Hoy en plena pandemia con todas las aerolíneas del mundo severamente afectadas quisiéramos inyectar optimismo especialmente a aquellas personas – ex servidores de LAN CHILE y LATAM – que vemos con angustia las dificultades a que se ve sometida su querida empresa. Ese optimismo nace de la convicción de que LAN CHILE y su sucesora LATAM siempre estuvieron en las manos que los tiempos exigían. Si en su génesis en LAN CHILE – como empresa del Estado – destacó la figura de nuestro fundador, Arturo Merino Benítez, como empresa privada asumirían el riesgo y el desafío – con no menos determinación y competencia – distintos miembros de la familia Cueto: El “patriarca” don Juan Cueto Sierra y sus hijos Enrique, Juan José e Ignacio.

El efecto de la pandemia fue un desastre monumental que sometió a la empresa a un estrés operativo y financiero abrumador. A principios de 2020, la flota que de 2001 a 2020 había crecido de 60 a 332 aviones tenía ahora 200 de ellos detenidos en tierra. Pero así y todo seguían generando costos de operación ya que el mantenimiento de las aeronaves no se detiene por estar en tierra: cada tres días se deben encender los motores de los aviones para mantenerlos en condiciones operacionales.

Con gran parte de la flota en tierra y muy escasa demanda de pasajeros (el tráfico nacional había bajado en marzo 2020 un 90%) el manejo de la dotación de personal se hizo también crítico. Primero se optó por una disminución de sueldos, pero al final, algunos despidos forzosos fueron inevitables. Sin embargo la empresa estuvo presente cuando fue requerida por el Estado para colaborar con el abastecimiento de insumos para la lucha contra el covid 19.

Varios países fueron en auxilio de sus aerolíneas en bancarrota. En el caso de LAN CHILE / LATAM y el de las demás empresas chilenas eso no ha sucedido. ¡La hoy tan vilipendiada empresa privada se las está arreglando completamente sola!

Con la intención de recordar una época en que el tesón y el entusiasmo de emprendedores visionarios privados nos llevaban a encumbrarnos a alturas nunca antes vistas ni sospechadas, nos permitimos transcribir parte de la Memoria del año 2001 de la empresa. Pero no será sólo su lectura la que nos volverá a llenar de orgullo a los que tuvimos la suerte de colaborar con el proyecto de esos años. También nos devolverá la ilusión y la confianza que los actuales responsables de conducir el proceso de recuperación de la empresa tendrán pleno éxito. ¿Si lo tuvieron entonces, por qué no lo repetirían ahora? El último mensaje de Enrique Cueto como CEO de Latam (antes de asumir Roberto Alvo) fue categórico: “ESTA COMPAÑÍA SERÁ CAPAZ DE SUPERAR ESTA CRISIS”

¿Qué hace diferente a LANCHILE? Un modelo de negocios único permite respuestas ágiles. Una moderna infraestructura y redes extensas entregan soluciones regionales. Un equipo dedicado que trabaja para satisfacer las necesidades de sus clientes. En conjunto, estos elementos crean una sólida base financiera y generan resultados positivos para accionistas, empleados y clientes.

Este año, posiblemente el más complicado en la historia de la aviación comercial, LANCHILE demostró -gracias a su modelo de negocios, su capacidad para responder oportunamente a eventos extraordinarios, y a su equipo dedicado y profesional- que es una compañía distinta. En efecto, el modelo empresarial que LANCHILE ha creado es único. Mejorado y perfeccionado año tras año y desafío tras desafío, gracias a él hemos sorteado tres años muy difíciles y podremos crecer y prosperar en los momentos difíciles que vendrán.

Este año, posiblemente el más complicado en la historia de la aviación comercial, LANCHILE demostró -gracias a su modelo de negocios, su capacidad para responder oportunamente a eventos extraordinarios, y a su equipo dedicado y profesional- que es una compañía distinta. En efecto, el modelo empresarial que LANCHILE ha creado es único. Mejorado y perfeccionado año tras año y desafío tras desafío, gracias a él hemos sorteado tres años muy difíciles y podremos crecer y prosperar en los momentos difíciles que vendrán.

