La pequeña “Empresa Transportes Aéreos Javier Cortés Unzueta” – cuyo nombre de fantasía era AEROVIAL, fue producto del entusiasmo de un piloto del Club  Aéreo de Santiago – don Francisco Javier Cortés Unzueta – que observó con acierto una carencia de servicios aéreos a ciudades cercanas a Santiago. Era dueño de un Piper Twin Comanche en el cual recibió instrucción de vuelo del entonces Primer Oficial de 727 y707 de LAN, Eduardo Ortiz Corvalán. Entre vuelo y vuelo nació la idea de formar una pequeña  línea aérea que diera servicio a ciudades que había abandonado LAN como era el caso de Concepción, La Serena y Vallenar. LAN dejó de operar Antofagasta durante cuatro años (1979 – 1983). Además en esa época (1976-1978) había mucha demanda de pasajes por parte de la CAP la cual estaba construyendo la planta de pellets de hierro en Huasco. Con ese panorama don Francisco Javier Francisco Javier Cortés Unzueta, hace en 1978 gestiones en 1978 las gestiones requeridas ante la JAC para operar su empresa.

El CC-CCM (1), uno de los dos Beechcraft Baron (aterrizado en el aeródromo de La Serena. Foto proporcionada por Michell Anciaux) de AEROVIAL – Cuando todavía era propiedad de Transportes Aéreos Metalúrgicos Ltda. El otro era el CC-CDW (2)

El proyecto pudo concretarse gracias a un financiamiento compartido entre el señor Cortés y su esposa Margarita María Vial Subercaseaux. Eduardo Ortiz asumió el cargo de Gerente de Operaciones y fue el encargado de reclutar a los pilotos. Como primera opción comprometió a sus compañeros de curso de LAN, pilotos probados y conocidos: Juan Parra Fritis y Augusto Schweinitz Alt. Entre otros se agregó más tarde Rene Vergara Herrera, también piloto Lan. Las operaciones se iniciaron con los dos Beechcraft Baron para 6 personas que finalmente resultaron ser demasiado estrechos e incomodos para los pasajeros y no cumplían con la calidad de servicio que se pretendía establecer. Con ellos se hacía, entre otros, un vuelo por itinerario a Vallenar .

Por tanto los dueños decidieron la compra de dos aviones Cessna 402 C nuevos, de fábrica. Le correspondió traer los dos aviones, desde Wichita, Kansas, al Gerente de Operaciones, primero el CC-CDS (3) y más tarde el CC-CDU, ambos en compañía de don Francisco Javier. Estos aviones, con 10 asientos, se programaron para hacer vuelos de itinerario a Concepción, uno en la mañana y otro en la tarde. Cabe recordar que LAN había suprimido el servicio a esa ciudad en abril de 1979.

Cessna 402 C

AEROVIAL operó con éxito – al final solo como taxi aéreo – hasta 1986 cuando irrumpió AERO ANDINA con su Convair 600 y DC-9-14, más el regreso de LAN y LADECO a las postas domésticas impidiéndole seguir compitiendo. Don Javier Cortés además de los bimotores también tuvo otros pocos aviones chicos.

Cuando llegó el Cessna 402, don Javier Cortes quiso darle realce al acontecimiento organizando un vuelo especial de inauguración con invitados importantes, el 5 de Septiembre de 1979. Como piloto y dueño de la compañía se presentó con impecable uniforme con sus cuatro galones y gorra con laureles. Imposible no dejar una excelente impresión. Llevó a sus invitados en el vuelo de la mañana regresando con pasajeros a Santiago.

A Juan Parra se le había asignado el vuelo de la tarde con el Cessna 402 CC-CDU (4). Los pilotos contratados por Ortiz no usaban uniforme de la compañía, volaban con ropa de calle normal. Los pasajeros que regresaban a Santiago eran los invitados que don Javier había llevado a Concepción en la mañana, entre ellos un hermano del dueño. Por itinerario el vuelo salía de Santiago a Concepción como a las 18:00 hrs y como era invierno, se aterrizaba nocturno en Concepción. Ese día Concepción estaba con mal pronóstico pero para el regreso a Santiago el pronóstico era bueno.

Tras el arribo en Concepción se embarcaron los invitados de la mañana y don Juan emprendió el vuelo de regreso. Acompañaba a don Juan un principiante de piloto en esos tiempos, Francisco Spiegel Godoy (sería más tarde piloto de LAN y SKY). En ese tiempo la ruta de entrada a Santiago desde el sur, era Melipilla – Marruecos – Los Cerrillos.

A pocos minutos de Melipilla, don Juan escucha que había entrado neblina en Los Cerrillos y más tarde le confirman que está bajo mínimo. La alternativa era Pudahuel y se le autorizó la aproximación. Sin embargo por falta de visibilidad tuvo que rehusar. Con los estratos extendiéndose por todo el valle de Santiago la situación se puso crítica. Juan observó que todavía se mantenía despejada la parte alta de Santiago y siguiendo las luces enfiló al aeródromo de Tobalaba. Logró aterrizar – “con el olor” – gracias a la ayuda de vehículos del Ejército que alumbraron el umbral de la pista. También la Brigada Aero policial ayudó con el traslado de los pasajeros.

Avisado de la emergencia, el Gerente de Operaciones acudió raudo a Tobalaba para cerciorarse que los conspicuos invitados del vuelo inaugural no sufrieran ningún inconveniente y de paso llevar al afligido piloto a su casa ya que su auto había quedado en Los Cerrillos. El apretado vuelo tuvo, – para bien o para mal – , amplia cobertura en la prensa. ¡La noticia del vuelo inaugural de AEROVIAL a Concepción! En todo caso no fue más que otro “gaje del Oficio” en que apareció con toda propiedad “la pericia del piloto”.

Las siguientes notas corresponden en parte a datos proporcionados por nuestro fiel colaborador don Ivan Siminic:

(1) El Beechcraft 95C-55 CC-CCM serie TE-423, fue adquirido por don Javier Cortes Unzueta a Transportes Aéreos Metalúrgicos Ltda. y registrado a su nombre el 30 de Enero de 1979 permaneciendo bajo su propiedad hasta el 02 de Junio de 1981. Cabe señalar que este avión al cambiar de dueño se le cambio también la matricula por CC-CPR (el CC-CCM quedó disponible para ser asignado a otra aeronave…). El avión pasaría por varias manos (Ismael Larraín Larraín, Pesquera Vallenar Ltda., Sociedad de Agencias y Representaciones Comerciales Internacionales Ltda., y Bonir Ltda., – vinculada a Luciano Bonacic-Doric G. – Curso EA 1952) hasta que el 02 de Febrero 1998 se re-matriculó como CC-PTZ a nombre de Mebco Ltda. Bajo ese dominio y matricula, el avión sufre un accidente el 07 de Enero de 1999 por choque contra el volcán Lanín, cerca de Pucón, con la perdida de vida del hijo homónimo de Luciano Bonacic- Doric G.

También vale aclarar que la matricula CC-CCM, originalmente asignada a AEROVIAL y que había quedado libre,  “vistió” a otro avión, prestándose para equívocos. Así resulta que la matricula fue asignada 1981 a un avión Beechcraft C50 de Transportes Aéreos Don Carlos. Después de varios “cambios de mano”  termina en manos de Transportes Aéreos Don Carlos de 1996 a 1999, año en que se cancela la matricula.

(2) Este avión un Beech B55 Baron (CC-CDW) fue comprado por el señor Cortés a una empresa en Santiago y matriculado para él como CC-PDB el 7 de Septiembre de 1978. Estuvo en sus manos hasta el 16 de Febrero de 1981. Al poco tiempo de comprar el avión, el dueño logró que este pasara a ser considerado “comercial” para ser operado por AEROVIAL. Bajo esa condición la DGAC le dio la matrícula CC-CDW con fecha 07 de Diciembre de 1978 siguiendo un procedimiento algo “enredado”: La asignación fue “a petición de la JAC” gracias a los trámites que el dueño hizo en la JAC para convertir su original matrícula “particular”   CC-PDB – que le había sido asignada, a “comercial” (CC-CDW). Aclarar todo esto en el sistema RNA fue muy engorroso.

La matrícula CC-CDW nunca se canceló formalmente, y solo “murió” tácitamente –y por ende quedó disponible- cuando al mismo avión se le asignó la nueva matricula CC-POC el 16 de febrero de 1981 ahora bajo el dominio de don Carl Rudolf Schmitz Bücken.

Según información proporcionada por el piloto LAN (R)  Diógenes Arredondo, él habría adquirido el avión de Schmitz a un Banco que se había quedado con él en prenda. Tras alrededor de cuatro años con escaso uso, lo vendió al contado y en billetes (¿2004?) a un Sr. Atala (¿Atala Mathieu, Silvana Margot?) con actividades de taxi aéreo en Pto. Montt. La propiedad sin embargo habría quedado en manos de un Sr. Lira (¿Como CC-CMU?). Afirmación que no ha podido ser confirmada.

La matrícula vacante CC-CDW quedaría finalmente “estampada” en otro avión, uno de Transportes Aéreos Juan Fernández, arrendado a la empresa Aeroguayacan. Este avión se accidentaria el 20 de Marzo de 1987 durante un servicio La Serena – Santiago (vuelo AG 601) al aterrizar en el aeródromo San Rafael de Los Andes con resultado de destrucción completa del avión y muerte de todos los pasajeros excepto uno. (Ver también CRONICAS – De empleado a empresario – Octubre 15, 2015),

(3) El Cessna 402C CC-CDS fue matriculado el 20 de Junio de 1980 y estuvo en manos de su dueño hasta el 14 de Enero de 1985.

(4) El Cessna 402 CC-CDU había sido matriculado solo hace unos pocos días (3 de Septiembre de 1979) bajo el nombre de don Francisco Javier Cortés Unzueta y se mantendría en su poder hasta el14de Enero de 1985.Uno de estos dos Cessna 402 habría pasado a propiedad de AEROVIAS DAP S.A. con matricula CC-CLV en 1996 (Dato sin confirmar).

Categories: Crónicas

0 Comments

Agregar un comentario

Avatar placeholder

Su dirección de correo no se hará público.