Sus amigos y colegas se referían afectuosamente a él como el “duro Medina”  no tanto por una particular rasgo de dureza, sino más bien por su inalterable rectitud  e integridad. Ingresa a LAN a fines de 1961 junto a Alejandro Fornes, Carlos Yáñez D., Francisco Frías, Leandro Parra, Jorge “Coco” Verdugo P., Alfredo Jorquera, Ronnie Sugg, Emilio Velasco, Ricardo Torrens, Patricio Navas, Juan Campaña  y Max Astorga. Becado como cadete de la Escuela de Aviación, fue formado como piloto en bases de la Fuerza Aérea americanas lo que le dio una sólida base profesional que demostraría a lo largo de su carrera como piloto comercial. (Ver sección Alma Mater – Todos los cursos- Curso 1953).

Participa desde su ingreso del quehacer gremial: en 1968 como uno de los delegados de los aviones  AVRO, en 1971 como integrante del Comité de Análisis de Operaciones y miembro del grupo de estudio para fijar el procedimiento para la selección de Inspectores de Vuelo. En 1972 es elegido director  del Sindicato Profesional de Pilotos de Lan Chile

En 1969 siendo Capitán de Caravelle es protagonista de uno de los secuestros aéreos que ocurrieron esos años. Reproducimos in extenso, al pie de esta reseña,  el relato que hace nuestro lector e historiador Michelle Anciaux al respecto.

Después de volar el Avro y el Caravelle, continua su desempeño como Comandante de B-727, B-707 y DC-10. En este último figura como piloto destacado en 1982. Sus últimos vuelos los realizaría con un B-707 de Fast Air donde integraría el Cuadro de Honor de Pilotos 1992 con 18.335 horas de vuelo.

Nos sumamos al pesar de su partida. Acompañamos en su dolor a la familia , particularmente a sus hijos Cristian, Claudia y Pamela, a sus hermanos Máximo y María Teresa y también a Paulina y María Paz.

Leonidas “Duro” Medina, fue un personaje querido y respetado que dejó una honda huella como destacado piloto y como ejemplo de vida. Su ausencia en nuestras futuras reuniones – a las que en los últimos años nunca fallaba-  marcará un vacío difícil de sustituir.

* Leonidas, como protagonista de un secuestro aéreo según versión de Michel Anciaux Ponet – Investigador Histórico Aeronáutico:

“El primer secuestro (de dos en los cuales se vieron implicados los aviones Caravelle) ocurrió el 12 de noviembre de 1969, a los 15 minutos del despegue del vuelo LA 87 con destino a Puerto Montt y Punta Arenas.

El Caravelle CC-CCP/502, bajo los controles de la tripulación de mando, compuesta por el capitán Leonidas Medina, el primer oficial Vicente Pizarro y el ingeniero de vuelo Marcelo Cadena, estaba ascendiendo a su nivel de crucero cuando el sobre cargo Oscar Briones entró a la cabina de mando seguido de un pasajero, armado de una pistola. Este exigió que lo llevaran a él y su compañero a Cuba. Su compañero se había quedado en la sección de pasajeros con las azafatas Ana Luisa Martin y Ana María Puiggenner, quienes estaban a la atención de los 56 pasajeros que habían abordado este vuelo. Luego de la sorpresa que generó esa entrada sorpresiva, el capitán explicó que este tipo de avión impedía llegar a Cuba sin escala y que aun con escala, unos problemas del grupo de partida de motor además de una incompatibilidad con las técnicas de abastecimiento en ciertas escalas iban a complicar el vuelo, sin olvidar el factor humano (dos pilotos y un ingeniero de vuelo cuando, en los vuelos de larga distancia, se necesitan tres pilotos y un ingeniero de vuelo) y la falta de carta de aeronavegación y de aproximación. Igual los secuestradores asumieron el riesgo y se decidió tomar el rumbo hacia Antofagasta donde el Caravelle aterrizó cerca de las 11 hrs 15 min. AM. En los 40 minutos que se demoró la escala en Antofagasta se logró negociar la liberación de unos 12 pasajeros, la mayoría personas de edad y familias con niños. Al iniciar el vuelo rumbo a Lima y estando listo para el despegue, la falla del motor izquierdo obligó al capitán a retornar a la losa de estacionamiento, el capitán se negó a despegar, a pesar de tener una pistola en la espalda, explicando que el riesgo de terminar en la bahía era lo suficiente grande. Debido a la imposibilidad de arreglar el desperfecto, el señor Orlando González Dollens, jefe de estación aérea LAN Chile en Cerro Moreno, se acercó a la ventanilla y pidió si era posible subir al avión para hablar con los secuestradores. En un primer momento estos se negaron, pero insistiendo e informando de una posible solución de alternativa, el señor González logró subir al Caravelle para proponer la solución de intercambiar aviones, pero con la condición de liberar todos los pasajeros. Con este trato conseguido, y el avión de cambio descargado de sus maletas y reaprovisionado en combustible a full y buffet, se procedió al traslado de la tripulación de cabina y de mando al otro Caravelle, siendo esta la CC-CCO/501 que estaba estacionada a unos cien metros delante del CC-CCP. Los pasajeros quedaron a bordo del avión utilizado inicialmente para el vuelo 87.Terminado este proceso, el avión despegó rumbo a Lima. A la altura de Iquique y cruzando a unos 31.000 pies el sobrecargo golpeó a la puerta del puesto de mando con la intención de traer la comida a los pilotos. Fue este momento que aprovechó la tripulación para reducir a los secuestradores distraídos por este evento y ya en un estado de sobreconfianza. Con la situación superada y los secuestradores bajo custodia de una parte de la tripulación, el avión se dirigió a Santiago donde aterrizó a eso de las 16 hrs. 45 min., en el aeropuerto de Los Cerrillos”.