Ya antes de los terribles ataques al World Trade Center y al Pentágono, Estados Unidos se encontraba encaminado hacia una recesión en lugar del “aterrizaje suave” que se pronosticaba a comienzos de año. Esto afectó seriamente a las economías de América Latina y forzó a continuas revisiones de los pronósticos de crecimiento del PIB en la región. Si bien Chile tuvo un buen desempeño, con un crecimiento superior al 3%, la economía Argentina fue golpeada violentamente por los problemas políticos y de endeudamiento que llevaron al sistema económico y financiero al colapso. Mientras tanto, Brasil sufrió las consecuencias de la crisis energética y la devaluación del real. La incertidumbre en los mercados laborales y el alza del desempleo a través de la región forzaron a las personas a viajar menos, mientras que el menor flujo de inversiones afectó el tráfico en las clases premium. Estos factores, junto con problemas económicos y políticos en otros países latinoamericanos, socavaron nuestra capacidad para mantener las tasas de crecimiento de las ventas de los últimos ocho años, cercanas al 20% anual. El virtual colapso comercial de Argentina y la desaceleración de la economía brasileña supusieron dificultades para nuestras operaciones de carga, que representan cerca de un 40% de nuestras ventas. Es por ello que, con satisfacción, puedo informar que, en un año donde la mayoría de las grandes aerolíneas tuvieron pérdidas, LANCHILE generó utilidades por US$10.8 millones. Después de los atentados del 11 de Septiembre, LANCHILE cumplió rápidamente con los nuevos estándares de seguridad impuestos por la FAA y aumentó su cobertura de seguros pese a un significativo incremento en las primas. Rápidos ajustes en itinerarios y capacidad nos permitieron limitar el daño generado por la caída de ingresos. El impacto del 11 de Septiembre sobre estos últimos hizo que tuviéramos que actuar ágilmente para reducir nuestros costos sin comprometer nuestra calidad del servicio. Como parte de ello nos vimos obligados a reducir nuestro personal en un 7% en una decisión dolorosa, pero inevitable. Mientras tanto, renovamos y extendimos los contratos colectivos con varios sindicatos de trabajadores, incluyendo el de nuestra mayor organización de pilotos. Estas dificultades sacaron a relucir lo mejor de LANCHILE y fundamentan la idea de que es una línea aérea distinta, con un espíritu de superación basado en la calidad y compromiso de su gente. El desarrollo de nuestro plan estratégico siguió adelante a pesar de las difíciles condiciones. La creación de la marca LANEXPRESS nos permite capitalizar la imagen de la empresa en Chile y aprovechar nuevas oportunidades en el mercado doméstico. El desarrollo de vínculos más fuertes con nuestros socios regionales y la separación formal del negocio de carga dieron paso a la creación de LANCARGO, una nueva entidad que permitirá diferenciar internamente los márgenes operacionales de cada negocio y, posiblemente, facilitar la incorporación de socios estratégicos. LANPERÚ se consolidó con la familia LANCHILE y lanzó tres rutas nuevas. Por otro lado, la firma de un acuerdo con el Servicio Postal de Estados Unidos implica que nuestras operaciones logísticas son ahora más globales que nunca. Esta estrategia de fortalecer las redes existentes y de expandirnos hacia donde vemos nuevas oportunidades ha sido exitosa en el pasado y en el 2002 no será diferente. Si bien los problemas en Argentina y las magras expectativas para la región presentarán importante desafíos en el 2002, creo que hemos demostrado que somos capaces de sobreponernos a dificultades que van más allá de lo imaginable. Nos hemos adecuado a un mundo nuevo, pero nuestro empuje por buscar nuevas oportunidades significa que no haremos sacrificios que restrinjan nuestro crecimiento futuro. Nuestra solidez financiera, que apoya una estrategia bien definida y un modelo de negocios único, nos debiera permitir aprovechar la creación del primer mercado aéreo común latinoamericano. En nombre del Directorio, quisiera agradecer a nuestros accionistas, a nuestros pasajeros y a todos quienes nos prefieren en sus operaciones comerciales, su compromiso permanente con nuestro liderazgo. Y a todo nuestro personal, permítanme decirles que el esfuerzo y la entereza que han demostrado el durante 2001, ha permitido a LANCHILE seguir distinguiéndose en el mercado aéreo internacional. Cordialmente Jorge Awad M. – Presidente

Señores Accionistas: Con satisfacción podemos decir que LANCHILE superó con éxito el desafío que implicó el año 2001. Mientras otras líneas aéreas luchaban por sobrevivir a la crisis económica global y luego a los catastróficos acontecimientos del 11 de Septiembre, nosotros cerramos el año con utilidades de US$10.8 millones. Nuestra participación en el mercado doméstico creció y, ante al desplome del tráfico internacional de pasajeros, una rápida respuesta nos permitió ajustar nuestra capacidad y minimizar la baja en los factores de ocupación.

Además, en contra de las tendencias imperantes en la región, nos expandimos en Perú y Ecuador. En Chile, LANEXPRESS emprendió vuelo introduciendo una nueva marca y un nuevo concepto de viaje en el mercado nacional. En el cuarto trimestre, reforzamos nuestras operaciones de carga con la adquisición de Absa en Brasil. Este fue un paso importante en un año donde las bajas en el consumo y la inversión, principalmente en Argentina, afectaron el tráfico desde Estados Unidos al sur, lo que nos forzó a maximizar el movimiento entre otros mercados. A través de un constante ajuste entre los negocios de pasajeros y carga LANCHILE pudo, una vez más, sortear con éxito un complicado entorno comercial. Si en algún momento LANCHILE tuvo que demostrar que es realmente una línea aérea diferente, este era el año. La seguridad se convirtió en la principal preocupación de las autoridades y pasajeros del mundo entero. En LANCHILE estamos orgullosos del trabajo que hemos realizado durante años en este ámbito: nuestro centro de entrenamiento, -producto de una alianza con Lufthansa en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, en Santiago- es de primer nivel, mientras que nuestra base de mantenimiento tiene la certificación de las autoridades aeronáuticas de Estados Unidos y Europa. Por otra parte, el programa de renovación de flota, que está financiado en condiciones muy ventajosas, sigue adelante. Nuestro balance se mantiene libre de deudas a corto plazo. El rating BBBque nos asignó Fitch convierte a LanChile en una de las pocas aerolíneas en ser consideradas investment grade. Esto no sólo nos distingue, sino que nos permite financiar futuras inversiones a un bajo costo y asegura un acceso sin restricciones al mercado de capitales internacional. En tierra, la implementación del boleto electrónico y la instalación de terminales de venta y chequeo automáticos han acelerado los procesos de embarque, mientras que los controles de seguridad son ahora más eficientes y avanzados gracias a nuevos equipos de rayos-x. Los elementos antes mencionados adquirieron un gran protagonismo después de los ataques terroristas en Estados Unidos. LANCHILE fue capaz de satisfacer las estrictas demandas de la Federal Aviation Administration (FAA) y pudo volar en cielos estadounidenses cuatro días después de los ataques del 11 de Septiembre. Estos nos convirtió en la primera aerolínea extranjera en despegar desde Miami, ampliando aún más la brecha entre LanChile y sus competidores. Para adecuarnos a la dramática caída de la demanda, ajustamos nuestro itinerario a Estados Unidos, devolvimos algunas aeronaves en arriendo y bajamos la utilización de otras. Lamentablemente, también tuvimos que reducir nuestro personal en cerca de siete por ciento. Esto resultó muy difícil, pero le permitió a la compañía mantenerse sin pérdidas aún cuando enfrentó costos extraordinarios y caídas de ingresos. También mejoramos las relaciones laborales y logramos nuevos acuerdos de largo plazo como los contratos de cuatro y cinco años que firmamos con nuestros pilotos. El 2002 enfrentaremos desafíos similares a los del 2001 producto de la crisis en Argentina, los efectos de los atentados del 11 de Septiembre en Estados Unidos y de la inestabilidad económica que reina en otros mercados latinoamericanos. Ahora bien, los logros obtenidos por LANCHILE durante el 2001 son una prueba de nuestra capacidad para enfrentar escenarios adversos. Estamos convencidos de que nuestro modelo nos provee de la flexibilidad necesaria para manejar situaciones complicadas y que quienes trabajan en LANCHILE tienen la capacidad y dedicación para aprovecharlo al máximo. Sabemos que el 2002 será un año difícil, pero creemos que también pueden surgir nuevas y atractivas oportunidades de negocios que aprovecharemos para seguir creciendo. Gracias a todos, tanto a quienes forman LanChile como a nuestros clientes, quienes nos han ayudado a través de todo este difícil año. Confío, además, en que nuestros esfuerzos nos seguirán diferenciando en el futuro.

Enrique Cueto P. – Vicepresidente Ejecutivo

¿Es LANCHILE un especialista en carga con un excelente servicio de pasajeros? O ¿es una prestigiosa aerolínea de pasajeros con un negocio de carga exitoso? La respuesta a ambas preguntas es afirmativa y eso es lo que hace único a LANCHILE. La combinación de ambos elementos en forma equitativa le permite a la compañía ofrecer un servicio integral que une a América Latina con el resto del mundo. Después de desarrollar un itinerario de pasajeros, los analistas de la compañía diseñan un itinerario flexible y complementario de cargueros. La lógica de este modelo es simple: desarrollar una red flexible y maximizar los ingresos de ambos negocios. La idea de optimizar el uso del espacio en los aviones -transportando no sólo pasajeros sino también carga- ha dado resultados positivos consistentemente.

En 2001, LANCHILE fue elegida la “Mejor Aerolínea de América del Sur” en un estudio realizado por la empresa inglesa Skytrax Research que consideró las opiniones de 2,7 millones de pasajeros. La prestigiosa revista Forbes distinguió a nuestro nuevo salón VIP en el aeropuerto internacional de Santiago como uno de los diez mejores del mundo.

Estos reconocimientos, como muchos otros, son reconfortantes para una empresa cuyo objetivo es la entrega de  un servicio de clase mundial donde la seguridad de sus operaciones es la primera prioridad. Ya sea en un vuelo de pasajeros entre Santiago y Buenos Aires o en uno de carga llevando perecibles desde Ecuador a Miami, el servicio de LANCHILE se caracteriza por los más elevados estándares de puntualidad y una atención profesional y cordial. Las estadísticas de puntualidad de LANCHILE continúan siendo ejemplares: más del 85% de nuestros vuelos despegaron a tiempo durante el 2001. A bordo, el énfasis está puesto en la calidad, comodidad y entretención. LANCHILE fue una de las primeras líneas aéreas en ofrecer asientos totalmente reclinables en primera clase y ahora todos nuestros pasajeros pueden disfrutar de pantallas individuales de última generación. A su vez, la carta de vinos de LANCHILE, reconocida como una de las mejores selecciones en vuelo, es complementada por un elogiado menú.

Un modelo de negocios especial necesita un equipo especial. Un exigente entrenamiento así como años de experiencia han llevado a la gente de LANCHILE a valorar la eficiencia, la calidez y la preocupación por el más mínimo detalle como elementos claves en el transporte aéreo. LanChile es una de las compañías que más invierte en capacitación en Chile.

Mediante contratos de largo plazo que incluyen incentivos vinculados a la productividad, LANCHILE  ha logrado atraer a lo mejor de los recursos humanos de América Latina.Estos acuerdos aseguran, además, la estabilidad necesaria para crecer. La firma de nuevos contratos de cuatro y cinco años, durante el 2001, con el principal grupo de pilotos del holding LANCHILE es una muestra de este compromiso con el desarrollo de la compañía.

Una moderna infraestructura, tanto en tierra como en el aire, sustenta la ejecución de la estrategia de LANCHILE. La primera prioridad es la seguridad, y para garantizarla en cada vuelo, LANCHILE mantiene sus aeronaves en sus instalaciones en Santiago, que son certificadas regularmente por autoridades aeronáuticas norteamericanas y europeas.

