Pedro Araya (Ingeniero de vuelo – izq.) y Ramón Belmar (Mantenimiento  del avión – der.) en Isla de Pascua

 “Para el primer vuelo a Isla de Pascua se escogió uno de los 6 aviones DC6B que LAN había adquirido para su flota, el CC-CCH. Tres de ellos no contaban con Radar ni Análisis de Falla de motor por lo que fueron descartados, y de los tres que quedaban se escogió el DC6 B Nº 405 que era el avión que tenía el mejor historial de mantenimiento.  Como segundo paso, se escogieron de entre todos los aviones, los 4 motores que habían cumplido 400 horas de vuelo y tuvieran la mejor performance. Se llenaron los estanques full combustible (5042 galones) y  finalmente se contrató a un navegante alemán de la Lufthansa junto a Don Roberto Parragué como segundo navegante, en quienes recaía la responsabilidad de llevar el avión de Santiago a Isla de Pascua.  Para poder cumplir con esta misión se le tuvo que implementar a la aeronave, en la cabina de pilotos, una perforación reforzada en el techo para poder instalar un sextante.

Salimos del aeropuerto Cerrillos en dirección a Mataveri. El vuelo tuvo una duración de aproximadamente 10 horas y a cargo del mantenimiento de la aeronave en la Isla de iba el siguiente personal: mecánico Ramón Belmar y eléctrico Luis Bustos.  Después de aterrizar el avión y recibida la bienvenida, la tripulación y los pasajeros se retiraron y nos quedamos con Bustos haciendo la revisión del avión para prepararlo para el regreso. Al día siguiente trasladamos el combustible desde las instalaciones de la Fuerza Aérea de Chile hasta la losa de estacionamiento donde se encontraba el avión y esa noche procedimos a hacer el carguío de combustible, el cual se hizo con bomba de mano y a la vez se hizo el carguío de aceite a los motores junto a la revisión completa del avión”.

Hay que imaginar lo que significa “bombear a mano” cerca de 5.000 galones de combustible!

Agradecemos sinceramente al Ingeniero Aeronáutico (Escuadrilla Víbora 1983-1985), Reinaldo Belmar Bórquez (hijo de don Ramón), habernos facilitado el contacto con su padre. Ojala don Ramón nos regale otros episodios de su dilatada carrera profesional y laboral en Lan.

 (Ver también en sección CRONICAS  – Diciembre 31, 2018 – POR AVIÓN A ISLA DE PASCUA)


0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *