image001El 4 de Noviembre de 1970, asumía la Presidencia de la República, Don Salvador Allende Gossens, quien días después nombraba Presidente de LAN-CHILE al abogado, experto en derecho aéreo internacional, IGNACIO ALIAGA STRAUBE, a la sazón Jefe de Asuntos Internacionales de la empresa.

ALIAGA, que había ingresado a LAN como Sobrecargo en 1953, asumió sus nuevas funciones el 11 de Noviembre.

Su padre, IGNACIO ALIAGA GONZALEZ, oficial de la Fuerza Aérea, fallecido en acto de servicio, había sido miembro del Consejo de LAN en la década del 30 y ello lo había motivado a ingresar también a la empresa.

Al tomar posesión de su puesto, no pudo menos que recordar una anécdota que le sucediera en 1953, cuando postulaba a una vacante de Sobrecargo.

En aquella oportunidad el propio Vicepresidente de LAN, el Comodoro Arturo Merino Benítez, entrevistó uno a uno a los postulantes y al saber que él era hijo de su antiguo colaborador IGNACIO ALIAGA GONZALEZ, le consultó qué era lo que esperaba alcanzar en LAN.

El joven Ignacio, algo turbado, le respondió: “a lo mejor llegar un día a estar sentado donde Ud. lo está hoy”.

Una amplia sonrisa fue la única respuesta del Comodoro.

Posteriormente siendo Sobrecargo, con autorización de la empresa, pudo realizar sus estudios de Leyes y recibir su título de abogado.

Al momento de hacerse cargo de ella, ésta contaba con el siguiente material de vuelo:

2 Boeing 707

3 Boeing 727

9 Avro HS- 748

8 Douglas DC-6B

3 Caravelle VI-R

8 Douglas DC-3

Una de las primeras medidas de la nueva administración, fue iniciar gestiones a nivel de Gobierno, para obtener créditos en el extranjero que permitieran a LAN adquirir nuevos aviones y hacer frente con ello a la alta demanda de pasajes que se registraba en las rutas nacionales.

Junto con ello, se vio la conveniencia de vender los Douglas DC-6B y DC-3 y ampliar las rutas internacionales.

La primera negociación se concretó en Marzo de 1971, cuando se vendieron a la Junta de Defensa Nacional de la República del Ecuador, para la Fuerza Aérea de .ese país hermano en US$ 250.000, los Douglas DC-6B N°s 402, 409 y 411, matriculas CC-CCE, CC-CDN y CC-CCG.

Los aviones pintados con los colores de la FAE en la Maestranza de LAN, emprenderían días más tarde vuelo al país del norte, piloteados por Oficiales de la Fuerza Aérea Ecuatoriana.

Viéndose la necesidad de atender en debida forma la zona de Chiloé insular y continental, Alto Palena y Futaleufú y la región de Aysén, se asignaron, a mediados de 1971, tres Douglas DC-3, a los que en un tiempo después se agregaría otro aparato igual.

La idea era crear una filial de LAN en esas zonas, interesando a la CORFO para que se asociara a aquella nueva empresa de carácter regional.

Para operar los DC-3 se contrataron a honorarios a los pilotos OSCAR EGGERS, JUAN MORENO Y HUGO DEL VALLE, a quienes poco más tarde se unía NELSON BAHAMONDES.

Por las malas condiciones de los aeródromos zonales, que impedían la operación de los HS – 748, se tenía que emplear una vez más a los nobles y viejos Douglas DC-3.

Aquella “zona de malos tiempos que hace buenos pilotos”, como alguien la definió, veía nuevamente surcar sus cielos, en medio de la lluvia, el viento y la fuerte turbulencia, a esos aviones que con sus alas tanto contribuyeron a la colonización del Chile Austral. Aterrizando en pistas que eran verdaderos lodazales e internándose en cañadones cordilleranos, el temple y el valor de sus tripulaciones fue puesta una y mil veces a dura prueba.

Normalmente dos DC-3 basados en Puerto Montt, atendían Castro, Chaitén, Alto Palenay Futaleufú y los otros dos, con base en Coyhaique, servían Balmaceda, Chile Chico, Cochrane, Villa O’Higgins, La Tapera y Lago Verde.

Quizás algún día, alguien nos podrá contar cuántas lágrimas aquellos pilotos y sus DC-3, ayudaron a enjugar y cuántas heridas contribuyeron a restañar llevando el apoyo y el aliento a aquellos sufridos compatriotas de tan apartadas y aisladas localidades.

image003Quizás algún día alguien nos podrá contar cuántas lágrimas

aquellos pilotos y sus DC-3 ayudaron a enjugar. Se repetían los sacrificios de las tripulaciones de los De HavillandDove que iniciaron en 1953 los vuelos de LAN en esas zonas.

El 28 de Mayo LAN hacía entrega bajo contrato de comodato a la Dirección General de Aeronáutica Civil, del DC-3 N° 214, matricula CC-CBK, avión que pasaría a servir las necesidades logísticas de dicha institución.

 

image005Con el fin de dar una nueva imagen de la compañía, se diseñó un nuevo uniforme para las auxiliares de vuelo.

 

A mediados de 1971, las auxiliares de vuelo causaron admiración luciendo un nuevo uniforme de vuelo de raigambre netamente chilena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras tanto, el equipo de fútbol de la empresa regresaba invicto de Europa, después de haber competido en el viejo mundo con los representantes de Luftansa, Air France e Iberia.

image007

Otros le hacían empeño pero no alcanzaba para
competencias internacionales…

Siguiendo con la política de expandir rutas, el 17 de Julio se realizó un vuelo técnico con material Boeing 707 a Madrid, vía La Habana, Cuba. Sin embargo, se comprobó que aquella ruta no era comercial y fue dejada de lado.

El alto tecnicismo de los aviones Boeing exigía un constante entrenamiento de sus tripulaciones, las que en forma periódica debían realizar prácticas en simuladores de vuelo en el extranjero, por c8recer LAN de ellos.

En Agosto de aquel año se adquirió a Lufthansa un moderno simulador de vuelo para aviones Boeing 707, en US$ 85.000, lo que posibilitaría el entrenamiento de los pilotos en Chile.

En aquellos mismos días, se decidió centralizar las labores administrativas y la dirección de la empresa en un sólo edificio, ubicado en el centro de Santiago, evitando dispersión de oficina en diferentes puntos de la capital. Después de algunas gestiones, se adquiría en E° 13.500.000 a la Compañía de Rentas e Inversiones Santa Blanca S.A., el inmueble ubicado en la esquina de las calles Bandera y Agustinas.

Por indicación de la empresa, en Octubre viajaron a Rusia el Gerente de Ingeniería JORGE HOFER, el Sub Gerente de Finanzas IVAN CERDA y RENE BOBE VENEGAS piloto y miembro del Directorio. Su misión, estudiar la conveniencia de incorporar a la flota de LAN, aviones de fabricación soviética.

Al finalizar 1971, un nuevo y gran letrero luminoso, ubicado en la esquina de Providencia y Seminario, llamaba la atención de los transeúntes sobre las bondades de los servicios de LAN.

Enero de 1972 se inició con una buena noticia para la empresa. En el Consejo de Ministros, el Gobierno autorizaba la adquisición para LAN de un Boeing 727-24C, en US$ 3.950.000 y repuestos por valor de US$ 395.000, esperándose recibir el nuevo avión pocos meses más tarde.

Habiendo sido retirados del servicio los DC-6B, pues no obstante encontrarse en buenas condiciones de mantenimiento, su operación era antieconómica, en Abril se vendía en US$ 60.000 el Douglas N° 407, matrícula CC-CCJ, serie 45516 a la empresa SOLASTRAL.

En esos mismos días presentaba la renuncia a su puesto de Presidente de LAN, IGNACIO ALIAGA STRAUBE, quien a pesar de los avatares de la política contingente, se había esforzado en administrarla con criterio netamente técnico y comercial.

Poco tiempo después asumiría como Presidente Suplente, el Gerente de Ingeniería JORGE HOFER ORREGO, haciendo también dejación de su cargo el Vicepresidente RODOLFO ORTEGA FENNER.

En nuestra patria se vivían días agitados y diversos atentados terroristas se sucedían con frecuencia, creando un clima de alarma y natural inquietud.

El 25 de Mayo, el Boeing 727 N° 721, matrícula CC-CAG, realizaba con toda normalidad el vuelo 154 con destino a Miami y Nueva York.

Volando a 31.000 pies sobre el Caribe, su Comandante CARLOS RIDERELLI MUÑOZ conversaba tranquilamente con el copiloto LEANDRO PARRA y el Ingeniero de Vuelo IVAN RIQUELME, cuando repentinamente a las 07:40 hrs. una violenta explosión sacudió el avión, desprendiendo casi por completo la puerta de la cabina.

A consecuencia de ello, la cabina altimática perdió presión, cayendo automáticamente las máscaras de oxígeno.

RIDERELLI, con serenidad y sangre fría, de inmediato inició un descenso de emergencia, nivelando el Boeing a 10. 000 pies, mientras lanzaba por radio el May Day.

Mientras tanto, los Sobrecargos ALFONSO PORRAS y FEDERICO MOLLENHAUER y las Auxiliares, GHISLAINE PAGUEGUY y MARGARITA IDE, calmaban a los pasajeros y se preparaban para un aterrizaje de emergencia.

A las 08: 13 hrs. de Jamaica, en medio de la expectación de todos los servicios aéreos de rescate de la zona que habían sido alertados, el 727 aterrizaba en Montego b Bay.

Una rápida inspección ocular determinó que manos criminales habían colocado una poderosa bomba en el baño izquierdo trasero de la cabina de pasajeros, cuyas esquirlas salieron proyectadas en diferentes sentidos.

La suerte quiso que el explosivo no alcanzara partes vitales del aparato o hiriera a algún pasajero.

Este atentado concitó el repudio internacional hacia sus autores, quienes nunca fueron ubicados.

En sesión de fecha 31 de Mayo el Directorio de LAN acordó felicitar a la tripulación por su valentía y profesionalismo.

Días más tarde, habiéndose reparado los daños, el 727 regresaba a Chile, piloteado por CARLOS RIDERELLI y LEANDRO PARRA.

Casi en la misma fecha llegaba a Chile el Boeing 727 N° 725, matrícula CC-CAN, serie 19527, piloteado por EUGENIO HERRERA y CARLOS SANCHEZ.

Directivos de LAN y la prensa capitalina daban la bienvenida en el Aeropuerto Los Cerrillos a esta nueva aeronave que venía a integrarse a la flota de la empresa.

En Julio de ese mismo año el Gobierno nombraba Presidente de LAN al General de: Brigada Aérea (R), TEOOORO RUIZ DIEZ, quien hasta entonces se había desempeñado como miembro del Consejo.

El uso y su antigüedad hacía que algunos aviones ya no fueran rentables de operar, por lo que en Septiembre, la empresa tomó la decisión de vender los fuselajes de cuatro DC- 3, que desde algún tiempo se encontraban fuera de vuelo y ofrecer en licitación pública los DC-6B N° 401, matrícula CC-CCD; N° 403, matrícula CC- CCF y N° 405, matrícula CC-CCH y el DC-6A N° 406, matrícula CC-CCI.

El 26 de Enero de 1973, Línea Aérea Sudamericana, LASA, adquiriría el DC-6B N° 403 y el DC-6A N° 406.

Pocos meses después, el 4 de Junio, Línea Aérea del Cobre, LADECO, adquiriría el DC-6B N° 405 Y en conjunto con la empresa Sociedad Aero – Solastral Ltda., hacían lo mismo con el DC-6B N° 401.

Con ello dejaban de prestar servicios aquellos cuadrimotores que en 1955 se habían integrado a las rutas nacionales e internacionales de la empresa, marcando toda una época en el desarrollo del transporte aéreo en Chile.

En Mayo, viajaba a la República Argentina el Presidente de la República, para asistir a la transmisión del mando de esa nación, para lo cual hacía uso de los servicios de LAN, realizando el trayecto Santiago – Buenos Aires – Santiago en un Boeing 727.

Tiempo después, el 13 de Junio, se firmaba un contrato de compraventa con la empresa De Havilland de Canadá, por seis aviones Twin Otter DHC-6, descartándose con ello la posible adquisición de material de vuelo soviético.

image009En Junio de 1972 se adquirieron seis aviones Twin Oler DHC-6 a la DeHavilland de Canadá.

Con los Twin Otter, aparatos con características STOL, aptos para operar en pistas rudimentarias, se pensaba reemplazar a los DC-3 que aún servían en la zona sur austral.