El año pasado LANCHILE se trasladó al mayor complejo de carga construido en el Aeropuerto Internacional de Miami que es, a su vez, el terminal más importante entre Estados Unidos y América Latina. Con 35.000 metros cuadrados de bodegas –que incluyen 11.000 metros cuadrados de áreas refrigeradas-  y oficinas administrativas, el edificio representa la concesión más grande entregada a un operador extranjero en un aeropuerto en Estados Unidos. En el aire, la estrategia de LanChile es operar una flota moderna y eficiente. Es así como en el negocio de pasajeros, el programa de renovación Airbus -que comenzó el 2000- continúa, y hasta ahora hemos incorporado diez A320 de corto alcance y cuatro A340 de largo alcance. En el negocio de carga la compañía opera seis Boeing 767-300F, tres de los cuales se incorporaron en el 2001. Estos cargueros están considerados  entre los más eficientes en servicio hoy en día. La modernización de las flotas de LANCHILE enfatiza su compromiso con la comodidad, confiabilidad y eficiencia y provee las bases necesarias para crecer.

El cliente de hoy quiere llegar a más destinos que nunca antes. A través de sus propias operaciones, que incluyen empresas afiliadas en pasajeros y  carga, LANCHILE ha construído una red inigualable en América Latina. En pasajeros, LANCHILE se ha enfocado a crear soluciones regionales. La compañía, a través de LANPERÚ, cubre dos destinos internacionales y ocho dentro de Perú.

En Ecuador, mediante un acuerdo comercial con Ecuatoriana, LANCHILE une a Guayaquil y Quito con Miami y Nueva York. La esperada desregulación  del mercado aéreo en América Latina generará oportunidades y LANCHILE las aprovechará a fin de extender su servicio de pasajeros en la región. En carga, la compañía ha expandido su ámbito de operación mediante la adquisición de participaciones en aerolíneas de la región como,  Absa en Brasil, MasAir en México y Florida West en Estados Unidos. Como complemento a su amplia cobertura de América Latina, LANCHILE ha fortalecido su acceso al resto del mundo mediante  alianzas globales. En pasajeros, la compañía es parte de la alianza oneworld desde junio del 2000 y mantiene acuerdos bilaterales con socios de clase mundial como American Airlines, Alaska Airlines, Iberia y British Airways. Además, LanChile también se ha aliado para extender su red de carga y ha firmado convenios comerciales con TAM y con el Servicio Postal de Estados Unidos.

En una industria cíclica, la habilidad para ajustarse a los más diversos escenarios es vital para generar utilidades consistentemente. Desde 1998, los desafíos operacionales y competitivos se han intensificado y LANCHILE ha demostrado ser flexible. El año pasado fue una prueba sin precedentes en materia de agilidad operacional y LANCHILE la superó con éxito: devolvió aviones arrendados y modificó su itinerario a fin de minimizar el impacto de las caídas de demanda generadas por los atentados del 11 de septiembre. En respuesta a la crisis argentina los vuelos de carga fueron reorientados hacia Chile y Ecuador. En Chile, la compañía aprovechó  los cambios competitivos y  lanzó LANEXPRESS, una nueva marca de pasajeros en la ruta nacional. La flexibilidad estructural debe ser complementada con agilidad financiera, y el año pasado LANCHILE utilizó una variedad de recursos, como Japanese Operating Leases, para obtener ganancias no operacionales. Un financiamiento de largo plazo obtenido en condiciones competitivas, y un esquema de arriendos flexible, han liberado efectivo y permitido a LANCHILE ajustarse rápidamente a condiciones cambiantes. Esta agilidad ha posibilitado la generación de utilidades aún en ambientes adversos y permitirá aprovechar las oportunidades que surjan cuando las condiciones mejoren.

En uno de los años más difíciles en la historia de la aviación y en el cual algunas empresas no sobrevivieron, LANCHILE registró ventas por US$1,4 mil millones y una utilidad neta de US$10,8 millones. Esto confirma su reputación como una de las aerolíneas más consistentes de la industria. La compañía no sólo generó resultados positivos, sino que también mantuvo una fuerte posición financiera. LANCHILE no tiene deudas de corto plazo y  sus obligaciones de largo plazo son de bajo costo y están relacionadas a nuevos activos productivos. La compañía también ha mejorado su posición de caja, lo que en parte se ha logrado gracias a ganancias no operacionales. Fitch, en su revisión anual, confirmó la salud financiera de LANCHILE al mantenerla como investment grade. Los desafíos a futuro son muchos, pero condiciones globales cambiantes implican nuevas oportunidades, nuevos negocios y posibilidades de expansión para sus redes. Esta sólida base financiera garantiza que LANCHILE podrá aprovechar las oportunidades que aparezcan en el futuro.

