano, la forma magnífica cómo habían guiado la máquina.

– He hecho un viaje delicioso – dijo – que me ha permitido conocer una extensa zona del territorio chileno y la eficiencia de los servicios de la aviación nacional.

El piloto PÉREZ DE CASTRO retribuyó los agradecimientos del Príncipe y le manifestó que, para él habría sido un gran honor, cederle el comando de la máquina durante una parte del vuelo. El Príncipe sonriendo, le contestó:

– Aún no tengo la práctica necesaria.”

Al día siguiente en una manifestación en la sede del Club Aéreo, el Príncipe de Gales se vuelve a encontrar en la terraza con el Alférez JOSÉ PÉREZ DE CASTRO.

“El Príncipe de Gales lo reconoció y avanzó hasta él y muy cariñosamente le estrechó la mano.

– Mucho gusto mi amigo.

Enseguida se puso a conversar con él con toda llaneza y le pidió referencias sobre sus vuelos, práctica  aérea y los viajes que ha hecho a la zona Norte.

Oímos que el Príncipe decía al aviador señor PÉREZ DE CASTRO que estaba muy agradecido de él y que a través de su viaje desde Antofagasta se había podido dar cuenta de su pericia. Y agregó:

– Los aterrizajes suyos son perfectos.”

En Marzo de 1930 la Subsecretaría de Aviación informa que con fecha 12 de febrero un grupo de Alféreces entre los que estaban, JOSÉ PÉREZ DE CASTRO Gutiérrez, Adalberto Fernández Ferrari y Alfonso Moreira Arriagada, eran ascendidos a Tenientes Segundos de Aviación.

Viernes 27 de marzo de 1930

Raid Aéreo de pasajeros El Bosque-Arica.

 El nuevo trimotor Ford adquirido por el gobierno para la Línea Aérea Nacional, lleva 15 pasajeros.

Pocos minutos antes de las 13 horas, el Capitán Sr. Herrera, piloto del trimotor Nº 1, dio las instrucciones para alistar el avión y ordenó que los pasajeros tomaran colocación en la cabina. El otro bastón de mando fue tomado por el Teniente señor JOSÉ PÉREZ DE CASTRO.

El Comandante señor Merino Benítez había invitado a los periodistas de Santiago para hacer el raid inaugural.

Iban los siguientes pasajeros: Juan Tuyá, enviado de “La Nación”, Renato Silva de “El Mercurio”, Antonio Andrade, de “El Mercurio” de Valparaíso, Ángel Lira de “Las Últimas Noticias”, N. Previst de “Zigzag”, Armando Cortínez Jefe de la Propaganda  de la Línea Aérea Nacional. Luis Meneses, cinematografista de la “Andes Film”, un representante de la Page Bros. Film, otro pasajero cuyo nombre no conocemos, un mecánico y un radiotelegrafista.

Minutos después los motores trepidaban ruidosamente y luego el capitán señor Herrera dio orden de largar. El trimotor hizo un hermoso decollage y empezó a tomar altura. Luego fijó rumbo hacia el norte.

Casi al mismo instante el otro trimotor Ford, piloteado por el teniente señor Juan del Villar (ex VP de LAN), que acababa de regresar de Estados Unidos, se elevó a su vez. Llevaba como pasajeros a varios oficiales de la Escuela de Aviación y a dos periodistas.

El Ford llegó a Ovalle, continuará hoy a Copiapó.

Nuestro enviado especial que  viaja en el trimotor Ford, nos envió el siguiente telegrama:

Ovalle, 27-Nación-Santiago: Sin novedad aterrizamos 15:24. Vuelo magnífico. Tiempo bueno. Capitán Herrera y Teniente PÉREZ  DE CASTRO son grandes pilotos. De El Bosque recibimos el siguiente radio: ‘Buen Viaje a todos los señores. Hasta luego’. A las 10 de mañana continuaremos Copiapó y luego Antofagasta.”

 

Domingo 14 de junio de 1930

17 personas llegaron ayer en un avión de la Línea  Aérea Nacional.

Cinco horas de Antofagasta a Los Cerrillos.

A las 2:35 de la tarde de ayer, aterrizó en el puerto aéreo de Los Cerrillos, el trimotor Ford Nº 3 de la Línea Aérea Nacional, piloteado por el Teniente JOSÉ PÉREZ  DE CASTRO. Venía como co-piloto el alférez Sr. Juan Rodríguez. El trimotor Ford trajo desde Antofagasta e intermedios doce pasajeros que agregados a los pilotos, mecánico, radiotelegrafista y groom, suman en total diez y siete personas. Empleó en su viaje seis horas, tomando en cuenta las escalas en Copiapó y Ovalle en las que hay que descontar una hora por lo menos. Salió de Portezuelo (Antofagasta) a las 8:35 de la mañana y aterrizó en Cerrillos a la hora ya indicada.”

Lunes 22 de septiembre de 1930

Apenas se tuvieron noticias en La Moneda sobre los hechos que sucedieron en el sur (*), el Gobierno, en la mañana de ayer tomó la resolución de someter a juicio militar a los implicados en el incidente de Concepción. En efecto, poco antes de las 11 horas se dirigieron en avión a esa ciudad el Inspector General  del Ejército General de División don Pedro Charpin y el fiscal general don Agustín Vigorena, a fin de iniciar el sumario correspondiente. El trimotor Ford, piloteado por el Teniente PÉREZ DE CASTRO en que viajaban estas personas, llegó a Concepción a las 16 horas.”

(*) Los hechos a que se refiere la noticia es que don Marmaduque Grove había aterrizado el día anterior en Concepción, desde la Argentina, para fraguar un golpe, en connivencia con el Teniente Carlos Charlín Ojeda del Regimiento Chacabuco, contra el gobierno del General Carlos Ibáñez.

 

Viernes 26 de septiembre de 1930

El avión Focker a Santiago

(De Concepción por fono). Partió a Santiago el avión que trajo desde la Argentina el ex coronel Grove y sus acompañantes, piloteado por el Teniente señor PÉREZ DE CASTRO.”

En Septiembre de 1930 se volvería a producir un acontecimiento que daría nueva cobertura de prensa al Teniente PÉREZ DE CASTRO:

“El avión que traía a los divos de la Lírica no pudo atravesar la cordillera a causa del mal tiempo

Intentará hoy la travesía

A un kilómetro de la frontera y cayó en un pozo de aire de 1000 metros.

Debido al mal tiempo reinante en la cordillera, en la tarde de ayer no pudo regresar a esta capital el trimotor Ford que fue a Mendoza con el fin de trasladar a los divos de la lírica Schipa, Chaliapin, Clara Jacobo y María Castagna.

El avión partió a las 7:30 de la mañana desde el aeródromo de Los Cerrillos, piloteado por el Capitán Herrera y el Teniente PÉREZ DE CASTRO y a pesar del mal tiempo logró atravesar la cordillera y aterrizó sin novedad en Mendoza.

Hecho los preparativos para el regreso, el avión emprendió rumbo a Santiago en las primeras horas de la tarde trayendo a los cantantes de la lírica. El trimotor alcanzó a internarse a gran altura en la cordillera, pero se vio forzado a regresar a Mendoza a causa de una tempestad que azotaba con fuerza esta región. Estaba a un kilómetro de la frontera y cayó a un pozo de 1000 metros.

Anoche se informó en la administración del Teatro Municipal que el avión intentará nuevamente la travesía de la cordillera en el día de hoy.”

“En avión atravesaron la cordillera los divos Chaliapin (*), Clara Jacobo y María Castagna.

A las 1.25 de la tarde llegaron a Los Cerrillos después de realizar un vuelo emocionante.

Numerosa concurrencia los esperó en el Puerto Aérero

Schipa, por prescripción médica no pudo hacer el viaje

Chaliapin debutará el martes con Boris

Pericia de los Pilotos Chilenos.

A la 1:25 de la tarde de ayer aterrizó en el Puerto Aéreo de Los Cerrillos el avión nacional que fue a Mendoza con el fin de traer a los cantantes de la lírica que a causa de la interrupción del trasandino han debido permanecer  varios días detenidos en esa ciudad.

Minutos después de las 11 de la mañana se supo en esta capital, que el trimotor Ford, de la Línea Aérea Nacional había salido de Mendoza rumbo a Santiago, piloteado por el Capitán Sr. Herrera y por el Teniente Sr. PÉREZ DE CASTRO, trayendo como  pasajeros a los célebres cantantes Feodor Chaliapin, Clara Jacobo y María Castagna.

Alrededor de la 1 de la tarde empezó a llegar a Los Cerrillos numerosa concurrencia que iba a esperar a los cantantes.

Mas o menos a la 1:10 se anunció desde Colina que en esos instantes pasaba volando a gran altura el trimotor que conducía a los divos. Instantes después fue  avistada la potente aeronave, la que se aproximaba a gran velocidad al puerto aéreo. Después de describir un amplio círculo sobre la cancha de aterrizaje, tocó tierra en forma impecable.

Mientras los divos se dirigían al sitio donde los aguardaban los automóviles que los conducirían a la ciudad, tuvimos la oportunidad de hablar brevemente con ellos, quienes manifestaron su entusiasmo y complacencia por el espectáculo imponente que les tocó observar durante la travesía de la cordillera.

Antes de abandonar el Puerto Aéreo, Chaliapin, Clara Jacobo y María Castagna estrecharon la mano a los pilotos señores Herrera y PÉREZ DE CASTRO y les expresaron sus agradecimientos y sus felicitaciones.

Los artistas se dirigieron enseguida al Hotel Crillon donde se hospedan. Después de reposar un instante almorzaron  y recibieron algunas visitas. Poco después de las 4 de la tarde se recogieron en sus departamentos donde permanecerán descansando hasta el día de hoy.

Preguntamos por el famoso tenor Tito Schipa que, contrariamente a lo que se nos había informado, no hizo el viaje en este avión, quedándose en Mendoza.

Los viajeros nos dijeron que el cantante no pudo acompañarlos a causa de una ligera dolencia a los oídos, la que según los médicos que lo atienden, se podría agravar con u viaje en avión.

Respecto del debut de Feodor Chaliapin, en la administración del Municipal se nos dijo que tal vez se realizaría el martes próximo con el estreno de la ópera ‘Boris Goudonoff (sic)’ (**), que es una de las más grandes creaciones del famoso bajo ruso. En cuanto a la presentación de la soprano señora Clara Jacobo, nada se sabe todavía, pero se tiene entendido que debutará a mediados de la semana entrante.”

(*) Fiódor Ivánovich Chaliapin o Fiódor Ivanóvich Shaliapin fue el más famoso cantante de ópera bajo ruso de la primera mitad del siglo XX. Debido a su poderosa y flexible voz —junto con su hipnotizante presencia sobre el escenario y su soberbia habilidad para la actuación— se le considera como uno de los más grandes intérpretes de la historia de la ópera, y se le atribuye el establecimiento de la tradición naturalística de la interpretación en la ópera.

(**) Boris Godunov se estrenó en Chile el domingo 14 de septiembre 1930, con la dirección de Alfredo Padovani y la participación de Fedor Chaliapin en el rol principal. María Castagna también cantó esa noche por primera vez en el Municipal. Es increíble pensar que Chaliapin cantó al día siguiente del estreno de Tito Schipa, con Elixir de Amor. La prensa hizo grandes ecos del estreno y la ópera rusa hizo pensar bastante a los santiaguinos, especialmente por la espectacularidad de los escenarios y el coro, que cumplió muy bien. Solo un par de años antes que estaba funcionando un coro aficionado con una escuela de cantantes en el Teatro, organizada por Jorge Balmaceda. Para mucha gente fue la mejor temporada que se había visto hasta entonces en la historia del Teatro.

Las escenografías fueron especialmente complejas esa temporada (se había comprado un sistema nuevo), que se llegó a extremos increíbles de realismo (en Nerón hubo caballos vivos en escena). Era tanto el martilleo en el Teatro, que Chaliapin constantemente se retiraba enojado a caminar o a ensayar en su habitación del Hotel Crillón. Tanto debió haber sido su molestia que al terminar la escena de la muerte y caer al suelo, y oír como martillaban abajo, se levantó antes que bajara el telón gritando “ni morir tranquilo me dejan en este Teatro”.

(Centro DAE del Teatro Municipal)”

 

“Septiembre de 1930

400 kilos de correspondencia llegaron de Mendoza por avión.

A las 17:40 horas aterrizó en “Los Cerrillos” el trimotor de la Línea Aérea Nacional conduciendo cartas y certificados de importancia.

El resto de la remesa postal llegará por la primera combinación

Con toda felicidad aterrizó a las 17:40 horas de ayer en el puerto aéreo de Los Cerillos el trimotor de la Compañía Nacional tripulado por los tenientes señores JOSÉ PÉREZ DE CASTRO y Arturo Rodríguez y por los cuatro empleado del Correo Central, trayendo parte de la correspondencia detenida en Mendoza.

El viaje se realizó en espléndidas condiciones nos expresó el piloto señor PÉREZ DE CASTRO, pues además del buen tiempo reinante en la cordillera, la máquina funcionó correctamente a la ida como a la vuelta.

Cuatrocientos Kilos de correspondencia

La comisión de empleados del Correo, después de un trabajo abrumador que hubo de realizar durante todo el día de ayer y la mañana de hoy en Mendoza, logró seleccionar de los innumerables sacos que aguardan detenidos en esa ciudad, la correspondencia más importante en cartas y certificados.

La carga que trajo el avión aparte del peso de los tripulantes, suma alrededor de cuatrocientos kilos.

Los empleados nos expresaron al descender del avión que la selección de la correspondencia se hizo prefiriendo aquella mas retardada y por lo que se refería al correo del día no hubo posibilidad material para traerlo en el avión. El resto de la correspondencia vendrá en la primera combinación que pueda cruzar la cordillera.

Se nos ha pedido insistir ante el público que solo son cartas las traídas ayer de Mendoza.”

Era la época en que los aviadores militares participaban de competencias aéreas más bien de carácter civil con pleno apoyo de su institución, la FAN. Así es como, por ejemplo, se informaba el domingo 28 de septiembre de 1930 de una competencia que se realizaría sobre una distancia de mil kilómetros y la realización de una gymkana (o también yincana)

 

“El Teniente Aviador PÉREZ DE CASTRO, cubrió en menor tiempo el Raid de Mil Kilómetros.

Con la prueba de hoy se da por terminado el concurso.- En el Club Aéreo de Los Cerrillos se ofrecerá hoy un almuerzo en honor de SE.- En la tarde habrá una fiesta social.-

En la mañana de ayer decoló el último grupo de aviadores militares que toman parte en el raid de los mil kilómetros, en cuya prueba cubrió el tiempo mínimo recorrido, según el cómputo realizado ayer, el Teniente PÉREZ DE CASTRO, quien ocupó 6 horas 25 minutos en la distancia El Bosque-Los Ángeles-El Bosque con escalas. En la tarde de hoy, con la prueba “Ginkana” que se efectuará en Los Cerrillos y en la que se tomará el gasto de bencina que hizo cada piloto en el raid de los mil kilómetros, se dará el resultado general de la prueba con los nombres de los vencedores.

El orden de partida ayer fue el siguiente: Teniente PÉREZ a las 6:10 AM: Alférez  Sepúlveda 6:15 A.M.; Teniente Callejas 6:20 A.M.; El primero en regresar a la Escuela “El Bosque” fue el Teniente PÉREZ que aterrizó a las 12:35 del día.

Hoy domingo, durante la mañana y tarde, se realizarán las pruebas restantes del Concurso de Aviación, consistentes en una prueba de aterrizaje a hélice detenida y una “Ginkana”.

A mediodía se verificará en “Los Cerrillos”, en el local del Club, el almuerzo que en honor de su presidente honorario, el Excmo. señor Ibáñez, ofrece el directorio de la Institución y al cual han sido invitados todos los socios del Club.

En la tarde se verificará una fiesta social en el nuevo local del club.”

Era el día de la inauguración de la sede social del Club Aéreo de Chile en Los Cerrillos y da una idea de la importancia y la cobertura periodística  que generaba entonces cualquier actividad de tipo aeronáutico.

El lunes 29 de septiembre de 1930, el Diario La Nación agregaba nueva  información sobre los resultados de la competencia:

“Se perfilan como vencedores del Concurso “Rambler” los pilotos PÉREZ DE CASTRO y Ortega.

Hoy se conocerá el resultado definitivo del concurso.

La comisión controladora del concurso, compuesta por el Comandante Manuel Francke que la preside, del Mayor Manuel  Tobarías y de los Capitanes Oscar Herreros, Osvaldo Acuña y Edison Díaz, no pudo dar ayer el resultado definitivo del concurso por no haber llegado los datos de Cauquenes.

Según hemos sido informados, los que van colocados en mejor situación son los pilotos tenientes Felipe Ortega y JOSÉ PÉREZ DE CASTRO.

Un leve accidente al Teniente PÉREZ DE CASTRO

A pesar de lo difícil de la prueba, no hubo que lamentar ningún accidente grave. El Teniente PÉREZ al poner en marcha la hélice, recibió un golpe en el brazo derecho, que por fortuna no adquirió graves consecuencias. Sólo se vio obligado a suspender por unos momentos su participación en la prueba.

Resultado de la carrera de los 1000 kilómetros.

La carrera de los 1000 kilómetros comprendía la etapa El Bosque-Los Ángeles-El Bosque, por parte de 10 pilotos.

Los demás que participaron sufrieron algunos accidentes debido a falta de nafta o desperfectos de la máquina. De ellos el Sub-Teniente Castro se encuentra ya restablecido de algunas heridas que recibió en la cara y piernas.

El resultado es el siguiente:

1º Teniente JOSÉ PÉREZ DE CASTRO, en 6 horas y 25 minutos; 2º Capitán Abel con 6 horas y 30 minutos; 3º Felipe Ortega en 6 horas 53 minutos; 4º Capitán Carlos Montesinos en 7 horas 4 minutos; 5º Capitán Roberto Costabál en 7 horas diez minutos;  6º Sub-Teniente Felipe Latorre en 7 horas 49 minutos; 7º Teniente Antonio Fernández en 7 horas 58 minutos y 55 segundos; 8º Teniente Alberto Latorre en 8 horas 1 minuto; 9º Capitán Ramón Lisboa en 8 horas 48 minutos y 10º Sub-Teniente Raúl González en 10 horas 6 minutos.

Para declarar al vencedor de este raid, falta el detalle de la bencina consumida en él.

El concurso de aterrizajes.

Poco después de las 9 de la mañana, se dio comienzo en el puerto Aéreo de “Los Cerrillos” al concurso de aterrizajes, que consistía en elevarse a una altura de 1000 metros, para el motor y planeando, aterrizar en un círculo de 50 metros.

En esta prueba demostraron un completo dominio del avión Gipsy  Moth y rivalizaron en una caballerosa  como leal contienda, cuyo resultado fue el siguiente:

 

1º Capitán Ramón Lisboa en 6 mt10 cm 6º Teniente don Felipe Latorre, 28 mt 60 cm
2º Capitán Raúl González. 8 mt 40 cm 7º Capitán Roberto Costabal, 35 mt 40 cm
3º Teniente Felipe Ortega, 10 mt 64 cm 8º Teniente  don A. Fernández, 73 mt 50 cm
4º Teniente JOSÉ PÉREZ DE CASTRO, 12 mt90 cm 9º Capitán Alfonso Abel, 75.60 mt
5º Capitán Carlos Montesinos, 23 mt 80 cm 10º Teniente don Alberto Latorre 128.30 mt

 

Himno del a Fuerza Aérea Nacional

Durante el almuerzo efectuado ayer en Los Cerrillos (inauguración el día anterior del nuevo edificio del Club Aéreo de Chile con una gran fiesta social) el autor del Himno de la Fuerza AéreaNacional, Sub-Teniente don Diego  Barros  Ortiz recitó esta inspirada composición, arrancando grandes aplausos de la numerosa concurrencia.

Como se sabe, la música de este himno se debe al conocido compositor maestro Francisco Piccione.

“Con las alas enarcadas

En suprema sed de cielo

Dejaremos, camaradas…”

El Miércoles 1º de Octubre de 1930 se publican los resultados finales de la competencia:

 

“Resultado final del torneo “Rambler” de aviación

Diez de los concursantes en el torneo de aviación “Rambler” realizado en la semana próxima pasada, cumplieron el total de las pruebas, obteniendo la siguiente colocación:

1 Teniente F. Ortega 5 Capitán F. Montecinos 9 Teniente A Latorre
2 Teniente R. Costabal 6 Teniente F. Latorre 10 Teniente R. González
3 Teniente J. PEREZ DE CASTRO 7 Teniente Abel  
4 Teniente Lisboa 8 Teniente Fernández  

 

El triunfo es de todos y el premio para todos

Cuando se iniciaba el concurso de aviación, el público para cuya gran mayoría las dificultades técnicas de esta prueba, sus peligros, su significado elocuente destreza y temeridad pasaban inadvertidos, fijó su curiosidad, como si se tratara de un concurso hípico en una pista de césped, en el premio que ganaría el vencedor.

¡Veinte mil pesos  de premio!

Bonita recompensa. ¿Quién irá a ser el afortunado? se decía al recordar el nombre de alguno de los participantes. Y en secreto, más de algún amigo de los valientes aviadores habrá deseado para ellos que la suerte le fuera propicia; la suerte ciega del que posee un billete de lotería que resulta premiado y no la suerte de los aviadores para quienes este concepto tiene sentido trágico.

Para  ellos, la suerte es el viento que así puede derribarlos como protegerlos, – el triunfo o la muerte es el pulso – que mantiene el dominio del comando, como el motor el de los aviones; son las nubes que los acechan en el ámbito del espacio como malhechores en la encrucijada de un camino….

Y por esto, para los frívolos comentadores, no existía y por eso se fijaban únicamente en el premio.

Los aviadores en cambio, ya habían tácitamente resuelto que ese premio fuese para todos los que participaran en el concurso, ya que todos correrían los mismos peligros, vencerían las mismas dificultades e irían a la prueba con la misma resolución: la de vencer.

El premio, en efecto, se repartirá entre los diez pilotos que cumplieron el raid de mil kilómetros y que por voluntad unánime así lo solicitaron al donante, don Arturo Merino Benítez.”

 

image007

Lunes 3 de Noviembre de 1930

“Por vía aérea partieron al Norte el Ministro de Fomento y otros funcionarios.

Visita a la oficina María Elena

Estudiarán el costo de producción del salitre según el sistema Guggenheim

A las 7 de ayer, partió desde el aeródromo de Los Cerrillos, un trimotor Ford piloteado por los aviadores JOSÉ PÉREZ DE CASTRO y  Marcial Rivera en dirección a la oficina María Elena situada al norte de Antofagasta.

En este avión se dirigieron a dicha oficina el Ministro de Fomento señor Luis  Matte  Larraín, el Superintendente  del salitre señor Ricardo Ayala, el señor Ricardo Salas Edwards, uno de los miembros de la comisión organizadora de la Cosach, el Directos del Departamento de Minas del Ministerio de Fomento señor Mariano Riveros  y el señor Alberto Sousa, secretario del Ministro de Hacienda quien va como secretario de la comisión.

El viaje se hizo sin novedad alguna hasta la misma oficina María Elena donde el avión aterrizó a las 17 horas, después de haber hecho las escalas de costumbre.

Como ya lo hemos dicho, el viaje del Ministro de Fomento tiene por objeto estudiar en el propio terreno el sistema Guggenheim para la elaboración del salitre, especialmente en lo que se refiere al costo de producción.

El señor Matte y comitiva regresarán por la vía aérea fines de la semana.”

 

“El Ministro de Fomento y comitiva regresaron ayer de Antofagasta

Visitaron las oficinas salitreras de Guggenheim

Magnífica impresión traen de la gira realizada

Hicieron el viaje por via aérea.

A las 6.15 de a tarde de ayer aterrizó en el puerto de Los Cerrillos un avión trimotor Ford de la Línea Aérea Nacional que traía a su bordo procedente de Portezuelos (Antofagasta) al Ministro de Fomento y Agricultura , señor Luis Matte Larraín, al Director de la Comisión organizadora de la Compañía de Salitre de Chile don Ricardo Salas Edwards, al Superintendente de Salitre señor Ricardo Ayala, al Director del departamento de minas del Ministerio de Fomento señor Mariano Riveros y al señor Alberto Souza, Secretario del Ministro de Hacienda.

El señor Matte y demás miembros de la comitiva regresaron a esta ciudad, después de haber realizado una provechosa gira por la región salitrera y en especial por las oficinas que la firma Guggenheim Brothers posee en el Departamento de Tocopilla donde se elabora el salitre en forma modernísima lo que abarata el costo de producción en forma bastante notoria.

A su llegada a la oficina María Elena el señor Matte Larraín y comitiva, el lunes a las 6 de la tarde fueron recibidos por los socios de la firma señores Cappelan Smith y Silas Howland, y por el Gerente General Mr. Grant y jefes superiores como también por una numerosa concurrencia que hizo objeto al Ministro de Fomento y personas que lo acompañaban de una simpática demostración de simpatía.

La misma noche en la Gerencia General se les ofreció un banquete al que asistieron los señores Smith y Howland, acompañados de sus respectivas esposas y todos los jefes superiores de la compañía

Al día siguiente el señor Matte y comitiva hicieron una detenida visita a la oficina María Elena desde el momento que se extrae el caliche de la pampa hasta el instante en que completamente puro y cristalino es ensacado, Todos los miembros de la comisión pudieron imponerse del procedimiento muy moderno que existe para la elaboración del salitre y de las maquinarias que constituyen la última palabra en la materia.

El miércoles el Ministro de Fomento y los Srs. Smith, Howard y Grant y demás miembros de la comitiva, se trasladaron a la oficina Pedro Valdivia que se encuentra en construcción y que por su importancia y métodos modernos que serán empleados, constituirá la oficina modelo en la zona. Se visitaron todas las instalaci0one así como también los campamentos que constituyen una verdadera ciudad moderna con sus calles perfectamente delineadas, sus plazas y casa de do y tres pisos para los obreros con toda clase de comodidades.

De la oficina María Elena el Ministro y Comitiva visitaron anteayer la oficina Chacabuco, situada en  la zona de Antofagasta, y que funciona con el método antiguo de elaboración o sea el Shanks.

También el señor Matte y demás miembros de la comisión visitaron Calama, Tocopilla y Antofagasta.

Ayer tuvimos ocasión de conversar con casi todos los miembros de la Comisión que fueron a visitar las instalaciones modernas de Guggenheim. Todos vienen muy bien impresionados de la provechosa visita efectuada a las oficinas de María Elena y Pedro de Valdivia y en su oportunidad informarán ampliamente a S.E., Ministro de Hacienda y miembros de la Comisión organizadora dela COSACH, cobre el resultado de dicha visita.

Finalmente tuvieron palabras de elogio para los pilotos PÉREZ DE CASTRO y Rivera, que pilotearon el avión trimotor Ford, que demostraron un absoluto dominio del potente aparato, y que les permitió gozar tanto a la ida como al regreso de las delicias que proporciona un viaje aéreo.

El Ministro de Fomento señor Matte Larraín, en el trayecto entre Copiapó y Ovalle, ocupó uno de los asientos de los pilotos y se impuso del manejo del avión trimotor Ford. Permaneció en él por espacio de dos hors.”

Febrero de 1931

“El Presidente de la República y señora de Ibáñez regresaron a las 7 de la tarde de ayer por vía aérea.

Regresaron a las 7 de la tarde de ayer por la vía aérea

A las 7 de la tarde de ayer aterrizó en el puerto aéreo de Los Cerrillos el trimotor Ford Nº 3 piloteado por el Alférez JOSÉ PÉREZ DE CASTRO, procedente del fundo Santa Rita, en Panguilemu.

A su bordo regresaron del mencionado fundo S.E. el Presidente de la República y señora Graciela Letelier de Ibáñez; el edecán de S.E. comandante don Armando Castro; el subsecretario de Aviación, Comandante don Arturo Merino Benítez y el Capellán de Carabineros, Pbro. Señor Canales.

El viaje se hizo en espléndidas condiciones y en un poco más de hora y media.”

“El Tiempo” de San Javier, Domingo 1º de Marzo de 1931.-

“S.E. voló el Miércoles sobre Santiago

A las 18 horas del miércoles, S.E. el Presidente de la República y esposa, acompañado de los comandantes Arcaya, Merino y Federico Barahona y de un funcionario de la Presidencia, efectuó un vuelo de 10 minutos a bordo del trimotor Ford Nº 3 piloteado por los Alféreces PÉREZ DE CASTRO y Juan Rodríguez.

El avión evolucionó sobre Santiago y los alrededores.”

Diario “La Mañana”  de Talca; “Diario Ilustrado” y La Nación” de Santiago, 4 de xx 1931

“Un chileno campeón mundial de aviación

El capitán don JOSÉ PÉREZ DE CASTRO obtiene esta distinción de la Liga Internacional de Aviadores.

Paris. La Liga Internacional de Aviadores designó al Ministro de Aviación italiano, general Italo Balbo, como ganador del premio para el más grande de los aviadores del mundo en 1931

Paris. La Liga Internacional de Aviadores designó a mademoiselle Maryse Bastie campeona mundial de aviación en 1931, otorgándole dos records mundiales: el de duración con 31 horas 55 minutos y el de distancia en línea recta con 2.977 kilómetros Paris a Urino (Rusia).

Paris.- La Liga Internacional de Aviadores anuncia además que entre los campeones de 1931 figuran los siguientes pilotos: Estados Unidos : Hugh Herndon, Clyde  Pangborn y Ruth Nichols; Chile: JOSÉ PÉREZ DE CASTRO; Inglaterra: Bert Hinkler, Amy Johnson y Peggy Salomon; Francia : oficiales Goulette y Sahel  por sus vuelos transaharianos, madeimoselle Maryse Bastie; Alemania: vonGronau y Fraulein von Etzdorf; España: Haya y Díaz; Portugal: teniente Matizido; Suiza: Robert Fretz; Australia Kingsford Smith e Italia: General Italo Balboa.”

En Julio de 1931 Chile sufre turbulencias pero no precisamente aéreas; cae el Presidente Ibáñez y asume Juan Esteban Montero. Arturo Merino B. sale de la Subsecretaría de Aviación y es sucedido por Ramón Vergara Montero. El impetuoso Marmaduke Grove es el nuevo Cdte. en Jefe de la Fach (al año sería sustituido nuevamente por Arturo Merino B.). Lan finaliza el año transportando 4.453 pasajeros

Probablemente el viernes 18 diciembre de 1931 se efectuaban demostraciones aéreas con motivo de la celebración del Día de la Aeronáutica y que culminarían con una invitación especial al Presidente de la República.

 

…DE AVIACION…

“S.E. vuela sobre Santiago

Terminadas esas demostraciones S.E. y Ministros de Estado fueron invitados a hacer un vuelo sobre la capital, ocupando al efecto la cabina del Ford Nº 3 que piloteaba el teniente señor PÉREZ DE CASTRO.

Durante un cuarto de hora el potente trimotor evolucionó sobre la ciudad. A su regreso el Presidente de la república se manifestó vivamente encantado del vuelo que acababa de realizar.”