Categories: Obituario

6 Comments

Jorge Morgado · Agosto 19, 2020 at 5:35 pm

Leonidas Medina Álamos

El ambiente , en la concurrida reunión del Sindicato de Pilotos , era de una nerviosa expectación . Las negociaciones con la Empresa no avanzaban .
Tomó la palabra el Comandante Don Leonidas Medina : “El Directorio del Sindicato , como medida de presión , ordenó la renuncia a sus cargos de Jefe de Flota , a los colegas Pilotos miembros del Sindicato. El Capitán Jorge Morgado , Jefe de Flota Boeing 737-200 , NO acató dicha orden , dando un pésimo ejemplo a sus colegas , y debilitando el accionar del Sindicato. “
La acusación fue directa y con voz fuerte y clara , como acostumbraba actuar nuestro querido Leonidas Medina.
Se produjo un silencio en la sala ; me puse de pié y pedí autorización a la Directiva para relatar mi historia : “ Durante la segunda mitad de la década de 1960 , estaba terminando mi primera instrucción de vuelo , en material DC-3 . Mi actuación había sido deficiente , al punto que se comunicó a la Jefatura de Instrucción , que el alumno Jorge Morgado del Pozo , no sería presentado a examen final.
Fui citado a la oficina de Don Adolfo Surcke , en Los Cerrillos , para comunicarme que se requería una segunda opinión , y que mi nuevo Instructor sería el Capitán Leonidas Medina Álamos .
Me sentía angustiado , asustado , inseguro de mi mismo . No tenía trabajo , ningún titulo o especialidad , ni medios económicos , para afrontar el próximo nacimiento de nuestro primer hijo. Para colmo , este Capitán Medina , tenía por sobrenombre “ El Duro Medina “ . Mi futuro era negro.
Lo primer que Leonidas me dijo fue : “ Don Jorge , debe estar tranquil o , VAMOS a tener éxito en NUESTRA instrucción “ . Desde el primer momento se mostró un instructor humano , tranquilo , amigable , muy claro para explicar.
El mismo avión . El mismo Alumno. Los mismos Ejercicios . Pero ahora con un instructor comprometido con su alumno .
Como por arte de magia , las maniobras resultaban “aceptablemente “ bien.
Al día siguiente , aprobé mi examen de vuelo en el material DC-3 . Don Leonidas Medina Álamos , “ El Duro Medina “ me había salvado .
Llegué a mi casa y abracé a mi mujer , llorando . El futuro se veía luminoso.”
Terminada mi historia dije : “El Capitán Leonidas Medina , tiene todo el derecho a emitir su opinión respecto de mi actuación ; pero los Directores del Sindicato , no pueden decidir sobre el destino laboral individual , de sus asociados. “
Se escucharon gritos : “ Leonidas ¿ Para que lo salvaste.?” Risas . La asamblea prosiguió en un ambiente de camaradería.
Gracias a Dios , en varias ocasiones ,agradecí a LEONIDAS su actuación de aquellos años. Hizo posible que yo tuviera una larga y feliz trayectoria en mi querida Lan-Chile, por mas de 41 años.

