El domingo 23 de noviembre de 2003 un avión A 340 de LAN CHILE se preparaba en la losa del aeropuerto de Punta Arenas para iniciar un vuelo hacia el Polo Sur llevando a un grupo de 74 personas entre astrónomos y científico para observar, desde el aire, el primer eclipse solar del siglo (otro similar había ocurrido el 21 de septiembre de 1903).

Se trataba de un vuelo charter organizado por Sky and Telescope, la más importante publicación de astronomía internacional y que también contrató para este propósito a las aerolíneas Qantas y Austrian Air. El fenómeno se comenzaría a apreciar en Australia a las 17:46 (hora chilena) pero en la Antártida la totalidad se producirá entre las 19:49 y las 19:50 horas.

El plan de vuelo contemplaba un total de 13 horas (ida y regreso) estimándose el regreso cerca de las 4 de la madrugada del día lunes. El avión ascendería en su trayecto hasta los 38.000 pies altura desde la cual se observaría el eclipse.

Durante el vuelo se cubriría un circuito aéreo durante el cual los pasajeros serían informados en el vuelo de diversos aspectos relacionados con la geografía, flora y fauna del continente antártico, que tiene una superficie que bordea los 14 millones de kilómetros cuadrados.

Los científicos explicaron que todo el proceso del eclipse tardaría cerca de tres horas, pero su máxima expresión de oscuridad tomaría una hora y 57 minutos cuando la luna se interponga entre la Tierra y el Sol. Sería un efecto similar al ocurrido en Putre en 1994 produciéndose una oscuridad total por un cono de sombra que tendrá una anchura cercana a los 500 kilómetros. Los expertos estudiarán, además, la temperatura, distribución y estructura del fenómeno usando telescopios con detectores de luz de alta velocidad.

A las 13:20 horas el Comandante Peter Fuchslocher, al mando del vuelo, inicia su carrera de despegue rumbo a la Antártida, cargado con 110 ton de combustible. Completan la tripulación el Comandante Julio Reti, los Primeros Oficiales Ian Staiger y Andrés González y los Tripulantes de Cabina Alexia Manzano, Paola Recamán, Marianne Hoppe, Fernando Rencoret, Rosemarie Henning, René Fajardo, Nicolás Echeñique, Mariana Scapini y Alejandro Kauffmann. Parte de esta tripulación tuvo una preparación previa con un entrenamiento de supervivencia en clima frío y alta montaña, dictado por las Escuela de Alta Montaña del Ejército de Chile.

Cdte. H.P. Fuchslocher

 

Tres horas después el A 340 sobrevolaba el inhóspito territorio antártico escenario en el cual se desarrollaría el espectacular fenómeno natural. Entre telescopios y cámaras, cada uno de los pasajeros tomó palco en una ventanilla del avión y cuando la luna comenzó a interponerse sobre el sol, se encontraban a 15 kms del área que fue cubierta por el cono oscuro, tras haber volado poco más de siete horas.

El proceso del eclipse duró cerca de tres horas y su máxima expresión ocurrió a las 19:49 horas del domingo. Fue así como la oscuridad se apoderó de la escena durante poco más de dos minutos ante el asombro de los pasajeros y la tripulación.

“Fue un momento muy dramático y espiritual a pesar de lo corto del tiempo. Hay que agradecer a LAN CHILE y la tripulación de vuelo que se preparó especialmente en simuladores. Esta es una de las más gratas experiencias que hemos tenido en nuestras vidas”, señaló James Kelly Beatty, editor ejecutivo de la revista Sky and Telescope en declaraciones al diario La Prensa Austral. Agregó que los pasajeros pudieron ver el eclipse durante 2 minutos y 20 segundos.

“Después de este eclipse podré morir tranquilo. Fue un vuelo fantástico, sin turbulencias y alucinante. Todo ocurrió dentro de lo previsto”, sostuvo el científico Miguel Serra, quien ya completó la observación de trece eclipses.

“Estar en el lugar preciso es el máximo placer para un astrónomo”, declaró el investigador estadounidense Dan Hurley.

Betsy Pincheira, en tanto, destacó la pericia de los capitanes Hans Peter Fuchslocher y Julio Reti, de los Primeros Oficiales Ian Staiger y Andrés González y de la dotación a bordo, quienes supieron entregar un servicio de primer nivel. “Fue el corolario de un viaje que se convirtió en una experiencia mágica para todos los presentes”, dijo.

“Aparte del estupendo espectáculo, este sobrevuelo nos permitió observar el comportamiento de los instrumentos de vuelo directamente sobre el polo, donde las indicaciones de los compases son absolutamente erróneas y se depende en un 100% de los equipos de navegación inercial autónomos apoyados por la información de los satélites. Esta era la primera vez que un A 340 sobrevolaba el Polo Sur y todo resultó perfecto”, señaló el Comandante Hans Peter Fuchslocher.

La tripulante de Cabina Paola Recamán señaló: “No existen palabras para describir lo que vivimos. Todo fue maravilloso, la tripulación, los pilotos, los pasajeros, un grupo de enorme calidad humana. Fue un vuelo mágico que nos llenó de satisfacción”.

Tras la culminación del espectáculo, los pasajeros brindaron con champagne y uno de ellos tomó la palabra para agradecer a LAN y a toda la tripulación. Luego realizaron un sobrevuelo por la base Amundsen Scott en el Polo Sur y sobre la cima del monte Vinson (4.897 metros) – el más alto del continente blanco – para posteriormente regresar a Punta Arenas tras 14 horas de vuelo ininterrumpido.

Al recordar la experiencia vivida, el Comandante Fuchslocher señaló: “Quisiera agradecer a todos aquellos que creyeron en este proyecto y que prestaron todo su apoyo para que se hiciera realidad, y en especial a quienes con su estrecha colaboración permitieron que este vuelo se completara sin registrar un solo incidente, excediendo con creces las expectativas del grupo”.

 

Un gélido eclipse

(Por los editores de Sky and Telescope)

Extractos del artículo de la web de Sky & Telescope

http://www.skyandtelescope.com/press-releases/eclipse-flight-overantarctica/#sthash.PbJduh5m.FIoqJjdt.dpuf

 

“El 23 de noviembre de 2003, 5:24-18:14 hora estándar del Este, un eclipse total de Sol será visible desde una estrecha vía través de la Antártida. Un eclipse parcial será visible sobre un área más amplia, incluyendo la punta de América del Sur y partes de Australia y Nueva Zelanda.”

 

El A 340 de Lan Chile en vuelo (Cortesía Lan Chile)

 

“La revista Sky & Telescope y Travel Quest Internacional han fletado un avión de pasajeros A340 de LanChile para interceptar el eclipse a las 18:06 EST a una altitud de 38.000 pies. Los 74 pasajeros y miembros de la tripulación a bordo experimentarán 2 minutos 26 segundos de eclipse total – 29 segundos más de lo que sería posible desde el suelo – con el Sol situado 12° por encima del horizonte y visible directamente desde el ala de babor de la aeronave (izquierda). El vuelo de 14 horas comienza y termina en Punta Arenas, Chile, e incluye un sobrevuelo del Polo Sur.”

Intercepción de la trayectoria del eclipse sobre la Antártida

Mapa cortesía de Fred Espenak (NASA).

 

“Tendremos un astro fotógrafo profesional en la cabina filmando todas las fases del eclipse. Esperamos una selección de imágenes para ser enviadas por correo electrónico a nuestras oficinas vía teléfono satelital entre las 6:30 y 20:00 EST del domingo por la noche, salvo problemas técnicos imprevistos. Una vez que las imágenes hayan sido descargadas, las publicaremos en esta página web para que puedan ser usadas en la emisión de noticias o en los periódicos. No habrá ningún cargo por el uso de estas imágenes; sólo pedimos que incluya un aviso de crédito adecuado (que se suministra con cada imagen y título) y, para su uso en línea, un enlace a SkyandTelescope.com”

 

“Extractos de un correo electrónico del líder de la expedición J. Kelly Beatty , editor ejecutivo de la revista Sky & Telescope, en la mañana del lunes 24 de noviembre :

La totalidad duró 2 minutos y 20 segundos …. El eclipse medio fue a las 23:06 UT en el papel, aunque parecía un poco temprano con la emoción …. Nuestras coordinadas a del eclipse medio eran 51 ° 52 ‘ E, 78 ° 41’ S.”

 

Anillo de Diamantes

“El inicio del eclipse total está marcado por el efecto ” anillo de diamantes “, al cubrir la luna toda la cara del sol a excepción de un solitario cordón de luz solar que brilla a través de un valle profundo en el limbo lunar. La corona solar, un plasma suave y brillante de millones de grados, recién se hace visible alrededor de la silueta de la Luna. Observe la brillante prominencia en la parte superior derecha, un apéndice de gas caliente que brilla en la luz roja del átomo de hidrógeno. El editor jefe de Sky & Telescope, Dennis di Cicco, tomó esta foto a través de la ventana de un avión de pasajeros Airbus A340 fletado a LanChile, justo después de las 11 p.m. GMT del 23 de noviembre de 2003, sobre la Antártida. El eclipse total duró 2 minutos y 20 segundos y terminó con un anillo de diamantes en el extremo opuesto mientras la luna comenzaba a destapar el Sol.

No hay prominencias que destacar, pero había extensa y dramática flámula coronal en la posición de las 8 horas del reloj. Corona fácilmente visible antes del segundo de contacto. Observadores veteranos de eclipse a bordo, dijeron que era el mejor que habían visto. La aproximación de la sombra (desde atrás del avión, a la izquierda al mirar hacia fuera) y la retirada fue algo dramático. Deslumbrante corona y de alto contraste a gran altura…”

 

Eclipse solar total

“Con la Luna bloqueando completamente la cara visible del Sol, la blanca nacarada corona – la atmósfera exterior ultra caliente de nuestra estrella – estalla en todo su esplendor. Esta foto de totalidad del eclipse sobre la Antártida es de 1/ 60 segundos de exposición con una cámara digital Nikon y una lente de 200 milímetros. Se tomó a través de una ventana del avión A340 de Airbus LanChile fletado por Sky & Telescope y Travel Quest Internacional por el participante del tour William Whiddon de California.

Después del eclipse total hicimos dos barridos de baja altitud sobre el Polo Sur a unos 2.500 pies. Vimos un Hércules despegar durante nuestro enfoque – muy dramático. Sabemos que había personas que nos estaban mirando porque los captamos en nuestras imágenes.”

 

Monte Vinson

“El monte Vinson, la montaña más alta de la Antártida, como se ve desde la ventana del avión de pasajeros Airbus A340 LanChile fletado por Sky & Telescope y Travel Quest Internacional para ver el eclipse solar total del 23 de noviembre de 2003. La cumbre del Vinson alcanza los 4.897 metros (16,067 pies)Sky & Telescope photograph by Dennis di Cicco.”