(Extracto de una publicación de Alfonso Cuadrado Merino – 1971)

(Por Julio Matthei Sch.)

el_archipielago_de_juan_fernandez_clip_image002

Desde que leyera hace ya muchos años el famoso libro Robinson Crusoe, el archipiélago de Juan Fernández pasó a ser para ml un lugar de leyenda enclavado en mi patria.
Sólo en 1965 pude conocerlo formando tripulación con Roberto Parragué en su anfibio Catalina PBY-6A, con el que meses más tarde uniera Chile con la Polinesia Francesa.
Posteriormente, el I de abril de 1967, tuve la oportunidad de admirar las islas Robinson Crusoe y Santa Clara en un vuelo de LAN CHILE desde la Isla de Pascua, que mereció un artículo de Wayne W. Parrish, Editor Jefe de la revista American Aviation (mayo, 1967).
El 24 de enero del siguiente año, nuevamente avisté con alegría las tres islas a bordo de otro cuadrimotor Douglas de LAN, de regreso de Tahití, en el primer vuelo comercial de esa ruta abierta al tráfico mundial por nuestra Primera línea aérea. Comandaba el avión Rafael Salas Stone y nos entretenía con su amena charla Eugenio Evtushenko. El gran poeta ruso escribió estas palabras cuando sobrevolábamos la Isla Alejandro Selkirk:

“A LAN CHILE, a mis colegas del cielo  que por primera vez, heroicamente, superaban el espacio gigante del Pacífico Sur y pueda ser que  algún día, abrirán la ruta aérea a Siberia por  el Oriente. Espero que estaré entre los primeros pasajeros. Con toda mi alma Siberiana-chilena  EUGENY EVTUSHENKO. 24-Enero 1968, XX Siglo. En vuelo desde Isla de Pascua a, Santiago de  Chile”.

En cada ocasión, la vista de estas islas me ha impresionado profundamente, quizás por su imponente aspecto en medio de tanta soledad o debido al magnífico pasado histórico que ostentan.
A raíz de un viaje realizado a Robinson Crusoe en enero de 1968 utilizando los servicios de TAXPA, la Comisión Nacional Coordinadora de Turismo me solicitó que dictara una charla a sus componentes. He ampliado este trabajo por considerar de interés para los turistas el que puedan contar con mayores antecedentes cuando lleguen a visitar estas maravillosas islas, una de las cuales dista sólo 740 Kms. de nuestra capital, casi en la latitud del Puerto de San Antonio.
El vuelo en TAXPA a esta isla, en bimotores Aerocommander (Motores Lycoming de 840 HP. Cada uno), se realiza en 2.30 hrs. de navegación efectuada en base al VOR de Santo Domingo (SNO 113,7 megaciclos) y de un radio faro sin característica (Rbn 1.720 kilociclos) que la Empresa ha instalado en el aeródromo que queda ubicado en el extremo Oeste y que los pobladores denominan La Punta.

Servicios aéreos

Son aviones de la Fuerza Aérea de Chile los primeros que sobrevuelan las islas el año 1944. Roberto Parragué Singer, actual General en retiro, es el primero que tiene la oportunidad de observar Robinson Crusoe desde arriba.
Varios son los vuelos que efectúan los anfibios de la Base de Quintero en los años posteriores.
Cabe recordar que en el verano de 1959 tres aviones Grumman SA16 B trasladaron la primera radio estación de aficionados la cual, durante 48 horas consecutivas, mantuvo comunicados con radioaficionados de todas partes del mundo.
A fines de 1957 comienza a operar comercialmente Transa Chile transportando langostas al continente. Este servicio es irregular y continúa solamente hasta la temporada de pesca del año siguiente.
En 1959 efectúa algunos vuelos, también en forma irregular, el recordado piloto alemán Federico Führer. Utiliza un bimotor anfibio Grumman.
Roberto Parragué vuelve a Cumberland en 1960, esta vez en un Catalina de su propiedad y mantiene el enlace aéreo hasta hace pocos años. En estos vuelos, realizados principalmente con el objetivo de traer langostas vivas a Santiago y Valparaíso, transportaba también pasajeros y carga.
Las dificultades para amarizar cerca de San Juan Bautista eran numerosas siendo necesario en varias ocasiones regresar a Quintero, Rodelillo o Los Cerrillos, después de más de 3:30 hrs. de vuelo, por no haber logrado amarizar debido al fuerte oleaje que se había producido repentinamente por un brusco cambio en la dirección del viento.
Para facilitar la operación de este tipo de aviones y para que no fuera imperioso regresar en el mismo día por el peligro que representa dejar un avión amarrado a una boya durante la noche, debido precisamente a estas marejadas, se construyó en Bahía Cumberland una losa de concreto que permitía subir el avión a tierra. Dicha plataforma fue destruida al poco tiempo por un fuerte oleaje.
Posteriormente el General Parragué no pudo conseguir que le renovaran el seguro de sus aviones en esta ruta. Suspendió sus vuelos a San Juan Bautista en 1967.
Es necesario destacar en forma especial la visionaria y tesonera labor de este aviador, no sólo en lo que respecta al archipiélago, sino también a su empeño por unir el continente con la isla de Pascua, lo que consiguió en 1951.
En 1945, debido a su entusiasmo, sobrevoló las islas San Féiix y San Ambrosio. (Las Desventuradas).
Su labor la ha desarrollado sucesivamente como piloto de nuestra Fuerza Aérea, como Jefe de la División Pacífico Sur de LAN CHILE y como piloto-empresario particular.
Es mucho lo que le debe Chile y mucho Io que le deben los habitantes de nuestra Rapa Nui y de Robinson Crusoe.
Como antiguo hombre de vuelo, confieso que Roberto Parragué es un orgullo para sus camaradas del aire y un ejemplo para las futuras generaciones.
Carlos Griffin, Presidente de la Compañía Aérea TAXPA, para obviar las dificultades de maniobra en el mar, decidió construir un aeródromo en el lugar denominado La Punta, casi en el extremo Oeste de Robinson Crusoe. Esta Pista permite el aterrizaje de aviones Cessna 310, Aerocommander o de cualquier tipo de bimotor liviano similar. Debió afrontar fuertes gastos y sacrificios para lograr mantener un servicio de radiocomunicaciones, habilitar la Pista, construir el camino de acceso desde El Aeródromo al embarcadero en Bahía del Padre y organizar el servicio de transporte en bote desde este punto a Cumberland.
Desde octubre de 1966, fecha inaugural de los vuelos de TAXPA a la isla, se ha mantenido un término medio de tres servicios semanales con pilotos de gran experiencia, algunos de ellos ex pilotos de LAN-Chile (1).
La pista, con una altura de 120 metros sobre el nivel del mar y orientada a los 335 magnéticos, cuenta con una extensión de 780 x 20 metros, teniendo un desnivel normal en los 500 metros correspondientes al extremo Sur, y una gradiente estimada en un 3 % a 4 % en la extensión restante hacia el Norte (2). Este declive excesivo ayuda para frenar a los aviones que aterrizan contra dicha pendiente y, a su vez, contribuye a obtener una mayor aceleración a los aviones que despegan desde la parte alta de la pista en sentido Sur.
El terreno no está consolidado, pero permite operar aviones de mucho mayor peso por rueda que los usados por TAXPA, siempre que no haya habido lluvias en las últimas 24 horas antes del aterrizaje.
En la pista se cuenta con un radiofaro (radio beacon) sin característica, ubicado cerca de la losa construida por la firma TAXPA, que transmite en 1.720 Kcs (3). Se pone en funcionamiento sólo cuando uno de sus aviones vuela a la Isla. La práctica indica que este radiofaro presta servicios desde una distancia de 100 a 150 millas náuticas.
Los vientos en esta parte de Ia isla soplan normalmente desde el Sur con una intensidad de 15 nudos, subiendo a 20 en el verano.
Las lluvias son abundantes pero de corta duración, siendo los meses más lluviosos los comprendidos entre junio y septiembre.
En general, el clima del archipiélago es benigno y goza de mejores condiciones que el de la costa central correspondiente a Ia misma latitud. No se conocen las heladas.

NOTAS DE LA REDACCION DE LA PAGINA WEB DE LOS PILOTOS “R”:
(1) Germán Acevedo Salas fue un ex piloto Lan que efectivamente operó la Isla. El 6 de octubre de 1972 un Aero Commander 680 de la empresa Taxpa despegó a las 12.47 horas de Rodelillo a Juan Fernández, con siete pasajeros, reportando una hora después, una falla de motor y que regresaba al continente. No hubo otro contacto posterior, dándose el avión y sus tripulantes por desaparecido. Su piloto era Germán Acevedo Salas que se había retirado de LAN en 1955 tras una corta permanencia de 8 años. Había sido cadete Naval, oficial de la Fuerza Aérea, piloto Jefe Regional de Punta Arenas (secundado por los pilotos Pedro Gasc, Eulalio Henríquez y Alfredo Beytía) y había volado en Lan hasta el avión Martin 202.
(2) Hoy el aeródromo Robinson Crusoe, con una elevación de 433 FT, cuenta con una pista de 860 x 18 m con carpeta superficial de asfalto, una pendiente longitudinal +2 % (RWY 32) y una resistencia para 7.500 Kg. Además el AIP registra: Comunicaciones, TIBA 118.2 MHz; Precaución, Acantilado en ambos extremos franja Rwy y presencia de animales en la Rwy.
(3) Hoy, un radiofaro “On Request” ubicado en los altos del poblado en la Bahía de Cumberland (IRC 293 Kcs).

UN ÚLTIMO COMENTARIO DE LA REDACCION A RAIZ DE UNA ENTREVISTA RECIENTE:

El martes 10 de abril de 2012, en entrevista del periodista Tomas Mosciatti en el Canal CNN-Chile, al alcalde de la Isla de Juan Fernández, Leopoldo González, éste relata que había sido piloto y empresario con avión propio en sociedad con el piloto Luis Bochetti (Servicio Aéreo Ejecutivo – SAE). El Sr. Bochetti le habría comprado su parte y al poco tiempo se accidentó con ese avión, acompañado de su hijo Luis Bochetti del Canto, cerca de Santo Domingo. El avión, un Cessna 401A CC-CBX, c/n 401A0121 y los pilotos desaparecieron el 9 de mayo del 2000 en la ruta Los Cerrillos – Isla Juan Fernández. Se dio por fallecidos a los dos pilotos.
El alcalde González le comentó al periodista que a pesar del desaparecimiento del avión y de los pilotos, el cree otra cosa, dado que un amigo de él habría visto posteriormente al Sr. Bochetti en Italia! Agregó otro detalle, el Sr. Bochetti habría duplicado el seguro del avión, un mes antes del accidente.