Las consecuencias de la pandemia obligaron a la empresa a establecer un plan de contingencia en un escenario inédito, de extremas dificultades. Se estimó que el “mejor camino a seguir” era acogerse a la ley de quiebras de los Estados Unidos conocido como Capitulo 11. En primera línea dos antiguos conocidos, el Presidente Ignacio Cueto y el Vicepresidente Senior de Asuntos Legales y Compliance, Juan Carlos Menció. Además participan estrechamente en el plan de recuperación el nuevo CEO Roberto Alvo, el CFO Ramiro Alfonsin y el CEO de Carga, Andrés Bianchi. Se estima que el volumen de carga transportada por la empresa reorganizada aumentará dramáticamente, justificando el aumento de la flota carguera a 23 aviones hacia 2023.Todo ello a pesar de que se estima que la reorganización de la empresa implicará la disminución forzosa de su tamaño en un 30%. Por otra parte dan confianza los asesores legales de primer nivel en los Estados Unidos y en Chile que actualmente están prestando el apoyo necesario para las complicadas negociaciones con los acreedores e inversionistas. La empresa debiera salir con éxito del Capítulo 11 en el segundo semestre de este año y por tanto estar también en situación de iniciar su plan convenido de reorganización.

Según recientes declaraciones de la empresa: “Una vez finalizado el procedimiento Capítulo 11, Latam saldrá fortalecida con una estructura de capital mucho más sólida que la previa a la pandemia, lo que le permitirá seguir impulsando la reactivación de las operaciones e iniciativas de sostenibilidad.”

¡ TODOS LOS QUE EN ALGUN MOMENTO PUSIERON SU GRANITO DE ARENA PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO Y PROGRESO DE LAN CHILE / LATAM, SEGUIRÁN CONFIANDO Y DESEANDO FERVIENTEMENTE –DESDE EL CIELO Y TAMBIEN DESDE ESTA, NUESTRA BENDITA TIERRA- QUE NUESTRA EMPRESA RENACERÁ DE ESTA CRISIS MAS FUERTE QUE ANTES, TAL VEZ CON NUEVOS O RENOVADOS VALORES Y UNA FILOSOFIA EMPRESARIAL ADECUADA A LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS!

LOS QUE DEJARON LA HUELLA DE SU CAPACIDAD PROFESIONAL, ESPÍRITU DE SERVICIO, FIDELIDAD Y AFECTO A SU EMPRESA, – DE CASI UNA CENTENARIA EXISTENCIA – TENDRÁN POR CIERTO EN SUS ACTUALES HEREDEROS, DIGNOS CONTINUADORES CON ESE MISMO ESPÍRITU Y CON ESE MISMO RESPETO POR SU HISTORIA.

Categories: Crónicas

2 Comments

Luciano Arias Parodi · Febrero 22, 2022 at 4:20 am

Loable esfuerzo el mostrar esta galerista fotos de nuestro querido grupo, en un orden cronológico, que da cuenta del extraordinario esfuerzo desplegado por las dificultades que ello representa. Mirarlas con detención es recoger el tiempo y prácticamente tocar o si se quiere redibujar tantos escenarios que el pasar de los años va difuminando inexorablemente.
Se agradece la esmerada dedicación de brindarnos este hermoso y conmovedor obsequio.

Jorge Verdugo Palacios · Marzo 4, 2022 at 8:42 pm

Quiero felicitar a Julio Matthei Sch. por el tremendo trabajo efectuado con la recopilación de las fotografías de todos los antiguos y nuevos Pilotos de Línea Aérea Nacional, no faltó ninguno. Lo único que puedo decir es que volé con la mayoría de todos ellos, y mi corazón agradece haber estado en una cabina de vuelo en los distintos materiales. Sólo son buenos recuerdos, pero la pena y la que me aqueja, es que ya no están con nosotros. Tengo tan lindos momentos con cada uno de ellos que me emociono realmente. Voy a cerrar mi plan de Vuelo, felicitaciones Don Julio.

Jorge Verdugo Palacios, COCO.

Agregar un comentario

Avatar placeholder

Su dirección de correo no se hará público.