 

Domingo 7 febrero 1932

“La comisión que fue…

Comandante Armando Castro; el jefe de Lan, Capitán de Bandada David Yussef; Capitanes de Bandada señores Francisco Lagreze, Carlos Montecinos, Manuel Hurtado, Augusto Magnon y LuisBasaure: el Contador de aviación señor Eduardo Pérez; el Subdirector de El Diario Ilustrado, don Rodrigo Aburto; el Secretario de redacción de El Mercurio, señor Lautaro Barahona; el auditor de Aviación, don Daniel Amenábar Délano; el Teniente Segundo don Oscar Yáñez y el abogado don Washington Figueroa.

Comandaban la nave el Teniente don JOSÉ PÉREZ DE CASTRO y el co-piloto don Héctor Lopehandía (ver en CRONICAS 31.01.2007 Héctor Lopehandía primer bi y tri millonario del aire). Iba también el mecánico sargento Luis Retamales.

El viaje a La Serena, se hizo en las más perfectas condiciones. Una vez mas el Teniente PÉREZ DE CASTRO pudo demostrar sus excelentes condiciones de piloto que ya lo señalan como una de las mas brillantes realidades de la aviación nacional. Los viajeros, mientras tanto, tuvieron ocasión de admirar los espléndidos panoramas que se insinúan hasta los primeros cordones de las sierras, donde la travesía se hace un tanto monótona. De vez en cuando, hermosos valles de rica vegetación, colocan una nota pintoresca a mi vista de los navegantes.”

Jueves 9 de Junio de 1932

“El trimotor no pudo atravesar la cordillera

Debido al mal tiempo, el trimotor en que el señor Montero(*) viajaba a la Argentina, no pudo pasar la cordillera.

Sobre el particular se nos ha entregado la siguiente información:

El avión en que el señor Montero se había dirigido a Mendoza en la mañana de hoy y para cuya partida el Gobierno había dado toda clase de facilidades, hubo de regresar a Cerrillos debido al mal tiempo.

El Gobierno ha prestado toda clase de atenciones al señor Montero y a su familia.

Los Pilotos

El trimotor en que viaja el señor Montero rumbo a la Argentina va piloteado por el capitán señor Emilio Larraín Ortúzar y el Teniente JOSÉ PÉREZ DE CASTRO.

Además va el mecánico señor Luis Retamales.

(*) Se trata nada menos que del ex Presidente Juan Esteban Montero derrocado por Grove, Dávila y Cia, que a su vez también serían sucesivamente derrocados…! Los sucede Bartolomé Blanche decreta la disolución de la FAN ! Hagamos un poco de historia: Entre 1924 y1932 en Chile hubo diecisiete presidentes, tres caudillos y nueve golpes de Estado, fallidos y efectivos, además de nueve renuncias forzadas, dos cierres de Congreso, dos crisis económicas e innumerables ministros…!

21 Julio 1932

“Durante el gobierno provisional del señor Dávila se promulga el Decreto Ley N° 247 el cual concede plena autonomía y  personalidad jurídica a LAN, así como la exclusividad para efectuar y explotar el transporte aéreo de toda clase en el territorio de la República. Fija entre otros puntos, que el representante legal de la Línea Aérea Nacional será el Director de la Línea Aérea Nacional (Jefe de Aviación en servicio activo nombrado por el Presidente de la República a propuesta del Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea). Fue designado Presidente del primer Consejo de Administración de LAN el comandante Arturo Merino Benítez. Sin embargo la realización práctica de las disposiciones del decreto fueron obstaculizados por los sucesos políticos a mediados del año 1932 y sólo dos años mas tarde se realizaron en gran parte.”

Por fin se calma un poco el ambiente político y en octubre de 1932 se inicia la segunda administración del Presidente Arturo Alessandri Palma. El Presidente nombra Ministro de Defensa a Emilio Bello Codesido quien ratifica como Cdte. en Jefe de la FAN al Cdte. Diego Aracena quedando sin aplicación el decreto de disolución de la FAN de Blanche.

No obstante los agitados tiempos, nuestra Línea Aérea Nacional mantenía su servicio y su prestigio, ajena a las turbulencias que azotaban a la FAN. Sus pilotos, entre ellos JOSÉ BENITO, seguían volando de posta en posta con sus pasajeros

22 Agosto 1933

“Por D.S. N° 230 de la Sub Secretaria de Aviación se entrega a LAN sólo para su explotación, parte del Aeropuerto Los Cerrillos. (Decreto derogado en 1938).”

 

Continúa 2ª Parte