Exequiel Sanhueza · Agosto 21, 2020 at 2:22 pm

Ante la partida de Dn Leonidas Medina me sumo a entregar las sentidas condolencias a esta Asociación y como también hacer llegar a su querida familia. mis sentimientos de gran pesar esta irreparable pérdida. No tuve la fortuna de volar con Don Leonidas, pero si lo recuerdo como un gran profesional , una persona muy integra y recta en todo actuar. Un gran ejemplo.

Pablo Hafemann F. · Agosto 21, 2020 at 11:03 pm

Don Leonidas fue mi instructor de avión en el 727 el año 73,y también Don Eugenio Herrera.
Tengo gratos recuerdos de ambos.
Mis condolencias a su familia.

Alejandro melo · Agosto 22, 2020 at 2:20 am

Fui su copiloto, en reiteradas , oportunidades, como olvidar esas Charlas y experiencias De vida , su gran motocicleta
Y la lucha anti tabaco entre otras cosas

Abraham Acevedo Campos · Agosto 23, 2020 at 12:32 am

Nos conocimos con Leonidas en Iquique, a principios de 1956, él, Aviador, Oficial nuevo en El Grupo 1 Los Cóndores, yo, Militar, Oficial nuevo en el RC1 Granaderos, un Regimiento de Caballería. Nos volvimos a encontrar el año 1959, en Los Cerrillos, yo copiloto Lan, él aspirante a copiloto.Tenía la certeza de que sería difícil que no fuera el primero de su curso,y así fue y comenzó a destacar como profesional en la aviación comercial. Sentí orgullo de lucir el uniforme beige, el mismo que Leonidas siempre prestigió. Un pequeño detalle que vale más que mil palabras.
Grácias Leo, para mi siempre fuiste un referente, un ejemplo a seguir, un hombre intachable, duro como te llamábamos, pero te lo decíamos con cariño y respeto. Descansa en Paz.

Claudio Palmal · Agosto 30, 2020 at 9:01 pm

LIBRO DE CONDOLENCIAS

Relación de condolencias recibidas en el libro virtual, dispuesto por la Asociación de Pilotos en Retiro de Lan Chile, por el fallecimiento de nuestro recordado amigo y colega don Leonidas Medina Alamos.

1.- Marcelo Canobra, email davidmarcelocanobra@gmail.com.
“Con profundo pesar, deseo saludar a la familia de Leonidas para darle el pésame por su sensible fallecimiento.”
2.- Rodolfo Ugarte, email rugarteugarte@gmail.com.
“Hago llegar mis sentidas condolencias por la partida de nuestro ex piloto inspector de Operaciones Aéreas de la DGAC, don Leonidas Medina Alamos (QEPD)”
3.- Claudio Palma, email cpalmagaete@yahoo.com.
“Les ruego aceptar mis condolencias por el alejamiento de este colega y amigo de tantos años.”
4.- Jorge Verdugo, email cocoverdugo@hotmail.com.
“Quiero manifestar a los hijos y toda su familia el tremendo pesar por su partida, nuestro gran Durito Medina, que además de haber sido mi compañero de curso en Línea Aérea Nacional, fuimos amigos por toda una vida y lo recordaré siempre como un gran compañero, leal y recto hasta su muerte.”
5.- Jaime Sánchez Luna.
“Con Leonidas fuimos compañeros de muchos vuelos y espero que este final haya sido sin sufrimientos, reciban UDS. mi más sentida condolencia.”
6.- Luis Carmona Bennett, email lcarmonab@yahoo.com.
“Leonidas, que gran pena tu partida, destacado piloto, gran instructor y gran amigo. Mi sentido pésame a tu familia. Te echaremos mucho de menos, sin duda.”
7.- Enrique Duque, eduquep@vtr.net.
“Con mucho dolor, Enrique Duque P. y Señora, lamentan la partida de nuestro muy apreciado amigo y camarada Leonidas Medina A. y enviamos nuestras sentidas condolencias a su familia. ”
8.- Sergio Barriga, serbarriga@yahoo.es.
” Gran pérdida para la aviación chilena toda. Se ha ido un gran caballero del aire y todo un señor Comandante de Aeronave.”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *